Search
La plataforma de Ignacio Arsuaga se verá en juicio con Pedro Leblic, Ignacio García Juliá, López Luengos y Alejandro Campoy

El ‘caso Yunque’ llega a los tribunales: ‘HazteOír’ se querella contra EL CONFIDENCIAL y todos los que le vinculen con la sociedad secreta

HECHOS

Las informaciones publicadas por EL CONFIDENCIAL los días 31.01.2012, 2.02.2012 y 03.02.2012 y 07.02.2012 fueron objeto de una querella de ‘HazteOír.org’ contra el medio, el autor de la información D. José Luis Lobo y una de sus fuentes D. Pedro Leblic.

LOS QUE DENUNCIAN LA EXISTENCIA DE ‘EL YUNQUE’

yunque_lopezluengos El activista D. Fernando López Luengos redactó un informe en 2010 a petición del Obispo de Getafe sobre las vinculaciones de diversas organizaciones activistas vinculadas a la cristianismo y al movimiento pro-vida con la organización secreta ‘El Yunque’: principalmente ‘HazteOír.org’, ‘Derecho a la Vida’, ‘Profesionales por la Ética’ y el ‘Instituto de Política Familiar’. El informe fue publicado en 2012 por el diario digital EL CONFIDENCIAL.

yunque_pedro_leblic_amoros D. Pablo Leblic, profesor y también considerado activista católico demandó hasta un total de 10 entidades por considerar que pertenecían a la organización secreta ‘El Yunque’, entre otras cosas el Sr. Leblic las acusaba de intentar la ‘captación de menores’ presentando como testigo a su propio hijo al que habrían tratado de ‘captar’ en la asociación de montañismo “A Contracorriente”. Su demanda fue aireada en 2012 por el diario digital EL CONFIDENCIAL.

JoseLuisLobo D. José Luis Lobo, Adjunto al Director de EL CONFIDENCIAL publicó una serie de reportajes a principios de 2012 sobre los vínculos de El Yunque con organizaciones anti-abortistas basados en el informe del Sr. López Luengos que le había sido remitido por D. Alejandro Campoy. También dio amplia información sobre el proceso judicial del Sr. Leblic.

FoFa_garciajulia D. Ignacio García Juliá, Director de ‘El Foro de la Familia’. Su hija, Dña. Inmaculada García, también había intentado ser captada, según relataba, por ‘El Yunque’ y declararía en el juicio de ‘HazteOír’ contra el Sr. López Luengos corroborando la información de este y contra el Sr. Arsuaga.

No sólo fueron demandados los medios acusadores, también lo fueron algunos, como el diario digital FORUM LIBERTAS de D. Josep Miró i Ardèvol por informar de la admisión a trámite de la demanda de D. Pedro Leblic, que terminaría siendo archivada.

LOS PRINCIPALES SEÑALADOS COMO MIEMBROS DE ‘EL YUNQUE’

Todas las personas citadas en las informaciones de EL CONFIDENCIAL negaron cualquier tipo de vinculación con El Yunque y anunciaron medidas legales contra los acusadores. Los principales señalados eran:

Ignacio_Arsuaga D. Ignacio Arsuaga, Presidente de ‘HazteOír.org’.

jaime_urcelay D. Jaime Urcelay, Presidente de ‘Profesionales por la Ética’.

yunque_hertfelder D. Eduardo Hertfelder, Presidente del Instituto de Política Familiar’.

yunque_leonortamayo Dña. Leonor Tamayo, Responsable de la asociación de montañismo ‘A Contracorriente’

yunque_marcialcuquerella D. Marcial Cuquerella, Director de INTERECONOMÍA TV.

Yunque_LuisLosada D. Luis Losada, Presentador de El Telediario de INTERECONOMÍA TV y Subdirector de LA GACETA.

¿ASOCIACIÓN LEGALIZADA PARA NO SER ‘SECRETA’?

