El periodista pasará a ser director de PERIODISTA DIGITAL, periódico editado por su hermano David

Alfonso Rojo rompe con Pedro J. Ramírez y abandona EL MUNDO tras 15 años: “He dejado de creer en el mensajero”

HECHOS

El 27 de diciembre de 2004 se hicieron públicas en internet (en webs como PERIODISTA DIGITAL o ESCOLAR.NET) las cartas de D. Alfonso Rojo y D. Pedro J. Ramírez en la que el primero rompía con EL MUNDO, diario del que era co-fundador.

D. Alfonso Rojo habla con J. F. Lamata sobre su marcha de EL MUNDO

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Don Alfonso Rojo, ex marido de doña Ana Rosa Quintana, era cofundador y Adjunto al Director de EL MUNDO (había sido un destacado periodista de DIARIO16 y cuando D. Pedro J. Ramírez fue despedido, optó por marcharse del Grupo16 con él para fundar juntos el periódico EL MUNDO).

El Sr. Rojo tenía cierta popularidad por su reportajes de guerra como corresponsal, pero lo más destacado es que el Sr. Rojo era considerado uno de los miembros de la redacción más cercanos a Pedro J. Ramírez. Su ruptura con el grupo se produjo en diciembre de 2004, porque el Sr. Ramírez le prohibía participar en tertulias radiofónicas en las que venía participando desde 1991 (en particular en ‘Protagonistas’ de D. Luis del Olmo en ONDA CERO). El 7 de noviembre de 2004 el nombre ‘Alfonso Rojo’ fue suprimido de la macheta de EL MUNDO como ‘Adjunto al Director’, dejando a D. Melchor Miralles como la única persona que ocupara ese cargo.

El Sr. Rojo mandó una carta ‘abierta’ al Sr. Ramírez mostrando su decepción hacia su ya ex jefe. Este respondió a su ex adjunto con otra carta que terminaba diciendo “Espero que seas capaz de encauzar tu talento de forma más constructiva y responsable a como venías haciéndolo en los últimos años en EL MUNDO”.

Don Alfonso Rojo se pasaría entonces al medio digital que había fundado su hermano: PERIODISTA DIGITAL, con una postura hostil hacia los medios en general y hacia EL MUNDO y su director en particular.

27 - Diciembre - 2004

EL MENSAJE Y EL MENSAJERO

Alfonso Rojo

Quitaste mi nombre de la mancheta del periódico, donde había estado durante 15 años. Esa "desaparición" me inquietó menos que el hecho de llevar seis meses -desde mi vuelta de Irak en julio- sin poder publicar en las páginas de EL MUNDO.

El lunes 27 de diciembre, 15 años y medio después de que una docena de personas fundáramos EL MUNDO en un apartamento del centro de Madrid, termina mi relación con el periódico. Es la clausura de una aventura profesional fascinante. No tendrá lugar en la sede actual de EL MUNDO, ni tras una de esas fiestas que hemos prodigado en la cuarta planta del edificio de la calle Pradillo. El adiós será en uno de los cuartos interiores de la Delegación de Trabajo. Allí tendrá lugar el acto de conciliación que evita los sinsabores de un juicio, en el que hasta los abogados de EL MUNDO coinciden en que el juez fallaría a mi favor. Tres décadas como corresponsal de guerra me han curtido un poco, pero sigo siendo algo sentimental y me queda un ligero sabor amargo en la boca. No porque vaya a echar en falta el “olor de las linotipias” o el “chute de los cierres”, ya que he pasado el 90% de los últimos años en desiertos afganos o callejuelas y bazares de Bagdad. Contar la historia en vivo, como testigo directo, es un privilegio que compensa con creces los incordios, los engorros, los horarios y las pequeñas miserias del ejercicio cotidiano de esta profesión.

El origen de esa pizca de amargura estriba en que la ruptura de mi relación con EL MUNDO viene de la negativa a aceptar que el director tenga derecho a decidir qué, cómo, cuándo y dónde opinan, dicen o expresan sus ideas en público los miembros de la plantilla. El pasado 20 de septiembre recibí con sorpresa un burofax –¿no hubieras podido llamarme por teléfono?- requiriéndome que te presentase una solicitud de autorización para participar en cualquier tertulia radiofónica. Me advertías de que mi negativa se consideraría “falta de indisciplina de la máxima gravedad”.

Te contesté que llevo 16 años interviniendo en tertulias radiofónicas. En muchas ocasiones he coincidido contigo en los estudios y ante los micrófonos. Aún así, finalicé mi respuesta con el aviso de que al día siguiente estaba invitado a “Protagonistas” con Luis del Olmo y que asistiría salvo que me comunicaras que te oponías. No hubo respuesta, hasta que 55 días después, el 17 de noviembre, me enviaste un nuevo burofax explicando que, “después de haber reflexionado” me instabas de nuevo a pedirte permiso para participar en cualquier programa de radio. Añadías que yo debería “tomar en consideración las notables diferencias de todo orden que cabe apreciar entre la etapa fundacional del periódico y la actual”. En esta ocasión, de forma prolija, respondí haciendo hincapié en que no se puede alterar caprichosamente el estatus laboral de un trabajador; y que el director, por muy relevante que sea en el periódico, no puede vulnerar el derecho a la libertad de expresión, poniendo cortapisas, controles o filtros a lo que un periodista quiera o pueda opinar en una radio, fuera de su jornada laboral, en programas que no son competencia de EL MUNDO y sobre temas variopintos.

