15 noviembre 1988

Publica fotos que muestran a Paesa hablanco con la testigo y luego trasladándose al ministerio de Interior

DIARIO16 publica que Francisco Paesa presiona a testigos del caso Amedo para que declaren a su favor y lo vincula con Interior

Hechos

El 15.11.1988 el periódico DIARIO16 desveló que D. Francisco Paesa intentaba convencer a la ex novia de Michel Domínguez (imputado por el caso GAL) de que testificara a su favor.

Lecturas

Paesa   D.Francisco Paesa

Desde 1987 la Audiencia Nacional investigaba en el juzgado de D. Baltasar Garzón una posible vinculación entre la organización ilegal antiterrorista GAL y el policía español D. José Amedo Fouce y su ayudante, también policía D. Michel Domínguez.

D. Melchor Miralles y D. Ricardo Arquéz, periodistas de DIARIO16 habían realizado la primera investigación contra estos. Apareció el testimonio de doña Blanca Balsategui, ex novia del Sr. Dominguez (mano derecha del Sr. Amedo) que tras contar cosas sobre los GAL tanto al Sr. Miralles como al batasuno Montero, posteriormente las había desmentido ante el juez Garzón. Pues resultó que la Sra. Balsategui estaba siendo presionada-pagada en varias reuniones con un tipo llamado don Francisco Paesa, que le dijo “el Gobierno puede caer si tú dices la verdad”. En una de esas reuniones, la Sra. Balsategui le pasó el soplo al Sr. Miralles, que se plantó allí con fotógrafo incluido que tomó las instantáneas del encuentro. Después, a escondidas, el Sr. Miralles y su compañero siguieron al Sr. Paesa, que acabó entrando en el ministerio de Interior, todo el recorrido quedó  fotografiado en  instantáneas, con  lo que el Sr. Miralles   pudo  publicar  que Interior estaba intentando coaccionar a los testigos.

Del “caso Amedo”. Dos días más tarde, el columnista de DIARIO16, don Gabriel Albiac volvía a culpar al Gobierno y echaba en cara el silencio de la oposición y la sociedad en general ante los aparentes intentos de Interior por “tapar” el caso: “la voluntad de cerrar los ojos es la antesala del nazismo” dice en un artículo en que dedica toda clase de calificativos tenebristas a la desaparecida banda terrorista, algo curioso teniento en cuenta la posición del Sr. Albiac con determinados conflictos internacionales.

Me aterra más, infinitamente más que la casi obvia realidad del carácter parapolicial del GAL y su muy probable inserción profunda en el corazón del aparato del Estado – con ser esto ya de por sí, espeluznante – la honda pasividad ciudadana con que el desvelamiento de la existencia de un semejante museo de los horrores en los subsuelos del poder está siendo acogido. Ese tono displicente y cínico hiela literalmente el alma. (D. Gabriel Albiac, DIARIO16, 17-11-1988)

Pero lo mejor iba a llegar esa misma noche. En TVE estaba previsto un debate en el programa “Derecho a discrepar” del Sr. Gozalo entre el ministro de Interior, don José Luis Corcuera, y el director de DIARIO16, don Pedro José Ramírez y otras personalidades como el columnista de ABC don Federico Jiménez Losantos. En el ambiente previo al debate el Sr. Jiménez Losantos comentó: “Que nadie espere que yo venga hoy aquí a pelearme con Pedro J.” Sonó al gong, y el Sr. Corcuera y el Sr. Ramírez iniciaron el primer asalto.

15 Noviembre 1988

Una testigo del caso Amedo incitada a cometer perjurio

Melchor Miralles & Ricardo Arqués & José Carlos Duque

Leer

B. B. S. amante de Michel Domínguez y testigo del caso Amedo, fue incitada a cometer perjurio y mentir en su declaración ante el juez por un hombre que se identificó como Alberto Seoane, aunque su verdadero nombre es Francisco Paesa Sánchez.