La Iglesia católica prohíbe asociaciones secretas, de ahí a que algunos medios interpretaran de que el registro en abril de 2011 de la ‘Asociación del Bien Común’ a nombre de D. Jaime Urcelay y D. Eduardo Hertfelder, era una estrategia de ‘blanquear’ la marca de ‘El Yunque’ bajo una denominación legal.

asociación

09 - Marzo - 2012

El Yunque, mi visión personalísima

César Uribarri

Algún medio digital (EL CONFIDENCIAL) está obsesionado en descubrir que hay detrás podemos permitirnos las ficción de asumir como válido lo que se nos cuenta: que el objetivo de El Yunque es extender el reinado de Cristo en el mundo. Y ahí encaja con lo que en un principio me había llegado y que me hacía mirar con simpatía esta organización. Porque si ese es el ideal, me parece maravilloso.

Sobre lo que no se conoce es mejor callar. Y hubiera callado si no fuera por lo que refleja la existencia de El Yunque. Es decir, no es tanto mi interés por lo qué sea El Yunque o quienes lo conformen, si no por las razones, circunstancias o condiciones, que han posibilitado su existencia. Porque esas son las preocupantes.

En primer lugar he de reconocer que mi primera impresión sobre esta “organización” fantasma era positiva. “Bien, los masones llevan siglos trabajando en lo oculto para colocar a los suyos y extender su odio a la religión, y ahora hay como una masonería católica, que en lo oculto, quiere extender su amor a la religión colocando a los suyos”. En ambos casos estamos, por tanto, ante una estrategia. Estrategia que ha salido redonda al proyecto masónico -no en vano un porcentaje social elevadísimo, casi diría que el 90%, respira la connaturalidad del ideal masónico: no Dios, no religión, sólo mundo y relativismo moral-, pero cuyos éxitos en el otro campo -el ideal católico- parecen nulos. Estrategia por cuanto se pretende un objetivo y no tanto un modo de vida. Y ese objetivo se logra con el diseño de la actuación piramidal o de estratificación en niveles, de modo que los de abajo ni saben quienes son los de arriba ni cuales son las intenciones últimas de las decisiones que se les trasladan. Son los hechos los que nos ayudan a descubrir las intenciones últimas, o el objetivo pretendido. Y de todo el complejo entramado masónico lo que los hechos muestran es, ante todo, el odio a la Iglesia católica y su intento de acabar con ella. El resto es parte de esa estrategia: como el relativismo moral, el laicismo militante, la persecución a la libertad de conciencia.

En el campo contrario, en el terreno de El Yunque, nos movemos ante el desconocimiento. Por ello quizá sería mejor callar, porque nos faltan elementos de juicio suficientes para percibir el objetivo último de esta organización. Pero como algún medio digital (EL CONFIDENCIAL) está obsesionado en descubrir que hay detrás podemos permitirnos las ficción de asumir como válido lo que se nos cuenta: que el objetivo de El Yunque es extender el reinado de Cristo en el mundo. Y ahí encaja con lo que en un principio me había llegado y que me hacía mirar con simpatía esta organización. Porque si ese es el ideal, me parece maravilloso.

Entonces, ¿El Yunque existe? Salvo que uno pertenezca a esta organización, el resto no tenemos la certeza de su existencia, pero los indicios apuntan a su realidad. Lo que está claro es que no es una cosa de la Iglesia, sino de la libérrima voluntad de quienes lo conforman. Por lo que esas afirmaciones relativas a que “es una bomba que puede explotarle a la Iglesia en un futuro” no tienen más sentido que el aprovechamiento doloso que hagan de esto quienes quieran denigrar a la Iglesia a cualquier precio. Porque la Iglesia como institución ni ampara, ni regula, ni ejerce su control sobre una organización que, amén de oculta, funciona movida por la libre voluntad de quienes la conforman, sin sometimiento a la autoridad de la Iglesia ni a su disciplina.

Hay dos aspectos que me parecen preocupantes de todo esto. Aspectos que no son otros que las causas que llevan al nacimiento de organizaciones de este cariz. La primera, y evidente, es la presión social militantemente anticristiana que invita a organizarse para librarse de tal presión. La segunda, la ausencia de pastores que defiendan las verdades evidentes de la fe hasta el punto de llevar a los fieles a vivir y a organizarse al margen de tales pastores. Es decir, en un entorno violentamente anticristiano (porque la violencia social también lo es psicológica, institucional, legal, vital), el pueblo cristiano se ve zarandeado sin nadie que acuda en su rescate, sin nadie que le mantenga firme en la fe, sin nadie que le ampare de los lobos con piel de oveja. Lógico, entonces, el nacimiento de cauces de defensa y organización. Porque para tal génesis sólo hacen falta esos dos ingredientes y unos hombres con voluntad de acción. Los ingredientes los tenemos a granel, los hombres con voluntad de acción es cuestión de tiempo que las sociedades lo provean. Y por lo que se ve, los ha proveído.

