Search
Entre sus dirigentes habrá antiguos miembros de las Juntas Españolas o de CEDADE

Se constituye la formación política Democracia Nacional que centra su ideario en combatir contra la inmigración ilegal

HECHOS

El 25.05.1995 se inscribió en el registro de partidos políticos la formación Democracia Nacional.

 D. Juan Peligro (Juan Enrique Peligro Robledo, antiguo presidente de las Juntas Españolas, ha sido elegido presidente de Democracia Nacional.

 D. Crhistian Ruiz (‘Jorge Ruiz’) antiguo líder del grupo CEDADE (‘Círculo Español de Amigos de Europa’ considerado neonazi) figura como responsable de comunicación de Democracia Nacional.

EL CAMBIO DE UNIFORME DE JUAN PELIGRO

 Al contrario que cuando lideraba Juntas Españolas, en la que junto a su número 2, el Sr. Cutillas, lucía camisa azul y uniformes falangistas o militaroides, ahora el Sr. Peligro opta por traje y corbata como un partido político occidental normal.

05 Mayo 1994

Los ultras de Peligro

Fernando Lázaro

A la hora señalada para el principio del acto, apenas se podían contabilizar algo más de dos centenares de personas (jóvenes y mayores) que acudieron ayer a la madrileña plaza de Dalí para escuchar, aplaudir y vitorear al líder de la ultraderecha francesa, Jean Marie Le Pen.

Las expectativas creadas por Alternativa Demócrata Nacional (nuevo partido que pretende aglutinar a las distintas facciones que componen la ultraderecha española) en torno a su primer acto de campaña que, a la vez, servía de presentación ante la opinión pública, se vieron truncadas desde un principio.

Tan sólo los habituales jóvenes (con la gomina bien puesta, las camisetas en cuyo cuello figuran los colores de la bandera nacional y las gafas de sol) fueron fieles. Junto a ellos, apenas medio centenar de personas entre los cincuenta y los ochenta años. Sin embargo, un cuarto de hora después de la hora prevista, los organizadores reventaron el globo: Jean Marie Le Pen, que iba a compartir cartel con el nuevo número uno de la ultraderecha española Juan Peligro, no había podido venir.

«Seguro que se ha quedado en Francia para hacerse la foto con todos los políticos en lo del día D», comentaba más de un suspicaz, ferviente ultraderechista, pero desconfiado ante esta nueva imagen que se pretende lanzar desde ADN.

Al acto asistió Ricardo Sáenz de Ynestrillas, absuelto por el asesinato del diputado de Herri Batasuna Josu Muguruza. Sin embargo, en todo momento permaneció al margen pero atento. No habló con ninguno de los organizadores, simplemente estuvo tomando cañas mientras escuchaba a los oradores, acompañado de toda su «guardia de corps», un reducido número de jóvenes, con las mismas camisetas y que, probablemente van al mismo gimnasio que su ídolo a practicar también el culturismo.

El acto comenzó con un discurso del número dos de la lista de ADN, un tal Manuel García, quien compareció acompañado de Juan Peligro, número uno de ADN, y del diputado francés del Frente Nacional Jean Claude Martínez, al compás de la banda sonora de la película «Conan el Bárbaro».

Tras una breve alocución, que fue escasamente aplaudida, comenzó su intervención el ultraderechista francés que fue muy aplaudido por los dos centenares de asistentes.

Muchos eran los que se habían acercado a los centros comerciales de la calle Goya y preguntaban, curiosamente: «¿Qué acto se está celebrando?»

«¿ADN? ¿Quiénes son? ¿Dónde está entonces Blas Piñar? ¿Qué pretenden? ¿Cambiar todo lo que hemos estado haciendo hasta ahora?».

Muchos de los asistentes se mostraron escépticos. Tal vez prefirieron que en los discursos ultras se siga nombrando a Franco y se griten vivas a España.

El único que gritó «¡Arriba España!» fue el representante galo. La ultraderecha ya no es lo que era. Tan sólo dos jóvenes, de unos 16 años, levantaron el brazo derecho, y nadie correspondió con un «¡viva!» a su saludo.

