Search
En menos de 24 horas la policía anunció la detención de los participantes, afiliados de Alianza Nacional, la Falange y Democracia Nacional

El acto independentista de la Blanquerna, sede de la Generalitat en Madrid, ‘escracheado’ por militantes de ‘La España en Marcha’

HECHOS

  • El 11 de septiembre de 2013, sobre las siete y media de la tarde, varias decenas de personas se congregaron con banderas de España y símbolos de Alianza Nacional y la Falange ante la librería Blanquerna. Penetraron entonces al interior del establecimiento al grito de “No Nos engañan, Cataluña es España”. Una vez allí, arrancaron el atril y la senyera que presidía el acto y tras corear sus consignas abandonaron el local.

LOS MOMENTOS MÁS TENSOS DE UN ESCRACHE DE 60 SEGUNDOS DE DURACIÓN

LOS EMPUJONES ENTRE SÁNCHEZ LLIBRE Y FERNANDO FERNÁNDEZ

  El diputado D. Josep Lluis Sánchez Llibre, de la formación democristiana Unió (elegido dentro de la coalición Convergencia i Unió) fue uno de los protagonistas de la jornada por pegar un empujón al ultra D. Jesús Fernando Fernández pese a la diferencia de tamaño entre ambos. El Sr. Fernando Fernández le devolvió el empujón tirándole al suelo, ante lo cuál el Sr. Sánchez Llibre amenazó con una barra de hierro. El Sr. Fernando Fernández fue detenido poco después.

  D. Pedro Chaparro, líder de juventudes de Democracia Nacional, arrebató el micrófono de D. Josep María Bosch, delegado de la Generalitat en Catalunya en Madrid.

  D. Juan Luis López tiró el atril y se encaró con el Sr. D. Josep María Bosch.  

 El Jefe Nacional de Falange, D. Manuel Andrino, participó en el escrache con gafas de sol.

 D. José Pedro Cruz Sanz sin militancia en ningún partido, se sumó al ‘escrache’ con las manos en los bolsillos.

PEDRO PABLO PEÑA JUSTIFICA LO OCURRIDO

 El ‘cerebro’ de la formación política Alianza Nacional es su presidente D. Pedro Pablo Peña, conocido abogado de activistas de extrema derecha, que tras los sucesos fue invitado al plató de INTERECONOMÍA TV desde donde defendió la forma de actuar de los militantes de su partido manteniendo una discusión con el dirigente nacionalista vasco D. Iñaki Anasagasti, presente en la Blanquerna durante el suceso.

12 Septiembre 2013

“La España en Marcha”: la extrema derecha busca reorganizarse

Antonio Maestre

La policía detuvo el jueves a doce personas por su participación en el ataque fascista contra los asistentes a los actos institucionales de la Diada en Madrid que se produjeron en la librería la Blanquerna. A los asaltantes se les imputan unos delitos de daños, desorden público y atentado contra los derechos fundamentales. La agresión, en la que pudieron verse banderas de Falange, Democracia Nacional, Alianza Nacional y el Nudo Patriota Español, se engloba en una nueva vía que estos grupos de extrema derecha intentan tomar ante la escasa representatividad que tienen en el panorama nacional.

La iniciativa que enmarca estas acciones se denomina «La España en Marcha» o LEM, usado como acrónimo, y que comenzó tras muchos acercamientos y reuniones con la emisión de un manifiesto conjunto firmado por varios partidos con la intención de presentar una candidatura única que aspire a mejorar los exiguos resultados que a día de hoy han tenido.

El manifiesto, presentado el pasado mes de julio y firmado por La Falange, Nudo Patriota Español, Alianza Nacional, Movimiento Católico Español y Democracia Nacional, busca establecer una nueva política unitaria para ganar peso en el panorama político español. «La España en Marcha» nace con un ideario común de 16 puntos entre los que destacan la derogación de la Constitución, la prohibición de las ideas secesionistas, el cese de la inmigración, la oposición radical al aborto y la eutanasia, la abolición del matrimonio homosexual y la eliminación de las autonomías. Eduardo Arias, miembro de Nudo Patriota Español y uno de los promotores de la iniciativa, aspira a que sea una formación que tenga influencia en futuros pactos de gobierno.

La presentación de esta unión de partidos tendrá su puesta en escena el próxima día 12 de octubre en Barcelona, tal y como anunciaron en la web patriotas.es el pasado 18 de julio, un día después de la publicación del manifiesto. Entre las acciones previstas celebrarán el 28 de septiembre un acto previo a la presentación del 12 de octubre que han denominado » Quema de trapos separatistas».