En este sentido El Yunque se presenta como reacción a una presión real fuera y dentro de la Iglesia contra las verdades de la fe. Y si nace como reacción lo importante no es tanto centrarse en lo sintomatológico sino en la enfermedad que lo produce. Es decir, el Yunque nace como reacción en unos tiempos sinceramente oscuros. Y ahí, el juicio de los tiempos que se hace desde el mismo Yunque no desentona, es más, es veraz y completo. Pero la reacción no puede pretender sanar la enfermedad, cuando ella misma es consecuencia de ésta. Y ahí, en mi modestísima opinión, El Yunque se equivoca y puede dejar víctimas desilusionadas y que se sientan utilizadas.

Los hechos recientes de la historia de España muestran lo falaz de tratar de sanar la enfermedad desde dentro. Catolicísimos políticos a lo largo de la historia democrática española so capa de vivir la naturalidad de la fe dentro de los partidos, sin desentonar, para cambiarlos desde dentro, ha mostrado que ni los partidos han cambiado ni la sociedad, precipitándose ambos por el relativismo moral a velocidades de crucero. Luego, y sin entrar en el fondo, la estrategia ha resultado mala no, lo siguiente. Pero parece que El Yunque quiere reiterar la estrategia. Colocar en lo oculto a los suyos para que estos vayan girando la maquinaria social desde sus posiciones. Bien, loable fin. Pero año a año vamos viendo que la estrategia (de nuevo) es infructuosa.

Y es que es este el problema. Los fines sobrenaturales no pueden ser logrados humanamente. El fin pretendido por El Yunque -la instauración del Reino de Cristo en la tierra- es divino, y las armas para su logro deberán ser divinas. Angélicas milicias, celestiales espadas. Generar una estrategia humana para lograr esto está llamado al fracaso y a la perversión. Al fracaso porque entender como objetivo humano una instauración de lo religioso, lleva a cosificar lo espiritual. Y lo espiritual, siendo cierto que exige una plasmación civil, social en la que desarrollarse, exige más aún la encarnación personal en el alma de cada uno. De modo que cuando se hace de lo religioso un objetivo, una estrategia, se está reduciendo lo religioso al plano social, descarnando el hecho religioso del ámbito de lo personal, de lo íntimo, y por ello de lo sagrado. Y una religión así es coja y no cuaja. Amén de que aquellos que siendo atraídos por lo religioso para tal fin, al percibir que su “intimidad espiritual” no es más que puerta de acceso a un objetivo político, pueden quedar heridos al saberse usados en los más íntimo.

Otro factor negativo es que, al quedar fuera de la vigilancia de la Madre Iglesia, el loable objetivo de El Yunque podrá desnaturalizarse en la medida que los líderes (esos hombres con fuerte voluntad de acción) vayan deslizándose hacia fines menos loables. Y como la configuración es piramidal y jerárquica, no habrá forma de poner freno a ésto o de reconducir los ideales. Sin embargo, esos dos elementos que posibilitaron el nacimiento de esta organización pueden ser al mismo tiempo diques contenedores: habiendo presión anticristiana y faltando pastores dignos de su cargo, es probable que el fin loable siga firme justo porque lo que hay en el “otro lado” es lo que se repele.

En este sentido la historia de la Iglesia, de sus santos, muestra que el camino de la instauración del Reino de Cristo es, amén de misterioso, increíblemente respetuoso con la libertad del hombre. El gran edificador de Europa, san Benito, se muestra como figura a tener en cuenta. Construye Europa desde la pública y notoria vivencia al margen de un mundo empeñado en el abismo. Con pequeñas comunidades que libremente eligen el vivir para Dios con las leyes de Dios y una regulación humana tendente a hacer de ellas norma y sentido de la vida. Esos focos sostuvieron un mundo en decadencia y caos. Y lo reedificaron. Justo porque el objetivo no era otro que llegar a Dios es por lo que llegaron al hombre y construyeron Europa.

