15 mayo 1997

TVE cambie su talk-show para vencer a ‘Ana’ (TELECINCO): el nuevo espacio se titula ‘Para Entendernos’ y lo lleva Josep Ramón Lluch

Hechos

El 19.05.1997 se estrenó en TVE el programa ‘Para Entendernos’ presentado por D. Josep Ramón Lluch.

Lecturas

Artículo de EL MUNDO sobre el estreno del programa ‘Para Entendernos’

20.05.1997, ‘Vuelve el Hombre’

Para entendernos es el nuevo título que le han puesto a la tertulia vespertina de La Primera. Antes se llamaba Vaya lío y la conducía con menguado éxito Concha Galán. El cambio de nombre no creo que tenga que ver con la intención de sosegar el ambiente, sino que es un truco publicitario para que se note el cambio y así dar un empujón inicial al director y presentador, Josep Ramón Lluch. El valenciano, que parte con la ventaja de ser el único varón en la cháchara de la tarde televisiva, es un experimentado profesional de programas de máxima audiencia y notable polémica que viene trabajando con productoras y gobiernos de todo color desde hace años. Su desembarco en RTVE tiene que ver, sin duda, con la necesidad de arrancarle algún espectador a sus rivales porque, visto el primer programa, pocos podrán pensar que lo principal es formar e informar a las señoras y señores que están viendo la televisión a esa hora.

Cada día se debatirá durante hora y media un tema de ésos que sólo se tratan una docena de veces en todas las cadenas cada trimestre. El de ayer se ocupó de instruirnos sobre Mujer y publicidad con todos los trucos que caben en esta clase de programas. Para empezar, y por si alguien no tenía claro que de lo que se trata es de publicidad y no de información, se enseñó el anuncio del queso de tetilla gallego cada dos por tres para animar la polémica, se contó con la opinión de un par de demagogos exaltados del público y, como Dios y Lluch son buenos cuando pueden, tuvieron la deferencia de brindarnos algunas opiniones valiosas o de sentido común. Entre ellas las de Isabel Yanguas, una profesional de la publicidad que, además de puntualizar algunas manifestaciones bastante indocumentadas de los participantes, recordó que había que distinguir muy bien que un buen reclamo, sin una buena idea detrás, no crea un buen anuncio. Esto es aplicable también a Para entendernos. No vale sólo tener opiniones políticamente correctas, cambiar el decorado, llamar la atención y echarle horas si no se empiezan a erradicar las fórmulas burdas para animar el cotarro. Lluch quiere que haya más participación del público, tanto en el plató como telefónicamente, y no le importa el lío aunque vaya de sensato, pero podría ampliar un poquito la agenda y no seguir con la noria de temas y participantes multiuso, que una no sabe ya si está en Madrid o en Valencia, en TELECINCO o en TVE, con Teresa Campos o con Jesús Mariñas.

Entiendo que con Adriansens nunca se acaba la conversación y, por el contrario, cuando uno se arriesga a llevar un profesional, como el metepatas profesor de la Complutense, se acuerda de todos los santos del cielo, pero, por piedad, que no hagan otro programa de debate clónico, que hasta Sara Glattstein perderá los modales.

Encarna Jiménez