Search
Abril cede el timón tras tres años marcados por la reducción de la deuda mientras que Juan Luis Cebrián permanece en la presidencia

Relevo en PRISA: José Luis Sainz se convierte en el nuevo Consejero Delegado reemplazando a Fernando Abril Martorell

HECHOS

El 2.10.2014 D. José Luis Sainz asumió el cargo de Consejero Delegado del Grupo PRISA mientras D. Juan Luis Cebrián era ratificado en la presidencia.

El Consejo de Administración del Grupo PRISA del 22 de julio de 2014 presidido por D. Juan Luis Cebrián Echarri aprobó nombrar a D. José Luis Sainz Díaz como nuevo Consejero delegado de la compañía en sustitución de D. Fernando Abril-Martorell a partir del 1 de octubre. En ese mismo Consejo de Administración se acepta la ampliación de capital  de 100 millones para permitir la entrada como accionista minoritario de D. Roberto Alcántara Rojas como accionista minoritario.

jose_luis_sainz_ D. José Luis Sainz, nuevo Consejero Delegado del Grupo PRISA.

abril_martorell_hijo D. Fernando Abrill Martorell al final no ha reemplazado a D. Juan Luis Cebrián al frente de PRISA y opta por abandonar la compañía.

22 Julio 2014

Abril-Martorell renuncia como CEO de Prisa tras su divorcio con Cebrián

Alberto Lardies

El número dos de Prisa anuncia su salida del conglomerado mediático, como adelantó 'Vozpópuli'. Su destino es una incógnita. La compañía comunica a la CNMV que el sustituto será José Luis Sainz Díaz. En 2013 percibió 1,6 millones en el grupo editor.

Fernando Abril-Martorell abandona Prisa tras su divorcio con Juan Luis Cebrián. El todavía número dos del conglomerado mediático ha anunciado hoy su renuncia al puesto de consejero delegado. La compañía ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el sustituto será José Luis Sainz Díaz. Este esperado relevo se materializará el próximo 1 de octubre. Con el cambio, el presidente ejecutivo de la compañía refuerza aún más su control sobre el grupo de medios.

Prisa destaca que «las direcciones financiera, de estrategia, comunicación y la secretaría general (incluyendo servicios jurídicos) reportarán directamente al presidente ejecutivo de la compañía»

El nombramiento de José Luis Sainz Díaz, actualmente responsable de las divisiones de Radio y Noticias, «se produce a iniciativa del presidente de la compañía y con el informe favorable de los Comités de Gobierno Corporativo y de Nombramientos y Retribuciones», informa la compañía. «Las direcciones financiera, de estrategia, comunicación y la secretaría general (incluyendo servicios jurídicos) reportarán directamente al presidente ejecutivo de la compañía, ocupándose el consejero delegado de la efectiva dirección de los negocios de la compañía», agrega. O sea, más poder para Cebrián. Durante las próximas semanas, Abril-Martorell Hernández y Sainz Díaz, «bajo la supervisión del presidente, definirán el plan para garantizar la sucesión ordenada en la gestión de la compañía», apostilla.

En las explicaciones oficiales enviadas por la empresa a la CNMV aparecen loas mutuas entre Cebrián y Abril-Martorell

En varios comunicados también enviados a la CNMV, Prisa destaca que Abril-Martorell continúa en el grupo. «Abandonará las funciones ejecutivas el próximo 1 de octubre pero, a petición de Juan Luis Cebrián, permanecerá tanto en el Consejo de Administración como en el Comité Editorial del diario EL PAÍS», afirma. En dichos textos, se refleja que, para Cebrián, la contribución del número dos ha sido «determinante» para la empresa. «Todos los componentes de la empresa, accionistas, empleados y usuarios tendremos siempre con él una inmensa deuda de gratitud», agrega.