Ese es el orden. No hay otro. El problema es que hay un mundo que se empeña en renegar de su paz, que no es otra que Dios. Y una Iglesia que parece que ha renegado de construir la ciudad de Dios. Y por todo ello entiendo que surjan organizaciones como el Yunque. Pero me entristece justo por las causas que las hacen nacer.

César Uribarri

10 - Marzo - 2012

A César Uribarri, por alusiones

Alejandro Campoy

El Yunque no es ni muchísimo menos todo lo que se está diciendo por ahí; no se trata de un grupo paramilitar ni, por supuesto “ultras fascistas integristas fundamentalistas extrema derecha” (etiquetas para facilitar al lector la grata tarea de no tener que pensar). Son un grupo de católicos profundamente equivocados en sus métodos.

Estimado César:

En tu última entrada haces mención a una frase cuya autoría se me atribuye. Cito el párrafo entero y la subrayo:
“Lo que está claro es que no es una cosa de la Iglesia, sino de la libérrima voluntad de quienes lo conforman. Por lo que esas afirmaciones relativas a que “es una bomba que puede explotarle a la Iglesia en un futuro” no tienen más sentido que el aprovechamiento doloso que hagan de esto quienes quieran denigrar a la Iglesia a cualquier precio.”

En primer lugar, quiero dejar clara la procedencia de esta cita. Como sabes, es la frase que se utiliza como titular en una de las noticias aparecidas en EL CONFIDENCIAL sobre el Yunque:El exportavoz de Hazte Oír: “Lo de El Yunque le estallará a la Iglesia igual que la pederastia” . Pues bien, esta frase yo no la he pronunciado de esta forma jamás, no es una declaración que yo efectuara al periodista Jose Luis Lobo, autor del artículo, sino que se trata de una cita de un artículo anterior mío, que se encuentra aquí: EL PAÍS prepara el linchamiento de Rouco a un año de la JMJ . De este artículo, el periodista toma esta frase para atribuirme esas supuestas declaraciones:

“Resulta suicida esperar a que una situación enquistada termine estallando como ha ocurrido con la pederastia, como ha ocurrido con el caso de Maciel. La única solución es dar aire, no esperar, adelantarse. Todo lo que tiende a ocultarse, con independencia de que sea delictivo o no lo sea, genera sospecha y finalmente escándalo.”

Pues bien, resulta que escribí este artículo hace casi dos años ya, en agosto de 2010, pero es evidente que yo no soy profeta, y no ha sido EL PAÍS el que ha intentado perpetrar ese intento de linchamiento, sino EL CONFIDENCIAL. Y ciertamente mi afirmación era de hace dos años, ya que hoy no diría lo mismo. Hoy tengo que decir, por desgracia, que ha estallado. Es un hecho consumado.

Y en segundo lugar, quiero manifestarte que en ningún modo se me ha ocurrido vincular a la Iglesia Católica con el asunto del Yunque, sino muy al contrario, desvincularla desde el principio, como puedes ver en el primer artículo que publiqué sobre el tema, allá por noviembre de 2009:

“De igual forma, la propia Iglesia Católica debe quedar completamente al margen de la acción de un grupo de naturaleza masónica.”

Respecto a la comparación que hago de situaciones completamente dispares, como son el caso de Marcial Maciel, los escándalos de pederastia y la existencia del Yunque, mucho se me ha criticado tal comparación, pero quizás porque no he sabido expresarla con claridad: lo que comparo no son esas tres cosas que son realidades muy distintas entre sí y no tienen nada que ver unas con otras, sino la postura común a todas ellas de ocultar, tapar, esconder y mirar hacia otra parte. Esta postura la he criticado vehementemente y lo voy a seguir haciendo, pues el resultado de ella siempre es el mismo, como está quedando más que demostrado estos días. Somos los únicos animales tan estúpidos como para tropezar en setenta veces siete ocasiones en la misma piedra.

