Search
El falangista, que asegura ser despedido por su aperturismo, pasará a trabajar para el periódico demoliberal INFORMACIONES

Jaime Campmany destituido como director del diario ARRIBA por el Almirante Carrero Blanco y reemplazado por Félix Morales

HECHOS

En junio de 1971 D. Jaime Campmany fue relevado como director del diario ARRIBA. El nuevo director sería D. Félix Morales.

D. Emilio Campmany (hijo de D. Jaime Campmany) habla con J. F. Lamata sobre la salida de su padre de la dirección de ARRIBA:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

campmany_sale_arribaEl mandato de D. Jaime Campmany como director del diario ARRIBA no llegó al año y fue destituído en junio de 1971. Oficialmente la responsabilidad del despido sería, organicamente, del Delegado Nacional de Prensa y Radio del Movimiento (a la sazón Sr. Gutiérrez Rubio) y del superior del este, el ministro Secretario General del Movimiento que en aquel año era D. Torcuato Fernández Miranda, el mismo que había nombrado al Sr. Campmany para el cargo.

No obstante D. Jaime Campmany atribuyó siempre su destitución al Almirante Luis Carrero Blanco, que por aquellos lares incrementaba su poder desde la Vicepresidencia del Gobierno.

La redacción del diario ARRIBA pareció lamentar la salida del Sr. Campmany como director a juzgar por el artículo con el que anunciaron su relevo el 22.06.1971: “Ha de saber Jaime Campmany – ese chico de apellido tan difícil – como le llamaba Ismael Herráiz antes de mostrarle el bastón de mariscal que llevaba en la mochila – lo que nos cuesta sacar el ARRIBA de esta mañana, con la cabeza fría y el corazón caliente, sin poner en este pan nuestro de cada día la fácil levadura del adjetivo de compromiso. (…)”

En su libro ‘Doy mi Palabra’, D. Jaime Campmany explica así su etapa como director del diario ARRIBA: (Pag. 21)

En el año 70 se produjo en España una efímera primavera política de libertades. Duró casi tan poco como la ‘primavera de praga’. Aquí no hicieron falta los tanques para aplastarla. Bastó con unas instrucciones del almirante Carrero Blanco. Fernández Miranda, desde lo que era todavía Secretaría General del Movimiento y con rango de vicepresidente del Gobierno, preparaba una normativa para legalizar las ‘asociaciones políticas’ destinadas a ser embriones de los partidos políticos. La elección de llamado ‘tercio familiar’ del Congreso por los cabezas de familia y mujeres casadas era una aproximación, tímida, pero esperanzadora, al sufragio universal. En ese clima fui llamado a la dirección del diario ARRIBA, con el encargo de abrir sus páginas a la discrepancia política, preparar el entierro de fórmulas pasadas y ya inviables, y allanar poco a poco el camino hacia la democracia. Pero ya digo que la primavera duró poco. Franco le dijo un día a Fernández-Miranda: ‘Mire usted, Miranda, las asociaciones políticas, o son partidos políticos o no son nada, y mientras yo viva no habrá en España partidos políticos’. Al año de mi toma de posesión fui expulsado de la dirección de ARRIBA. Me ofrecieron quedarme en la Prensa del Movimiento como director sin periódico, pero yo preferí marcharme y abandoné voluntariamente una empresa donde había trabajado veinticoho años, diez de ellos completamente gratis et amore

Jaime Campmany

22 - Junio - 1971

Esta mañana, con Jaime Campmany

ARRIBA

Ha de saber Jaime Campmany – ‘ese chico de apellido tan difícil’, como le llamaba Ismael Herraiz antes de mostrarle el bastón de mariscal que llevaba en la mochila – lo que nos cuesta sacar el ARRIBA de esta mañana, con la cabeza fría y el corazón caliente, sin poner en este pan nuestro de cada día la fácil levadura del adjetivo de compromiso.