Y el propio Abril-Martorell dice que «ha sido un honor y un placer haber tenido la oportunidad de contribuir a garantizar el futuro de un grupo español, líder en su sector, bajo las órdenes de un profesional admirable de la talla de Juan Luis Cebrián, sin cuya confianza y ayuda no habría sido posible sacar adelante la compañía en la difícil situación de los últimos años».

Intrahistoria de un adiós

Motivos y explicaciones oficiales aparte, el caso es que las relaciones entre Abril-Martorell y Cebrián se han ido deteriorando a velocidad de crucero en los últimos meses. Sin ir más lejos, ambos habrían mantenido posturas distintas en las negociaciones mantenidas con Telefónica para acordar la venta de la plataforma de pago. El hijo del que fuera vicepresidente del Gobierno con la UCD ha ido deslizando la especie de que determinados accionistas de Prisa deseaban la salida de Cebrián, sobre todo por las malas cifras económicas que arroja su gestión, accionistas que obviamente desearían su sustitución por el todavíanúmero dos, algo del todo punto imposible, como acaba de verse, puesto que el presidente ha salido reforzado en los últimos meses en el seno del consejo de administración.

Los portavoces del ‘holding’ de medios han asegurado siempre que dichos encontronazos eran «rumores», «filtraciones para hacer daño» y «mala literatura», insistiendo en que ambos tenáin una buena relación y se complementaban; ahora el divorcio es un hecho

Mucho se ha hablado de las malas relaciones entre los dos mandamases de Prisa, en realidad uno solo, porque el otro no ha pasado nunca de ser un hombre a las órdenes de Cebrián. En varias ocasiones en los últimos meses, los portavoces del holding de medios han asegurado a Vozpópuli que dichos encontronazos entre los dos directivos eran «rumores», «filtraciones para hacer daño» y «mala literatura», insistiendo en que ambos tenían una buena relación y se complementaban en sus funciones para sacar adelante a un conglomerado mediático que debe la friolera de 3.200 millones y se ha visto obligado a vender multitud de activos en las últimas semanas para sobrevivir. Sin embargo, las fuentes ahora consultadas insisten en que no hay marcha atrás y Abril-Martorell está de salida.

El destino y su sueldo

Por el momento, el destino de Abril-Martorell no está nada claro. Pero, eso sí, tendrá difícil encontrar un sueldo tan importante como el que obtuvo en Prisa en 2013.  En cuanto a las retribuciones en metálico, recibió 667.000 euros de sueldo, 268.000 de variable y 15.000 por otros conceptos (950.000 en total). Y, según consta en la documentación oficial de Prisa, se llevó otros 671.000 euros en retribución variable en acciones. En total, la friolera de 1,6 millones de euros. Una cantidad nada despreciable pero menor, eso sí, a los 2,1 millones que cobró Cebrián.

23 Julio 2014

Abril-Martorell se va de PRISA, harto de ver que Juan Luis Cebrián no 'abdicaba'

Francisco Medina

Había llegado para sustituirle, pero el septuagenario presidente no da señales, sino al contrario, de ir a soltar el control de la compañía que una vez fue de los Polanco

Entre los directivos de PRISA la palabra más utilizada en la tarde de este miércoles, cuando se conoció la noticia de que Fernando Abril-Martorell abandonaba el barco, era estupefacción. A todos les extrañaba, especialmente, que en una empresa «en la que todo se filtra», una historia como ésta se hubiera mantenido en el más absoluto de los secretos: el ‘hombre de los bancos’, el que habían puesto las entidades financieras, verdaderas dueñas de la empresa, para controlar su inversión, salía.

Ninguna explicación más allá de las formalidades
Nadie ha dado una explicación concreta.., y creíble. A Cebrián, en la Cadena SER, se le ha escuchado limitarse a agradecer el trabajo de Abril y anunciar que «la empresa, los trabajadores, los accionistas y los usuarios» de los medios del grupo tienen que estar eternamente agradecidos al trabajo de quien dejará de ser CEO en octubre. Abril mantiene un silencio absoluto.