Pero claro, entonces dices con toda la razón del mundo que realizar tales afirmaciones “no tiene más sentido que el aprovechamiento doloso que hagan de esto quienes quieran denigrar a la Iglesia a cualquier precio”. ¡Pero es que de eso mismo he tratado de avisar por activa y por pasiva!, por la sencilla razón de que ya sabemos más que de sobra que las cosas funcionan así en el mundo de los medios de comunicación. Y precisamente porque sabemos que funcionan así, es por lo que al final cierto tipo de cosas terminan estallando. Y esto es una evidencia tan aplastante estos días que aún me sigo asombrando de ciertas reacciones que veo por ahí.

Porque de lo que sí te doy constancia completamente cierta es de que El Yunque en España existe y de que es un gravísimo error. Como también te doy constancia de que todo lo que está apareciendo en los medios es completamente cierto, salvo una serie de cosas que quiero dejar bien claras, a saber: que el Yunque no es ni muchísimo menos todo lo que se está diciendo por ahí; que no hay tal homofobia ni judeofobia ni se trata de un grupo paramilitar ni, por supuesto, la habitual retahíla de epítetos “ultras fascistas integristas fundamentalistas extrema derecha” que suelen acompañar las informaciones periodísticas de esta naturaleza y que como ya sabemos sólo son etiquetas para facilitar al lector la grata tarea de no tener que pensar. Sólo son un grupo de católicos profundamente equivocados en sus métodos y estrategias que están cometiendo un grave error, con unas consecuencias mucho más graves de lo que indican las informaciones que van apareciendo.

Y sí, siento decirlo, pero los pastores de la Iglesia Católica tienen una grave resposabilidad moral. Sólo de tipo moral, porque lo que dices respecto a que “la Iglesia como institución ni ampara, ni regula, ni ejerce su control sobre una organización que, amén de oculta, funciona movida por la libre voluntad de quienes la conforman, sin sometimiento a la autoridad de la Iglesia ni a su disciplina.” es completamente cierto, pero también lo es que los pastores son los únicos que tienen en su mano la autoridad moral necesaria para reconducir esta situación. Y que vienen siendo reclamados con urgencia por un grupo cada vez más numeroso de fieles a hacerlo. Y que entre ese numeroso grupo de fieles hay personas que han empezado a estallar. Sí, a estallar, literalmente.

Un fuerte abrazo, César

PD: aprovecho para informar a mis lectores de la apertura de mi nuevo blog, de contenido más político, en PERIODISTA DIGITAL.

20 - Junio - 2012

La demanda de Profesionales por la Ética contra Josep Miró y ForumLibertas. El juicio: mis impresiones personales

Josep Miró i Ardèvol

“Mucho antes que Forum Libertas y con mayor difusión han aparecido informaciones cargadas de opinión mucho más críticas con Profesionales por la Ética y otras organizaciones en relación a Yunque”

Se ha realizado este pasado martes 19 de junio en el Juzgado de primera instancia número 13 de Madrid el juicio por la demanda por rectificación impuesta por Profesionales para la Ética contra Forum Libertas y también contra mi persona por un artículo publicado el 23 de marzo de 2012 titulado ‘El juez admite una demanda contra supuestos líderes del grupo secreto El Yunque’. Estas son algunas reflexiones a vuela pluma.

Justo al empezar el juicio la juez se dirigió a las dos partes para señalarnos si había alguna vía de acuerdo que hiciera innecesario proceder. Expuse mi punto de vista: en el sentido que igual que antes, ahora no había ningún inconveniente en publicar una carta al director o un artículo con los puntos de vista de Profesionales para la Ética, pero que en ningún caso cabía una rectificación como pedían porque ello implica alterar unos hechos que son fehacientes: la demanda aceptada contra aquellas organizaciones. También me permití subrayar que no entendía por qué en su momento no se habían acogido a esta vía, la de la carta o la de petición de un artículo, en lugar de actuar directamente por el camino ya contencioso de la rectificación.

La otra parte manifestó que tal y como estaban planteadas las cosas no aceptaban esta vía, la de un acuerdo, y que preferirían que se celebrara el juicio. Este empezó. Fue breve, hay poco que decir a lo ya conocido y aportado.

