Search
El diario ABC reprocha al diario EL MUNDO que se haga eco de informaciones falsas suministradas por el ministerio del Interior

El diario EL MUNDO acusa al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, de haber tenido una cuenta con 13 millones de euros en Andorra

HECHOS

  • El 27.10.2014 el diario EL MUNDO publicó que el alcalde de Barcelona, D. Xavier Trias, de Convergencia i Unió, estaba siendo investigado por Las Fuerzas y Cuerpos de Serguridad del Estado ante la posibilidad de que ‘ocultara’ en Andorra ‘al menos 12,09 millones de euros’.

El 27 de octubre de 2014 el diario El Mundo publica una información firmada por D. Eduardo Inda Arriaga, D. Esteban Urreiztieta y D. Fernando Lázaro que asegura que el alcalde de Barcelona tiene una cuenta en Suiza con 12,09 millones de euros. El político señalado lo desmiente desde la portada de La Vanguardia el 1 de noviembre de 2014.

EL PRIMER ZAMBOMBAZO

Cuenta_Trias_01 El día 27.10.2014 el diario EL MUNDO publicaba en su portada la información en la que se afirmaba que el alcalde de Barcelona había tenido 12,9 millones de euros en una cuenta de Andorra y que estaba siendo investigada.

Urreiztieta_Inda La información estaba firmada por los periodistas D. Esteban Urreiztieta, D. Eduardo Inda y D. Fernando Lázaro.

Cuenta_Trias_02 Ante el enérgico desmentido del Sr. Trias y su anuncio de medidas legales contra el periódico, el diario EL MUNDO publicó una segunda portada en la que hasta desvelaba el número de cuenta que, supuestamente, estaba a nombre del Sr. Trias en el banco UBS de Andorra.

Cuenta_Trias_03 El 1.11.2014 el diario LA VANGUARDIA publicó en su portada la imagen del alcalde de Barcelona, D. Xavier Trias mostrando la carta en la que el banco UBS aseguraba que el Sr. Trias no tenía ninguna cuenta en la citada entidad.

EL DIARIO ABC RECHAZÓ AQUELLA INFORMACIÓN ANTES DE QUE LA PUBLICARA EL MUNDO

La información que publicó el diario EL MUNDO y que no pudo demostrarse había sido antes suministrada al periodista de investigación del diario ABC, D. Javier Chicote, según revelaría el  columnista de ABC, D. David Gistau. Pero el ABC descartó publicarla por no considerar la información suficientemente corroborada.

27 Octubre 2014

Un nuevo caso que ratifica a CiU como el partido de las ‘mordidas’

EL MUNDO (Director: Casimiro García-Abadillo)

LLUEVE SOBRE mojado en CiU. Según ha podido saber EL MUNDO de fuentes financieras andorranas, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, también podría ocultar una inmensa fortuna en el Principado. En concreto, el convergente Trias habría transferido 12,9 millones de euros de la Union de Banques Suisses (UBS) a Andorra el 13 de febrero de 2013, coincidiendo con la apertura de la primera investigación judicial en la Audiencia Nacional sobre las trapacerías de la familia Pujol y apenas tres meses después de que la publicación del borrador de un informe policial dejara claro que la Udef seguía el rastro de la pista helvética.

La Policía apuntó que Jordi Pujol, Marta Ferrusola y sus hijos Jordi y Oriol ocultaban 137 millones en la banca Lombard. Además, en el mismo informe se hacía referencia al dinero que el padre de Artur Mas ocultó en Liechtenstein y se señalaba al actual presidente de la Generalitat como «testaferro de los Pujol». Por si el contenido de esta investigación fuera poco, las confidencias de la ex novia del primogénito, Victoria Álvarez, sobre los viajes a Andora con bolsas llenas de billetes de 500 euros terminaron de disparar las alarmas en CiU. La coalición estaba cercada por la Justicia por el caso Palau. Si tenemos en cuenta queel empresario Félix Millet, saqueador confeso del Palacio de la Música Catalana y amigo personal de Trias y del ex Molt Honorable, también tenía una cuenta en Ginebra, no parece aventurado pensar que el alcalde de la segunda mayor ciudad de España decidiera transferir su dinero evadido a Andorra para eludir las pesquisas policiales.