En esos días quitaste mi nombre de la mancheta del periódico, donde había estado durante 15 años. Esa “desaparición” me inquietó menos que el hecho de llevar seis meses -desde mi vuelta de Irak en julio- sin poder publicar en las páginas de EL MUNDO. Lo cómodo y más conveniente, en palabras de varios de mis compañeros, hubiera sido plegarse, pedirte permiso y esperar que fueras magnánimo y me permitieras aparecer de vez en cuando en alguna radio de tu gusto. En el peor de los casos y si me prohibías volver a hablar en una emisora, insistían mis colegas, siempre quedaría el consuelo de cobrar cada fin de mes. Si hiciera en la vida lo que me conviene, no sería yo. Claudicar, siendo periodista y defensor a ultranza del derecho de todo ciudadano a opinar libremente, me hubiera imposibilitado mirarme sin sonrojo en el espejo por las mañanas.

Me duele dejar EL MUNDO. He vivido con intensidad los últimos 15 años, seis meses y 21 días. Con intensidad y con placer, a pesar de tu montaje para acallar mi voz. Lo he pasado muy bien. Sigo creyendo en el mensaje. En lo que he dejado de creer es en el mensajero. en cierto tipo de mensajero.

Alfonso Rojo, Ex adjunto al director de EL MUNDO

27 - Diciembre - 2004

EL MENSAJERO Y EL MENSAJE

Pedro J. Ramírez

De la misma manera que me siento decepcionado por el hecho de que tu conducta en el plano personal haya truncado una larga amistad de la que tantas muestras has tenido, también me siento decepcionado al constatar que tu conducta en el plano profesional ha hecho imposible tu continuidad en nuestro proyecto.

Ignoro por qué me diriges a mí este mensaje en torno a los dos burofax que han desembocado en tu salida pactada del periódico, mediante un sustancioso acuerdo económico. En el supuesto de que tu propósito sea darlo a conocer a terceros, te rogaría que presentaras los documentos a partir de cuyo contenido dices que yo te “requerí”, yo te “advertí”, yo te “envié”, yo te “expliqué”, yo te “insté” o yo te “añadí”. La única verdad es que yo ni te “requerí”, ni te “advertí”, ni te “envié”, ni te “expliqué”, ni te “insté”, ni te “añadí” nada por la sencilla razón de que soy completamente ajeno al contenido de tales “burofax” –todavía al día de hoy lo desconozco- que, según mis noticias, fueron redactados y firmados por el Departamento de Personal de Unedisa de acuerdo con los criterios de quienes tienen la responsabilidad de gestionar la compañía.

Pretender convertir tu negativa a seguir las normas que, en materia de colaboraciones en otros medios, afectan a todos los periodistas de Unedisa con dedicación exclusiva en sus contratos en una cuestión de libertad de expresión, es desde luego falsificar el mensaje. Yo no he “vulnerado” ningún “derecho” tuyo –real o ficticio-, entre otras razones, porque ni siquiera nos has dado la oportunidad a los miembros de la Comisión de Colaboraciones que todos los años examina las solicitudes de cualquier integrante de la plantilla –sea redactor o vicedirector- de tomar una decisión respecto a la tuya.

En cuanto al mensajero, lo único que puedo decirte es que de la misma manera que me siento decepcionado por el hecho de que tu conducta en el plano personal haya truncado una larga amistad de la que tantas muestras has tenido, también me siento decepcionado al constatar que tu conducta en el plano profesional ha hecho imposible tu continuidad en nuestro proyecto. Espero que el tiempo sólo preserve, sin embargo, los buenos recuerdos del pasado y que tu seas capaz de encauzar tu talento de forma más constructiva y responsable a como venías haciéndolo en los últimos años en EL MUNDO.

Pedro J. Ramirez

logo_PD_antiguo

Tras la ruptura con EL MUNDO, D. Alfonso Rojo asumió el cargo de director del periódico digital PERIODISTA DIGITAL. El hasta entonces director, D. David Rojo, pasará a ser el editor del periódico.

El Análisis

LA FAMILIA ES LA FAMILIA

JF Lamata

Todo son puras especulaciones… pero resulta muy difícil no pensar que en el deterioro progresivo de las relaciones entre D. Pedro J. Ramírez y D. Alfonso Rojo la visceral campaña de EL MUNDO contra el abogado D. David Rojo, hermano de D. Alfonso, en un momento en que este era director adjunto del periódico. En aquel momento el ‘número 2’ no tuvo inconveniente en públicamente, desde la tertulia de ONDA CERO, posicionarse a favor de su hermano, lo que ponía difícil su continuidad en el periódico.

Una vez más se rompía un tandem en un periódico, como antes lo habían hecho los de D. Juan Luis Cebrián – D. José Luis Marín Prieto en EL PAÍS o D. Luis María Anson – D. Dario Valcárcel en ABC.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.