Profesionales para la Ética manifestó sus razones, que en ningún caso situaban el hecho en si mismo. Porque no se trata de juzgar sobre si existe relación entre Yunque y Profesionales para la Ética u otras organizaciones, esto en todo caso forma parte de otro juicio que ya se verá en su momento y que tiene otros protagonistas. En éste lo único que se debía elucidar es si había lugar para una rectificación obligada porque los hechos expuestos por Forum Libertas no respondiesen a la realidad y, en su caso, cómo era la rectificación del hecho en sí que se solicitaba, puesto que en el escrito de Profesionales para la Ética solo se formulaban una serie de opiniones sobre sí mismos. También se debía aclarar si la demanda aceptada a trámite existía, y si los breves contenidos del artículo de Forum Libertas respondían a sus contenidos, o bien se indicaban que era de los escritos que se debía rectificar porque no respondía al contenido de la demanda, o en otro caso no había motivo para tal rectificación.

Las objeciones sobre el daño que había producido a Profesionales para la Ética la publicación del artículo, no dejaban de ser sorprendentes y fueron debidamente comentados por el abogado defensor de Forum Libertas en un sentido muy preciso. Mucho antes que Forum Libertas y con mayor difusión han aparecido informaciones cargadas, éstas sí, de opinión y mucho más críticas para con Profesionales por la Ética y otras organizaciones en relación a Yunque. Es el caso de EL PAÍS. También sigue colgada en la página web de ANTENA 3 una larga entrevista con Pablo Lieblich el autor de la denuncia aceptada a trámite, que contiene muchos más elementos críticos, propios de los contenidos de su demanda, que los de Forum Libertas. A pesar de todo ello y que se sepa, Profesionales para la Ética no ha denunciado ante ningún juzgado ni a Antena 3 para que dejen de tener colgada aquella información perjudicial, ni tampoco contra EL PAÍS, cuando es evidente que estos medios de comunicación tienen mucha más difusión, y su información es mucho mas amplia, critica y anterior que la publicada por Forum Libertas. Ahí sí que hay difusión y daño. ¿Por qué se va al juzgado a por Forum Libertas, y no a por esos grandes medios? Más cuando Forum Libertas ha mantenido siempre una actitud prudencial dado que solo ha informado de este tema cuando se ha convertido en un hecho judicial aceptado por un juez, que en su caso resolverá sobre sus razones.

También es necesario subrayar que si se tomaran en consideración los argumentos de Profesionales para la Ética simplemente se debería censurar toda información sobre la aceptación de la demanda en su contra, por la simple razón de que el contenido de la misma es crítico para dicha organización. Según este punto de vista, la denuncia no debería ser objeto de ningún tipo de información pública lo cual evidentemente es incompatible con la más elemental libertad de información. Es evidente que esto no parece razonable. A una información de dominio publico de fuentes diversas y heterogéneas del campo católico, no se la acalla con presiones y denuncias, sino con datos información y respuestas convincentes a la cuestiones planteadas. Ninguna organización humana por muy imprescindible que se considere puede vivir a base de pedir siempre actos de fe.

En Forum Libertas hemos tratado este tema con prudencia, con reserva. Concreto esta afirmación.

Sabíamos desde febrero de 2010 de la carta de Pablo Lieblich al Colegio de San José de Cluny, de Pozuelo de Alarcón, quejándose de la organización de El Yunque y de la presunta acción de captación de algunos alumnos, entre ellos su hijo.

También sabíamos de su denuncia presentada en la Comisaría de Pozuelo de Alarcón el 28 de enero de 2010, contra una serie de personas y organizaciones, incluida Profesionales por la Ética.

Evidentemente, tuvimos conocimiento del largo artículo del 2 de enero de 2011 ‘Los secretos del Tea Party español’ y otro del 20 de noviembre del mismo año ‘Dios, patria y Yunque’ en el que figuraban una serie de personalidades del mundo católico que se manifestaban en el sentido de afirmar la existencia de Yunque y de mantener relación con otras organizaciones.

Tampoco dijimos nada de un artículo de Alejandro Campoy en Religión en Libertad, antiguo y destacado miembro de Hazte Oír.

No informamos del comunicado de la escuela de Pozuelo de Alarcón, con fecha 13 de diciembre de 2011, que, en razón del reportaje publicado en EL PAÍS, manifestaba que no tenía nada que ver con la organización El Yunque ni con las excursiones organizadas por algunos padres.

