Search
El nuevo editorialista del diario de Jiménez Losantos se compara con Javier Pradera y el propio Losantos

Víctor Gago nombrado Jefe de Opinión del diario LIBERTAD DIGITAL

HECHOS

El 20.01.2012 el diario LIBERTAD DIGITAL informó que D. Víctor Gago había sido nombrado su nuevo ‘jefe de Opinión’

En enero del año 2012 el diario LIBERTAD DIGITAL informó el nombramiento de Jefe de Opinión del digital al periodista D. Víctor Gago.

El ‘fichaje’ se anunció en las páginas del digital de la siguiente manera:

El nuevo miembro de la sección Editorial destaca la calidad de las firmas de Opinión de LIBERTAD DIGITAL, “sin duda, el acervo de pensamiento liberal más importante que ha dado la cultura española desde la Transición”, y señala los tres modelos del Periodismo de Opinión que le servirán de guía en su labor en nuestro diario: “uno es la sección de Opinión del diario EL PAÍS de los primeros años 80, otra es la sección de Opinión de DIARIO16 y, como origen de ambas, el legado del diario MADRID”.

El “lugar central de la razón, una razón vital, práctica”, el “amor a la libertad de pensamiento” y “la audacia del lenguaje” son los rasgos en común de los tres modelos encarnados en las figuras de Javier Pradera (EL PAÍS), Federico Jiménez Losantos (DIARIO16) y Antonio Fontán (MADRID), que, junto con la propia tradición de LD como diario de Opinión, conforman el modelo al que aspira imitar.

El Análisis

EL SUEÑO DEL LETRERO

JF Lamata

¿Qué es exactamente ‘jefe de Opinión’ en un periódico? No está del todo claro. A efectos prácticos es un bonito letrero, pero no deja de ser un mero coordinador de columnistas, un periodista supeditado al director que es, en la practica, el verdadero ‘jefe de Opinión’. Pero hubo una excepción, D. Javier Pradera (1977-1986), que fue un ‘jefe de Opinión’ en EL PAÍS muy especial, con tanto o más influencia que su director, D. Juan Luis Cebrián. Un modelo que, sin éxito intentó imitar D. Pedro J. Ramírez con D. Federico Jiménez Losantos como ‘jefe de Opinión’ de DIARIO16 (1982-1986). En ambos casos los directores presumieron de tener a un intelectual neocomunista (que da mucho prestigio) al frente de opinión, pero en cuanto llegó un tema serio – concretamente el referéndum de la OTAN – los directores impusieron sus planteamientos, relegando a sus ‘jefes de Opinión’, causando la dimisión, casi a la vez de los dos. Primero el Sr. Pradera, defensor del SÍ y luego el Sr. Losantos defensor de la abstención.

Que el Sr. Gago soñara por unos segundos con ser un Pradera o un Losantos es algo que, inevitablemente, todos podríamos paceder al recibir el bonito letrero de jefe de Opinión. Lo malo es que lo dijera públicamente, lo que podría sonar pretencioso. En todo caso su sueño con aquel letrerito no duraría demasiado.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.