Sabrá Jaime Campmany esta mañana – porque, con Bernanos, lo hemos amado mucho más de lo que hemos osado decir – con qué pasión, con qué respeto y con qué silencio le hemos acompañado a lo largo de un año largo en la hermosura aventura de crecer el viejo árbol de ARRIBA y sacarlo, con responsabilidad, a los vientos del país. Aquí ha crecido, como una camada de potrillos de raza, una nueva generación – la tercera, quizá – de fidelidades a una profesión, a una cabecera y a un país. A Jaime Campmany, que ha transitado y transitará por las rutas de ‘las tres P’ – poesía, política y periodismo – a cuerpo descubierto, con una mirada que atravesaba los montes movibles de cada día, le hemos visto dejar muchas noches y muchas mañanas en los pasillos del poder y a pie de la rotativa la huella de una fría pasión. Le hemos visto mancharse aquellas manos, que practicaban la más fina papiroflexia con la tinta cotidiana de la obra bien hecha.

Por Jaime Campmany, que ha ido acompañado por delante de pat como un zahori que advertía los ríos subterráneos, por Jaime Campmany, que ha buscado los vientos y las claves de una tierra y de unos hombres, por Jaime Campmany que puede presentar su pluma, desnuda y limpia como la de los jóvenes guerreros, no hay, en esta nota ninguna campana que doble. El sigue aquí, en la misma barca, al pie de unas lealtades que ni él ni nosotros vamos a dejar hundir en el agua. A los que con él hemos hecho ARRIBA nos sale un poco ronco esta mañana el ‘Buenos días, Jaime’.

¿EMILIO ROMERO QUISO FICHAR A CAMPMANY PARA EL DIARIO PUEBLO?

emilioRomero002 D. Emilio Romero

En el libro ‘El Gallo del Franquismo’ D. Jaime Campmany asegura al periodista Sr. Amilivia que tras ser despedido del diario ARRIBA, D. Emilio Romero le ofreció ser columnista del diario PUEBLO, del que el Sr. Romero era director. Según aseguraba en el citado libro el Sr. Campmany tras la oferta, el Sr. Romero se reunió con el ministro Secretario General del Movimiento para asegurarle: “Tengo atado a Campmany, ya no se meterá más contigo”, tras lo cual el Sr. Campmany declinó trabajar en PUEBLO acusando al Sr. Romero de vender la piel del oso antes de cazarlo. Curiosamente el Sr. Campmany pasaría entonces a trabajar como columnista en el diario INFORMACIONES dirigido D. Jesús de la Serna y D. Juan Luis Cebrián y cuyo capital pertenecía a la banca privada a la que tanto odiaban los falangistas. Desde ahí el Sr. Campmany se enfrentaría al Sr. Romero en una célebre polémica con versos.

CAMPMANY NIEGA HABERSE CAMBIADO DE CAMISA

agosto1975_arriba En una entrevista en el diario ARRIBA en agosto de 1975 el Sr. Campmany negó haberse ‘cambiado de camisa’.

La respuesta a quienes me acusan de haberme cambiado de camisa es muy fácil. Que comparen las cosas que yo escribía cuando tenía dieciséis en el periódico “Línea” de Murcia, cuando tenía veintitantos en los del Seu, cuando tenía treinta, o en ARRIBA, o las que he escrito después en INFORMACIONES o en ABC. Si se entiende por ser falangista el porvenir de una doctrina basada en José Antonio – esas cosas son eternas, como el respeto a la libertad – entonces soy falangista y moriré siendo falangista.

D. Jaime Campmany, ARRIBA, 28-8-1975

El Análisis

RENTABLE DESPIDO

JF Lamata

Los patadones en periodismo tienen curiosas evoluciones. Se puede dar el caso de que tras un despido desaparezcas en la nada, o que botes contra el suelo y llegues a lo más alto. Cuando el Sr. Campmany fue nombrado director del diario ARRIBA, tal vez pensó que ese sería el cenit de su poder mediático. Claramente se equivocó, fue un efímero director de ARRIBA y un anecdótico columnista de INFORMACIONES. El ‘peso fuerte’ sería su designación como columnista de ABC, tras la cual se convertiría en uno de los columnistas más importantes de España hasta su muerte.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.