Tampoco hemos dado cuenta del exhaustivo informe con declaraciones de numerosas personas entregado a un buen número de obispos.

Personalmente, nunca he escrito sobre mis experiencias directas y personales sobre este tema, algunas personas y sus palabras.

Nunca hemos tratado nada de todo eso y, a pesar de ello, nos han interpuesto una demanda simplemente por decir que un juez había aceptado una denuncia contra ellos. En todo eso los propios afectados, al menos Profesionales por la Ética se olvidan de algo decisivo. La presunción de inocencia: nadie debe sentirse culpable a menos que tenga cola de paja porque lo lleven ante el juez, menos todavía si siempre tiene la puerta abierta a publicar de su propia mano su punto de vista.

Quienes, los que sean, crean mas en el temor que en el dialogo y la información, quienes a pesar de exhibir su condición de cristianos, olviden lo que dice el Evangelio, y quienes defienden como método general, que con independencia de los hechos lo único que cuenta es la impunidad del silencio, se equivocan, y mucho. Hechos pasados lo confirman, y el futuro volverá dolorosamente a hacer que lo recordemos. Se puede vivir, en este mundo pero fuera de él, desde la santidad. Pero cuando se aspira al poder humano, todos debemos ajustarnos a las normas comunes, que hacen posible la amistad civil.

Josep Miró

EL TESTIMONIO DE LA ESPOSA DE LUIS LOSADA

En el juicio sobre el ‘caso Yunque’ causado por la demanda de ‘HazteOír’ contra el informe del Sr. López Luengos, fue llamada a declarar la esposa de D. Luis Losada (subdirector de LA GACETA), Dña. María Victoria Uroz, y en su testimonio sobre su vinculación con ‘El Yunque’ se incluyó el caso del artículo retirado en LA GACETA:

Uroz

“Conocí el Yunque siendo socia de Hazte Oír en 2003. Asistí a la primera asamblea de Hazte Oír en octubre de 2003: La persona que me reveló la existencia del Yunque es mi marido, LLP, [Luis Losada Pescador] que era directivo del Yunque y me lo explicó. Luego le conocí porque venían a tener reuniones en mi casa y por asistir a las convivencias que organizaban en verano. Cuando desmintió en medios de comunicación que fuera del Yunque, mi marido me comentó que se estaba filtrando información, por lo que en febrero de 2012 me dijo que lo iba a desmentir, asegurando: “es mentira, pero lo tengo que hacer”. (…) El manual de adoctrinamiento que se le muestra (folio 113 del sumario) es verídico. En 2009 mi marido me habló de la filtración de esos documentos: “están empezando a descubrirnos”. Sobre ese manual comentó que “es de México, un poco hortera”.

Mi marido reconocía que sus actividades eran secretas e ilegales, por eso me exigía guardar secreto y decía que estaba obligada a mentir. “He tenido que mentir a sus padres, a su hermano, a mis padres. Él aplicaba la reserva mental afirmando que como la gente no tiene derecho a saber quiénes estamos detrás, y perseguimos un fin que es que Cristo reine en la tierra, estamos autorizados a decir” mentiras.

En las convivencias de verano no podíamos hacer fotos a los adultos, ni decir dónde estábamos. El uniforme lo llevaban en reuniones al menos una vez al mes, y en las ceremonias de ingreso, como la que oí en Chile, iban con brazalete y corbata negra.

EH [Eduardo Hertfelder] era el superior de mi marido en el Yunque; me lo dijo él: “mi jefe es EH [Eduardo Hertfelder]”, y los de la célula directiva se reunían en nuestra casa. Yo me iba de la casa y ellos, que llegaban cada uno por separado, previamente quitaban las baterías de los móviles, porque decían que les espiaba el CNI. Sabían que eran ilegales, por ser sociedad secreta. En esas reuniones estaban JU [Jaime Urcelay], TGN. En las convivencias estaban LS [Liberto Senderos]] y su familia, LT [Leonor Tamayo]. Solo iban miembros del Yunque, salvo dos o tres cónyuges que no lo éramos, y los hijos. También mi marido me dijo que IAR [Ignacio Arsuaga Rato] era del Yunque; le ví en las reuniones de días especiales en Pozuelo y en convivencias de verano. En Chile, adonde viajamos en 2006, como en México, no se guardaba secretismo, y abiertamente les llamaban: “Jefe IAR [Ignacio Arsuaga Rato], jefe LLP [Luis Losada Pescador]”.