«Ahora resulta que se van a civilizar», comentaba uno de los ancianos que en la mañana de ayer acudió a pasear a la Plaza. «Por lo menos antes tenían cierto colorido, banderas, insignias, gritaban…», añadió. Ahora, tan sólo un centenar de asistentes portaba alguna insignia con la bandera de España, pero sin el águila.

05 Junio 1994

De los nombres

Eduardo Mendicutti

Cuando un columnista dice que desprecia a los colegas que juegan con los nombres y los apellidos de la gente, malo: va a endilgarnos una columna en la que juguetea con el nombre o el apellido de alguien. Y es que hay nombres y apellidos definitivos, determinantes, insoslayables, tiránicos. Hay nombres y apellidos irresistibles hasta para los columnistas que repudian el recurso facilón y mezquino de bromear con los nombres o los apellidos del personal.

Hace nada, los periódicos dieron la noticia de que un juez ha condenado a un montón de años, por corrupción de menores, a un señor que se llama Francisco Herodes Nosecuantos y Nosecuantos. Ya me dirán. En un caso así, uno no sabe si es el atroz misterio de la predestinación el que obliga a unos desdichados padres a delatar a su hijo desde la cuna, o si la insensata temeridad de los padres condena a su hijo a un atroz destino. En cualquier caso, menos mal que a la criatura no la bautizaron con los nombres cambiados, Herodes Francisco, porque el resultado habría sido una escabechina literal de santos inocentes.

Otro caso llamativo de estos días es el de los 150.000 condones defectuosos que la Junta de Andalucía ha tenido que retirar tras su distribución en una campaña de sexo seguro. Puede que sea una zafiedad sin gracia alguna sacarlo a relucir, pero ¿saben cómo se llama la directora general de Consumo de la Junta andaluza, encargada de velar por la calidad de los dichosos condones? Pues se llama María Antigua Escalera. ¿Cómo puede salir bien una iniciativa todavía audaz, cuando el resultado depende de una señora que se llama María Antigua? Comprendo que es injusto y feo uncir la competencia profesional y la eficacia de gestión de una persona a algo -el nombre y los apellidos- de lo que nunca somos responsables. Pero, entonces, una de dos: o la predestinación es, en efecto, una faena intolerable, o hay nombres que los padres jamás deberían tomar en consideración.

Claro que algunos hacen de la predestinación bandera, sin miramiento alguno, y el resultado es entre grotesco y espeluznante. Por ejemplo: una alarmante formación de pretensiones políticas llamada Asamblea Democrática Nacional, o algo parecido, ha llenado Madrid de carteles electorales con la foto de uno de sus candidatos: Juan Peligro. ¿De veras creen que alguien que no esté a punto de suicidarse puede votar a un señor con semejante nombre? La temeridad no tiene límites.

Por supuesto, también hay nombres reconfortantes, complacientes, afectuosos. En estos momentos, el que más, el del señor Mendiluce, según mi amiga la Susi. Dice la Susi que no hay Mendi que luzca mejor: fresco, mullidito, como crujiente. Lástima que se haya integrado como independiente en la lista del PSOE, y no en la de IU: con el gusto que daría votar a ese hombre con ese nombre.

El Análisis

¿CAMBIAMOS DE ESTRATEGIA?

JF Lamata

Los llamados ‘ultras’ (coletilla aburrida que la prensa coloca a todo partido situado a la derecha del PP cuando no al propio PP) estaban constantemente estigmatizados por su vinculación o bien a D. José Antonio Primo de Rivera o bien al General Franco, ambas figuras del pasado. Democracia Nacional aparentemente quería por fin a toda la simbología que les vinculara a tiempos pretéritos y lanzar una nueva formación basada en un patriotismo exaltado (contra el separatismo, la inmigración ilegal… etc).

Claro, que era un poco difícil vender esa estrategia si tu primer líder era el ex presidente de la formación franquista Juntas Españolas, como era el caso de D. Juan Peligro, que no permanecería mucho tiempo al frente del partido.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.