Más difícil resultaría entender que Xavier Trias –que no es empresario ni se le conoce herencia– haya logrado hacerse tan rico en su actividad política si desde 1988 sólo ha percibido un sueldo tasado en los presupuestos. Como en el caso de la familia Pujol, todo apunta a que se trataría de una fortuna acumulada a partir del cobro de mordidas a cambio de contratos públicos. No hay que olvidar que el alcalde barcelonés ocupó importantes responsabilidades públicas durante el pujolismo, primero como consejero de Sanidad y más adelante al frente de la Conselleria de Presidencia y la Portavocía del Govern.

Requerido por este periódico, el entorno del alcalde de Barcelona se ha limitado a negar la mayor, pero sin explicaciones convincentes. Trias debería aclarar urgentemente el origen de esas cuentas en Suiza y Andorra. Y CiU debe evitar la tentación de seguir mirando hacia otro lado ante la corrupción de sus dirigentes.

Habrá que estar atentos a ver cómo este nuevo caso de aparente enriquecimiento y de evasión fiscal que podría protagonizar otro referente de Convergència afecta –por ejemplo– a las «jornadas de reflexión» convocadas ayer por el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, para el próximo 22 de noviembre con el objetivo de lanzar su «nueva alternativa» ante la «cuestión catalana».

Este escándalo agrava la sospecha de que la corrupción ligada a CiU en Cataluña no puede achacarse sin más a actuaciones personales excepcionales y esporádicas, sino que ha sido la tónica en la cúpula de la coalición y una práctica generalizada a lo largo de tres décadas de hegemonía política e institucional.

03 Noviembre 2014

Lo que opino de Xavier Trias

Miquel Giménez

CONOCÍ AL actual alcalde de Barcelona hace bastante tiempo. Xavier Trias era conseller de la Presidència de la Generalitat, y servidor dirigía y presentaba un programa en la hoy extinta COM RÀDIO. Una emisora que tuve que abandonar finalmente, por cierto, a causa de mis ideas políticas y, no en último lugar, por mi apoyo a la candidatura de Trias a la alcaldía de Barcelona. Allí mandaban los socialistas –fracción caviar– y no veían con buenos ojos que una persona como yo, que había militado en el PSC largos años, diera la espalda a Jordi Hereu y a sus mariachis.

Pero vayamos a lo que interesa. Todo empezó cuando le dije a Trias si quería venir al programa a hacer una especie de balance de final de año. Creo que los dos nos caímos bien a la primera. Debo decir que me honra tener amigos en todos los partidos. La verdad no se vende en ningún supermercado y podemos aprender muchísimo escuchando a los demás.

A partir de aquel momento, invité a mi programa en muchas ocasiones a Trias, incluso cuando ya no era conseller. Mi razonamiento era que, si una persona te parece interesante desde el punto de vista informativo, da igual que tenga cargo o no. El criterio permanece. Merced a esa relación, llamémosla profesional, descubrí a la persona. Xavier es alguien que no parece político: próximo, cordial, con un sentido del humor muy fino, culto y, lo que siempre más me ha impresionado, capaz de sentir emociones y de manifestarlas sin ningún tipo de falso pudor.

No es un político de los que parece que estén en plan estatua, dispuestos a endilgarte un discurso solemne –falsamente solemne– y almidonado; no, Trias es cálidamente humano y humanamente cálido. Claro, el muy bandido es médico pediatra, y el contacto con los niños no te permite olvidar que tú también lo fuiste un día. Ahí nos lleva ventaja don Xavier. Bueno, pues debo decir que a esa relación de amistad personal, de la que me enorgullezco, hay que añadir que Xavier ha estado siempre al lado de servidor cuando los hados de la salud le han sido adversos. El doctor Trias ha sabido ser galeno, amigo, confidente y hermano. Todo en uno. Nunca podré agradecérselo bastante.

Y a lo que vamos. En las páginas de este diario, en el que tengo el honor de escribir estos modestos billetes, se filtraba una noticia policial en la que se decía que el alcalde Trias poseía una cuenta en Suiza. Xavier salió al paso enérgicamente, negando tal acusación y advirtiendo que actuaría legalmente. Estaba en su derecho. Ahora todo indica que, a requerimiento de Trias, la entidad suiza ha confirmado lo que él ya nos había dicho, que de cuentas en el país del chocolate, nanay, y que de escándalo de corrupción, menos.

