Search

Anulada la fusión entre el Banco Central y Banesto en lo que se interpreta como un triunfo de Mario Conde ante ‘Los Albertos’

FUsionBoyerBanesCentrla

25 Febrero 1989

Adiós a la gran fusión

DIARIO16 (Director: Pedro J. Ramírez)

De oportuna cabe calificar la decisión de los bancos Centrla y Español de Crédito de poner fin a la fusión de ambas instituciones. Esta unión desde su principio se adoptó de manera precipitada y desde bases ficticias, como ya había advertido el socio mayoritario agrupado en torno a Cartera Central. Ahora se ha abierto un paréntesis que tendrá que ser utilizado por Mario Conde, ya sin ningún tipo de agobio, para sanear y ordenar de una vez por todas su propia institución. La ONCE ha decidido suspender, por el momento, todas sus inversiones. Y Cartera Central podrá resolver las ‘cuitas’ con sus socios kuwaitíes, quienes últimamente habían venido abusando de sus amenazas de vender.

La ministra portavoz hizo ayer una declaración contundente: “El Gobierno manifiesta su deseo de que dentro del marco legal vigente se garantice la transparencia de las eventuales transacciones y la protección de los inversores”. Está bien, pero esa transparencia podía haber sido exigida en el mes de julio cuando Alfonso Escámez y Mario Conde se reunieron en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno para presentarles las bases de la fusión. El Ejecutivo hizo mal entonces, dejándose llevar por el entusiasmo. Como ha dicho ahora el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, ante el Congreso de los Diputados, ‘no hay nada peor que una fusión mal planteada’.

Ya entonces, Cartera Central, a través de un largo comunicado, advirtió certeramente que la fusión estaba mal planteada, y que no se podía realizar en pie de igualdad. A todas luces el valor del Central era muy superior al de Banesto. Esto se ha demostrado según ha ido  pasando los meses y la cotización de las acciones del Español de Crédito han tenido que ser ‘sostenidas’ artificialmente, y echando mano de la autocartera, para que mantuviese la paridad con las del Central.

Si echamos la vista atrás habrá que aceptar que Alfonso Escámez decidió la fusión con Mario Conde con un solo propósito: autodefenderse de los fantasmas que los directivos del Central se habían creado. Tenían prisa porque temían que de llevarse a cabo otras fusiones ellos se quedarían descolgados, y, sobre todo, con la fusión, se garantizan su permanencia en el poder. De lo contrario, no es explicable que entre las bases de la fusión se incluyera la obligatoriedad de que Alfonso Escámez y Mario Conde tenían que ser los presidentes del nuevo Banco Central Español de Crédito.

Desde el pasado 15 de octubre, en que las juntas extraordinarias de dichos bancos aprobaron las bases de la fusión, han pasado muchas cosas, la mayoría poco positivas. Entre otras cosas, la imagen que se ha creado de Alberto Cortina y Alberto Alcocer, presentados como dos ‘tiburones’ en busca de una presa demasiado grande que no podían digerir. Nada tan alejado de la realidad. Los ‘Albertos’ hasta que no se demuestre lo contrario, representan a la nueva clase empresarial española, que ha empezado a emerge en nuestro país con la democracia. Si nos atenemos a datos objetivos y dejamos a un lado los chismes de café, nos encontramos con un grupo sólido, que ha pasado en una década de emplear a algo más de mil empleados a más de veinte mil. Han invertido en los años de crisis y han reinvertido los beneficios en vez de repartirlos. Han creado sociedades sólidas, bien gestionadas sin la necesidad de ayudas públicas. Y han hecho un gran servicio a este país ‘nacionalizando’ los paquetes accionariales en manos extranjeras en un sector tan vital para la economía como es la Banca.

La operación de fusión, animada por el Gobierno de Felipe González, tenía fundamentalmente como objetivo reforzar la Banca española de cara al mercado único europeo. Pero la teoría fallaba con la práctica. Un importante paquete de acciones del Banco Central era propiedad de la multinacional KIO. Por eso es elogiable que el ministro de Economía, Carlos Solchaga, haya requerido en más de una ocasión a los dirigentes de KIO para que abandonen el sector, como ya lo han hecho – o al menos teóricamente – en los de la comunicación.

Por tanto, el anuncio de KIO de vender su participación del 48· de Cartera Central resultase positivo. La decisión de Construcciones y Contratas de adquirir esas acciones es otro gesto que les honra. Las cosas ahora parecen estar claras. Mario Conde ya no tiene ni a Juan Abelló ni a los ‘Albertos’ que le dificulten para llevar adelante su proyecto de gestión. Ahora tiene que demostrar que es capaz de hacerlo.

25 Febrero 1989

La paz del gobernador

CINCO DÍAS (Director: Luis de Benito)

El Gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, se ha visto en la obligación de mediar entre los principales protagonistas de la fusión de los bancos Español de Crédito y Central para, a la vista de cómo están las cosas, pedir prudencia y exigir entendimiento. Mariano Rubio actúa, pues, de pacificador en una situación de máxima gravedad, ya que, entre otras cosas, afecta a la mayor entidad financiera del país y, en consecuencia, a la línea de flotación del sistema económico español.

Tampoco ha dudado el gobernador en reunir a los presidentes de los denominados ‘siete grandes’ para, en su papel de máxima autoridad monetaria, recordarles que hay una serie de consejos de obligado cumplimiento que sus entidades no deben olvidar y que, a pesar de que el Banco de España se ha visto obligado a adoptar recientes y drásticas medidas, no se descarta que puedan llegar otras de más profundo calado en caso de que no exista una auténtica y eficaz cooperación.

Mariano Rubio, pues, se ha convertido en el auténtico ‘apagafuegos’ de una situación económica demasiado recalentada en la que, sin embargo, su actuación en anteriores ocasiones ha servido también para echar leña a la ya de por sí demasiado encendida caldera. No está mal que el gobernador se dedique a pacificar. Pero la pregunta debe surgir de forma espontánea e inmediata: “¿Quién está dispuesto a pacificar al gobernador? Al fin y al cabo siempre se ha dicho que no es una buena táctica la de ser juez y parte. Mariano Rubio, en perfecta consonancia con Economía, ha sido el verdadero artífice de algunas operaciones que, al no salir como se habían diseñado, ahora queman y necesitan algo más que agua para dejar de arder.

by BeHappy Co.