Francisco Paesa, en sus entrevistas con B. B. S., le dijo a la testigo que estaba cumpliendo ‘una misión para un Ministerio’ y le advirtió que sus manifestaciones no afectaban sólo a Amedo y Domínguez, ‘sino también al Gobierno, que puede caer si dices la verdad ante el juez’.

Tras la segunda entrevista que mantuvieron la testigo B. B. S. y Francisco Paesa, éste se dirigió en su coche hasta el Ministerio del Interior, aparcando su vehículo junto a la fachada principal del mismo.

B. B. S. fue también coaccionada por José Amedo y Michel Domínguez para cometer perjurio. Ante las presiones recibidas, la testigo hizo una primera declaración siguiendo las instrucciones recibida, pero después decidió relatar toda la verdad al juez Garzón y denunciar las coacciones recibidas.

Francisco Paesa Sánchez es un industrial que reside en Ginebra (Suiza), que adquirió notoriedad en los primeros años setenta por sus relaciones sentimentales con Dewi Sukarno, viuda del que fuera presidente de la República de Indonesia, Ahmed Sukarno.

Por otra parte el inspector Michel Domínguez Martínez se negó ayer a celebrar un careo con su amante B. B. S. y con la amiga de Amedo, I. G. P.

El juez Garzón ordenó ayer que Amedo y Domínguez permanezcan incomunicados hasta que finalicen las investigaciones sobre estos hechos concretos.

(…)

Francisco Paesa Sánchez tenía un piso en Madrid, próximo a la Ciudad de los periodistas. En esta vivienda reside en la actualidad José Luis Semprún, aunque el piso no está a su nombre. DIARIO16 no publica la dirección y el teléfono, pese a que, obviamente, los conoce.

José Luis Semprún trabaja en el diario ABC junto a su hermano Alfredo. Ambos son hijos de Alfredo Semprún, periodista que en su día fue nombrado policía honorarios por uno de los Gobiernos del general Franco.

Alfredo Semprún hijo fue el redactor de ABC que, junto a José María Zuloaga, firmó las información sobre las famosas cartas portuguesas. Alfredo Semprún accedió a la petición de José Gracio Ribeiro, el abogado que gestionó esos textos, para que su nombre no apareciera en el diario madrileño.

El Análisis

Éxito periodístico indiscutible

JF Lamata

DIARIO16 deslizó la idea de que la testigo era ‘presionada’, aunque según el relato no hubo ninguna amenaza, sino entrega de dinero, por lo que, en todo caso, la palabra sería ‘sobornada’. La ex de Michel Domínguez dice una cosa al juzgado negando la versión sobre el ‘caso García Goena’ que defendía DIARIO16. Luego la misma señora cambia su versión ante la prensa y dice a DIARIO16 que mintió porque le pagó para ello el Sr. Paesa. No sabemos si esta segunda versión fue también pagada – en este caso por los periodistas o por los batasunos de la acusación particular – o no. Si el periódico se hubiera limitado a publicar el cambio de versión la cosa hubiera tenido poco valor. Pero es que el periódico incluyó algo más: el soporte gráfico. Ya no era sólo un «se dice», era un hecho que el Sr. Paesa, agente de interior, mantenía contactos con los testigos del ‘caso Amedo’.

Judicialmente la cosa no tendría demasiado valor (tanto Amedo como Domínguez serían absueltos del ‘caso García Goena’), pero periodísticamente fue un éxito indiscutible. El mismo día en que salía aquella historia el director del periódico, D. Pedro J. Ramírez, se las veía cara a cara con el ministro de Interior felipista, D. José Luis Corcuera. Aunque, curiosamente, en el tenso debate que mantuvieron entre ambos no salió el tema del Sr. Paesa, aunque sí se habló de los GAL. En lo que se refiere al Sr. Paesa, volvería a ser protagonista años después de otro inquietante caso, el ‘caso Roldán’.

J. F. Lamata