Soy el primero en defender el librepensamiento –quizás por ello no me llaman de TV3, RAC1, 8TV, ARA, incluso de BTV, y suma y sigue– y creo que este país necesita un enérgico baldeo de justicia y lejía. Defiendo que los periodistas seamos los que estemos en la trinchera más arriesgada, publicando lo que sepamos y sacando a la luz pública los trapos sucios de una clase política demasiado hecha al coche oficial, el privilegio y el trinque. Pero ojo a la hora de disparar. Los daños colaterales y las víctimas inocentes no pueden justificarse por la salva general. No se trata de apuntar al bulto y soltar la artillería. Hoy más que nunca hay que afinar mucho y para eso se precisan tiradores de élite, que sepan dónde ponen la mira y qué munición utilizan. Las armas las carga el diablo.

03 Noviembre 2014

La presión

David Gistau

El Ministerio del Interior está practicando guerra sucia al filtrar a los medios dosieres fabricados únicamente para desacreditar, destruir el prestigio de políticos relacionados con el nacionalismo catalán. ¿Qué hará con su propia conciencia EL MUNDO si la información sobre Trias resulta ser falsa?
Desde que ejerzo esta profesión, la mayor presión ambiental que he conocido es la que sugiere que es mejor no publicar –o comentar– los hechos que perjudican valores colectivos superiores, tales como la Democracia, o la Constitución, o el Estado, al mismo tiempo que fortalecen a sus adversarios. Supongo que tener sobre la mesa la información sobre el GAL representa el paradigma de esta encrucijada. La presión regresa cada cierto tiempo. Ahora la están ejerciendo los que dicen que habría que tapar la corrupción en lugar de denunciarla para no participar en la caída de un gobierno, el colapso del sistema y el advenimiento de una fuerza política extremista que se nutre de lo mismo que destroza a las demás. Estos, por cierto, también dicen que de Podemos no se debería hablar: ¿de verdad sería un ejercicio de honestidad periodística fingir que no existe el primer partido español en intención de voto, que no está ocurriendo algo que involucra a millones de personas? El periodista no debería decidir en función de sus prejuicios qué existe y qué no, eso corresponde al intelectual.
La presión a la que me refiero también proviene ahora del problema independentista en Cataluña. Por ejemplo, un lector convencido de que el periodismo debe autocensurarse ante informaciones veraces u opiniones derivadas de estas que perjudican al Estado frente al independentismo no aprobaría que yo dedique el próximo párrafo a decir que el Ministerio del Interior está practicando guerra sucia al filtrar a los medios dosieres fabricados únicamente para desacreditar, destruir el prestigio de políticos relacionados con el nacionalismo catalán. Que los periódicos, fatuamente, llamen a esto periodismo de investigación es solo un señuelo comercial. Más grave es que al Ministerio del Interior ni siquiera le preocupa que algunos de estos dosieres contienen informaciones falsas, verdaderas difamaciones, como parece ser el caso –aún por confirmar del todo– del que alude al alcalde de Barcelona, Trías. El ministro del Interior en persona ha avalado esta información ante diversos periodistas. ¿Qué hacemos con él si resulta ser falsa? ¿Qué hará con su propia conciencia el periódico que la publicó, EL MUNDO, sin exponerla a cualquiera de las honestas maniobras de contraste que bastaron a Javier Chicote para descartarla?
La conclusión evidente es que estas artimañas de las alcantarillas ponen en duda moral todas las diligencias abiertas al nacionalismo, sobre todo las que rompieron una impunidad de décadas concedida por el propio Estado. Tal vez sea conveniente agregar a esto la inquietud que me produce saber que el Estado dedica recursos a aplastar por motivos políticos las vidas y las honras de individuos. Este gobierno consigue que incluso cuando se trata de un valor colectivo superior uno termine dudando estar en el bando de los honorables.
David Gistau
10 Mayo 2016

La falsa cuenta de Xavier Trias: un caso de intoxicación policial y mediática

Ernesto Ekaizer

La querella que el exalcalde de Barcelona Xavier Trias presentó por la publicación en EL MUNDO de una cuenta falsa en Suiza a su nombre sigue su curso. El titular del juzgado de instrucción número 16 de Madrid, José Emilio Coronado, ha notificado que sigue con el procedimiento abreviado contra tres periodistas del rotativo -Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta y Fernando Lázaro- y la empresa editora del diario por haber publicado la información, referida a una cuenta que se demostró como falsa.

En el auto, al cual ha tenido acceso el diario ARA, el juez desestima los recursos de los periodistas y decide continuar con la causa. La decisión del juez contradice las intenciones del fiscal de Madrid, que había apoyado el recurso presentado por los periodistas. En su escrito, Coronado hace una descripción detallada de cómo se compuso la intoxicación mediática.