Pagábamos la cuota del Yunque como matrimonio a la asociación GK Chesterton, que era un “gorro” para cobrar a las familias. El dinero llegaba también de México.

El adoctrinamiento de menores lo conoce por verlo en Chile, y porque se encargaba su marido. Era adoctrinamiento físico y psicológico, les insistían en no decir nada a sus padres. LT [Leonor Tamayo] se encargaban de la asociación de montañeros para coger gente de colegios, de centros del Opus Dei, etc. Lo sabe por conversaciones con OV [Ondina Velez], miembro del Yunque), con MB (esposa de GC, miembro del Yunque) y por su marido.

Hazte Oír y las demás son asociaciones fundadas, promovidas y totalmente controladas por el Yunque. En las reuniones las llamaban externalizaciones, ramas del Yunque para hacer sus obras. En Hazte Oír pagué las cuotas entre 2003 y 2005; después de casarnos pasamos a pagar en GK Chesterton. En las tres asambleas de Hazte Oír a las que asistí no se decidió nada, sólo se aprobaron los papeles y propuestas, los socios no decidieron nada. Yo lo dije, y no me hicieron caso. (…)

María Victoria Uroz

EL TESTIMONIO DE LA HIJA DE IGNACIO GARCÍA JULIÁ

En el mismo juicio también compareció Dña. Inmaculada García, hija de D. Ignacio García Juliá, que detalló como fue la ceremonia para ‘captarla’ para El Yunque. 

“Me metieron sola en una habitación mientras (mis amigas) preparaban algo en el salón y me dijeron que no saliera hasta que me fueran a buscar, que me pusiera la ropa que traía y que esperara rezando. Me dieron una cruz de madera y una estampa de la Virgen de Guadalupe para que rezara. Por fin me vinieron a buscar y me condujeron al salón (..) Empezó mi ceremonia de ingreso. (…) Frente a mí estaba Alicia, la maestra de ceremonias, y el ceremonial, que consistía en tres banderas, una de España. Las otras dos del Yunque, una mesa con una cruz, dos velas, uu yunque en miniatura, una serie de papeles y un bolígrafo. (…) Recuerdo perfectamente que mi primer impulso fue salir corriendo por muchas razones:  aquello era francamente raro, íbamos vestidas igual, parecía una secta, las banderas me daban miedo, el emblema del Yunque, en la bandera y el que me acababan de colgar del cuello parecía una cruz invertida; todo me invitaba a salir corriendo. Pero algo me retuvo, en mi opinión lo más nocivo, doloroso y peligroso del Yunque: allí estaban todas mis amigas. Todo mi mundo a mis 16 años, las únicas que me “querían de verdad”, que me entendían”.

Juré por mi patria y por mi honor y sin reservas mentales de ninguna especie, fidelidad al Yunque (…) Me dijeron que si traicionaba al Yunque “en todos ellos encontraría al juez más severo”. Tras firmar mi juramento, me asignaron mi pseudónimo, mi nuevo nombre, por el que a partir de ese momento me conocerían todos mis compañeros y hermanos de lucha: Conchita Alcaraz”.

Quiero pedir perdón a mis padres (…) por las mentiras, por utilizarles, por robarles, por las lágrimas que han derramado por mí, pero sobre todo, les pido perdón por ponerme en su contra y apoyar al Yunque cuando más me necesitaban . Cuando se descubrió que el Yunque estaba detrás de Hazte Oír y culparon y echaron a mis padres. Pido perdón a los padres, sacerdotes, profesores, compañeros, amigos y familiares a los que metí y utilicé (…) Perdón a las chicas que afilié e intenté afiliar, perdón por meteros en una secta o por intentarlo, perdón a las que os he destrozado la vida (…)  Perdón a las instituciones religiosas y parroquias sobre los que informé o en lo que intenté infiltrarme (…) a la Iglesia Católica Española por haber sido miembro del Yunque”.

by BeHappy Co.