Search
En su programa de ESRADIO Jiménez Losantos calificó de 'lamentable' el editorial de Gago, asegurando que era un texto más propio de 'los días tontos de LA GACETA'

Victor Gago dimite como jefe de opinión de LIBERTAD DIGITAL tras ser criticado en antena por su jefe Federico Jiménez Losantos

HECHOS

En abril de 2012 se conoció la dimisión de D. Víctor Gago como jefe de Opinión de LIBERTAD DIGITAL tras el editorial ‘El Papa por una Cuba abierta y renovada’ publicada en el diario el 28.03.2012.

En enero de 2012 D. Víctor Gago había sido nombrado ‘Jefe de Opinión’ de LIBERTAD DIGITAL, pero su ‘mandato’ duró apenas un par de meses después de que el propio propietario del digital, D. Federico Jiménez Losantos, le criticara en su programa.

Fragmento ‘La Mañana de Federico’ de ES RADIO (29.03.2012):

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

El editorial que molestaba esas críticas del Sr. Jiménez Losantos a su propio periódico eran las siguientes:

El Papa por una Cuba “abierta y renovada”

LIBERTAD DIGITAL, 28.03.2012

La visita de Benedicto XVI a Cuba ha despertado recelos tanto en sectores de la Iglesia y de la disidencia política cubana, como entre los sectores más inmovilistas y estalinistas de la tiranía castrista. A los primeros les preocupa, en parte con fundamento, que la presencia del Santo Padre sirva únicamente para maquillar la dictadura y que esta pueda ofrecer una falsa imagen de apertura y de tolerancia. Los segundos temen, por el contrario, que esa ridícula rendija abierta a la libertad, aunque sea en el estricto ámbito religioso, pueda ser a la larga un germen corrosivo para la continuidad del régimen.

 Aunque pueda resultar paradójico, ambos sectores antagónicos pueden tener razones para considerar contraproducente la visita del Papa. Los primeros pueden lamentar que, por preparar la visita y ganarse la confianza del régimen, haya quien llegue al bochornoso extremo “diplomático” de negar la existencia de presos políticos en la isla, tal y como ha llegado a afirmar en una lamentable entrevista el arzobispo de San Cristóbal de La Habana, Jaime Lucas Ortega y Alamino. También los amantes de la libertad pueden lamentar que, en pro de unas buenas relaciones entre las Iglesia y un régimen oficialmente ateo hasta hace nada, las autoridades eclesiásticas hayan cedido a pedir el desalojo de una iglesia en la que se habían refugiado las Damas de Blanco y otros disidentes que solicitaban “un minuto” con el Papa.

No menos cierto es, sin embargo, que la espera de Benedicto XVI ha animado esas protestas y ha captado la atención mediática sobre las redadas y detenciones que las han sofocado, cosa que también ha ocurrido con la detención de un ciudadano que ha sido brutalmente detenido durante la misa ofrecida por el Santo Padre por el mero “delito” de gritar “Abajo el comunismo”.

Aunque no se haya producido ninguna entrevista del Papa con los disidentes cubanos, su no celebración también evidencia el carácter represivo de la dictadura. Además, aunque hubiese sido deseable una mayor presión sobre el régimen, el Papa no ha olvidado, aunque sea entrelíneas, pedir en la homilía por los presos, instar a los cubanos a “luchar, con las armas de la paz, el perdón y la comprensión, para construir una sociedad abierta y renovada”. Así mismo pudimos ver una clara referencia al numeroso y vilipendiado exilio cubano en las palabras que el Papa pronunció ante Raúl Castro: “Llevo en mi corazón las justas aspiraciones y legítimos deseos de todos los cubanos, dondequiera que se encuentren, sus sufrimientos y alegrías, sus preocupaciones y anhelos más nobles”.

No hay que olvidar, por otra parte, que el Papa es un guía espiritual, no un líder social o dirigente político. Su misión es divulgar la fe y predicar el cristianismo, y aunque todos desearíamos que la visita del Papa a Cuba tuviera los mismos beneficiosos efectos políticos que los que tuvo la de Juan Pablo II a Polonia en 1979, ni Benedicto XVI tiene el carisma de su antecesor, ni tampoco visita su tierra natal. Esperemos, en cualquier caso, que esta visita papal sirva de consuelo a los que padecen la dictadura y contribuya, al mismo tiempo, a abrir el paso a una sociedad abierta y renovada.

El Análisis

LA LUZ QUE ILUMINA NO ES EL SANTÍSIMO, ES EL EDITOR

JF Lamata

Dos puntos analizar el tema del fondo y el de las formas. Sobre el fondo tiene que ver si el Papa de visitar a aquellos países con malos gobiernos (incluyendo los gobernados por tiranos, despóticos o corruptos) o sólo debe visitar los países con buenos gobiernos (lo cual reduciría mucho su agenda de viajes). El Sr. Gago consideraba que debía visitar también a los países con malos gobiernos porque esa gente era la que más aliento papal precisaba, mientras que el Sr. Losantos consideraba que eso era legitimar las dictaduras. Y de fondo, el hecho de ser un debate entre un católico y un ateo, teniendo el pequeño inconveniente que algunos sectores ateos tienen a considerar estúpidos al os creyentes que actúan más por fideismo a su ñoña fe, que por argumentos, lo cual dificulta mucho el diálogo.

Luego está el modo. Cuando un jefe cree que uno de sus trabajadores  ha hecho un mal trabajo tiene dos opciones. Llamar a su despacho al trabajador y reprochárselo.  O reunir a todos los trabajadores y, ante ellos,  echar en cara su mal trabajo al díscolo. Lo primero es espabilarle, lo segundo humillarle. El Sr. Losantos no reprochó su actitud al Sr. Gago ante toda la redacción de LIBERTAD DIGITAL, lo hizo ante toda la audiencia. ¡Cómo para no dimitir!

J. F. Lamata

by BeHappy Co.