Este intento de unir a los partidos de extrema derecha no cuenta con todas las adhesiones que se suponen a un movimiento integrador. Norberto Pico, jefe nacional de Falange Española de las JONS, cuenta a este diario que ha decidido no unirse a la plataforma de partidos de extrema derecha «La España en Marcha». Además, su grupo se ha desmarcado de la agresión en la librería Blanquerna.

La idea de esta política unitaria de la extrema derecha española nace de la nula representatividad que estos grupos tienen por separado en las elecciones. La razón de este escaso peso en el panorama político español se debe a la disgregación de las fuerzas de extrema derecha y al poder acaparador del voto conservador que tiene el Partido Popular. En el año 2009 un informe de FAES titulado ¿ Dónde están los votantes? daba las pautas y una serie de consejos para que el Partido Popular recogiera el nicho de votantes de extrema derecha. El texto consideraba que este grupo de votantes iba a ir en aumento en un contexto social con un gran número de inmigrantes, una crisis severa y unas tasas de paro en aumento. El informe recoge que el PP debería cuidarse de no dejar ningún espacio en la derecha que pudiera ser recogido por otro partido que le privara de la victoria en las elecciones de 2011.

FAES aconseja ser consciente de la importancia del aumento de la cola de votantes de extrema derecha, basado en la teoría del Long Tail de Cris Anderson, y recomienda usar las nuevas tecnologías para captar el voto de extrema derecha de cara a las pasadas elecciones generales. Lo cierto es que los partidos que forman parte de «La España en Marcha» sufrieron un descenso significativo en las elecciones de 2011 en comparación con las generales anteriores. En 2008 los partidos que forman la coalición pasaron de tener 20.175 votos a tan sólo 4.760 en 2011.

La violencia de la extrema derecha

En julio de 2005 la policía desmanteló en la operación Panzer a un grupo denominado Frente Antisistema. Los 18 miembros detenidos de la organización fueron acusados de asociación ilícita por justificar el III Reich, divulgar el nacionalsocialismo y alentar el odio contra inmigrantes y homosexuales. Además les fueron requisadas diversas armas, entre ellas un lanzallamas, robadas de dependencias del Ejército. Uno de los detenidos, Pedro J. Cuevas, había ya sido condenado a 4 años de prisión por el homicidio del joven antifascista Guillem Agulló. Uno de los detenidos en la operación Panzer, Juan Manuel Soria Monfort, se presentó en 2008 para el Congreso en las listas de Alianza Nacional, uno de los partidos firmantes del manifiesto conjunto. Entre los detenidos se encontraba un concejal de Silla, en Valencia, y varios trabajadores de la empresa Levantina de Seguridad, de la que es dueño el abogado José Luis Roberto, líder del grupo de extrema derecha España 2000.

Uno de los miembros más peligrosos y violentos que forman parte de estos grupos de extrema derecha es Alberto Ayala Cantalicio, miembro del grupo Ultras Sur y próximo a Falange. Ayala Cantalicio concurrió a las elecciones con Falange y posteriormente en 2008 con Nación y Revolución, otro partido de extrema derecha que cambió de nombre en varias ocasiones hasta que con la denominación de Movimiento Social Republicano se unió a España 2000. El líder del MSR Juan Antonio Llopart fue condenado por una sentencia del tribunal superior de Valencia a dos años por un delito de difusión del genocidio.

Ayala Cantalicio ha sido detenido hasta en seis ocasiones y acusado de lesiones, daños, y atentado contra los derechos fundamentales. Alberto Ayala, a través de la asociación cultural y deportiva Vieja Escuela Madrid, sigue en contacto con los grupos y partidos de extrema derecha. De hecho la asociación que él preside fue una de las que pidió a la Delegación del Gobierno de Madrid los permisos para realizar varias manifestaciones, entre ellas una manifestación ultra el día que el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao iban a celebrar la final de Copa del Rey el pasado año en Madrid. La asociación Vieja Escuela Madrid sirve como herramienta a este miembro de los grupos neonazis para dar conferencias supremacistas, además de ser usado como gimnasio donde los miembros del grupo practican deportes de lucha tales como el boxeo y el kick-boxing.

La asociación mantiene vínculos con el grupo neonazi » Juventudes Canillejas», escindido de Combat España, que fuera considerado por la policía uno de los grupos más peligrosos de Madrid.

by BeHappy Co.