Días previos al 9-N

Flashback. Pocos días antes del 9-N, el ministerio del Interior filtró al diario EL MUNDO que Trias había transferido 12,9 millones de euros desde Suiza a un banco andorrano. Para demostrar la veracidad de la información, el diario publicó incluso el número de la supuesta cuenta en UBS. El banco suizo apuntó, días más tarde, que Trias no había tenido nunca ninguna cuenta en la entidad, y el exalcalde decidió querellarse contra los periodistas. Según fuentes judiciales, la información llegó al diario porque la policía y la UDEF querían que la Fiscalía Anticorrupción abriera diligencias contra el alto cargo de Convergència. Según estas fuentes, la filtración buscaba añadir presión al ministerio fiscal para que diese el paso. La Fiscalía lo hizo en paralelo a la querella de Trias, y pocas semanas después dio por cerrado el caso al confirmar que no había ninguna cuenta. La demanda del exalcalde, en cambio, siguió adelante. En el auto, el juez Coronado desmonta la versión de los periodistas y los critica con dureza.

Inda, Urreiztieta y Lázaro -los dos primeros ya no trabajan en EL MUNDO – declararon que ellos sacaron la información de un informe policial en el que figuraba la supuesta cuenta de Trias. Coronado pidió a la policía si su investigación había acreditado que la cuenta existía: «No se ha podido identificar al titular de la cuenta bancaria”, respondió el jefe de la UDEF, Manuel Vázquez López.

Con esta respuesta, el juez cuestiona la profesionalidad de los periodistas: «La información contradice totalmente lo que han manifestado los investigados referido a que, a través de fuentes policiales, les llegó la noticia contrastada de que esta cuenta era titularidad del alcalde de Barcelona».

El magistrado cree que Inda, Urreiztieta y Lázaro no comprobaron la noticia: «Aunque fuera verdad que tuvieran acceso al informe policial, esto no los autoriza a publicar la información, ya que no estaba contrastada». Coronado recuerda que tanto Trias como UBS negaron los hechos posteriormente, y después la Fiscalía Anticorrupción lo corroboró. «Archivó el caso a finales de noviembre de 2014 [….] por entender que no había suficientes elementos para seguir adelante. Por lo tanto, resulta claro y evidente que la información no estaba contrastada por ninguna fuente oficial. Si hubiera sido contrastada, como aseguran los investigados, la Fiscalía habría formulado una querella criminal en la Audiencia Nacional».

La UDEF niega la filtración

El juez no se implica en el papel de la UDEF en toda la filtración, aunque Trias siempre consideró el hecho como una acción de «guerra sucia» del Estado. Coronado apunta que la querella presentada por el ex alcalde buscaba «conocer si la UDEF informó a los investigados de que la cuenta era titularidad de Trias y si estaba contrastado. Y la respuesta policial es clara y contundente: no ha tenido constancia». El magistrado aprovecha para criticar una vez más a los periodistas: «En definitiva, los investigados pudieron tener acceso al informe pero no constataron su veracidad y lo dieron por bueno sencillamente por venir de la policía».

Ernesto Ekaizer

El Análisis

NO ES FALSEAR, PERO...

JF Lamata

«¡EL MUNDO mintió! ¡EL MUNDO mintió!» Podrían gritar algunos, pero no sería exacto. Ni siquiera aunque se demostrara feacientemente que el Sr. Trias nunca tuvo una cuenta ni en Andorra ni en Suiza podría considerarse que EL MUNDO mintió, porque lo que EL MUNDO se limitó a publicar es que el Sr. Trias ‘estaba siendo investigado’ por si la tenía y no que la tuviese. Por tanto, sólo tenían que acreditar que había habido una investigación sobre el Sr. Trias y punto.

Hasta aquí la parte legal, pero luego está la otra parte, la intencional, y tiene gracia que fuera precisamente un ex periodista de EL MUNDO como el Sr. Gistau el que pusiera la lupa en este punto… si no estaba acreditado que tuviera la cuenta, si sólo era una investigación que andaba por ahí… ¿no debería EL MUNDO haber intentado averiguar si tenía o no la dichosa cuenta antes de lanzarse a informar que la investigación se estaba produciendo? ¿O es que era más importante hacer un gran despliegue con la noticia para transmitir la idea de que el Sr. Trias era otro evasor fiscal como D. Jordi Pujol que asegurarse de que los hechos denunciados fueran verdad?

J. F. Lamata

by BeHappy Co.