El ‘príncipe heredero’ del cargo de Cebrián
Pasadas las primeras horas de sorpresa, el mensaje que llega a ELPLURAL.COM como explicación entre los directivos de PRISA es que Abril-Martorell ha tirado la toalla harto de esperar la ‘abdicación’ de Juan Luis Cebrián. Cuando desembarcó en el grupo que una vez fue de los Polanco, la situación de la empresa era desesperada.

En una comida en la que estaba presente un miembro de ELPLURAL.COM, un gran empresario constructor aseguraba poco antes, no sin satisfacción, que el valor real de PRISA era ‘un euro’. O lo que es lo mismo, que era una empresa quebrada.

Los bancos y grandes empresas que entraron en el grupo lo hicieron poniendo al frente de sus cuentas a Abril. La idea era que ese fuera sólo un primer paso. El siguiente debía ser que pasara a controlar por completo desde la Presidencia el que fue una vez ‘el imperio Polanco’ cuando Cebrián (nacido en 1944…, por lo tanto con 70 años) fuera cediendo el poder.

Una relación amable…, y desconfiada
Desde entonces, lo cierto es que Abril consiguió que la situación económica de PRISA, aunque sigue siendo muy mala, haya salido de la UVI. Al menos ha refinanciado la empresa, y vía Telefónica, Santander y La Caixa, le ha dado oxígeno para que el grupo pueda seguir respirando durante el próximo lustro.

Pero las abdicaciones son, como resulta evidente, muy difíciles de conseguir, porque la resistencia a desocuparlos por parte de quienes se sientan en el trono suelen ser numantinas. La relación entre los dos hombres, nos dicen directivos de PRISA, siempre fue de cooperación, pero nunca de amistad.  Lo cierto es que Cebrián, que llegó a hablar de irse cuando se acabara su contrato, lejos de cumplir con la insinuación, en abril de este año renovó en el cargo por otro lustro, cuando ya contará con 75 años.

Bien es verdad que su remuneración de 2013, que superó los 1.500 millones, hace difícil tomar esa decisión. Pero es que incluso, como si los paralelismos resultaran inevitables, también la vida personal de Cebrián ha dado un giro ‘rejuvenecedor’ en los últimos tiempos, que, dicen en PRISA, le han retirado aún más el impulso de verse como ‘un jubilado’.

El sustituto de Abril, ‘perro fiel’ de Cebrián
Esta situación ha colmado la paciencia de Abril, que ante la imposibilidad de acceder a la Presidencia del Grupo, y una vez cumplido su primer cometido, habría decidido ser él el que abandonra el cargo, aunque de momento se quede en el grupo como consejero independiente y miembro del comité editorial. Pero con las manos libres ya para buscar en otra dirección.

Como escribían en la ‘web amiga’ de Abril-Martorell, con su salida «la empresa pierde a su principal referente en sus siempre difíciles relaciones con la banca», pero no es menos cierto que, por contra, Juan Luis Cebrián refuerza su posición dentro del organigrama porque ha logrado situar en el puesto a su ‘perro guardián’ favorito y más fiel, José Luis Sainz. Un hombre al que en la empresa llaman Pavarotti por su físico, pero también con otros calificativos menos ‘líricos’ por su trato.

«Un reino de terror»
«Nadie duda de que Sainz es inteligente y un dominador de los números, pero a su alrededor crea un verdadero reino del terror», dicen quienes le han tratado, que también ironizan de cómo a lo largo de su carrera a Juan Luis Cebrián, al que le gusta cultivar su imagen de caballero, ha acostumbrado reforzar esta pose poniendo junto a él a gente que asume sin mayor problema el rol de ‘poli malo’.

Todo esto mientras se completa el cambio en la línea editorial del grupo, cada vez más derechizadas muy especialmente en El País. Aunque Cebrián y su entorno califican esto como «regresar al punto donde el periódico nació».

by BeHappy Co.