Search
La versión oficial es que murió al estrellarse en su avión en Mongolia cuando trataba de huir por haber sido detectado un supuesto complot suyo para asesinar a Mao y tomar el poder

Extraña muerte del ‘número 2’ del comunismo chino, Lin Piao [Lin Biao], tras ser acusado de ‘alta traición’ contra Mao Zedong

HECHOS

El 13.09.1971 murió Lin Piao.

20 Noviembre 1971

Rumores sobre Lin Piao

LA VANGUARDIA (Director: Horacio Sáenz Guerrero)

Hace poco más de un mes y a raíz de los rumores acerca de la muerte a enfermedad de Mao y de Lin Piao, y también sobre la supuesta fuga del ex presidente Liu Shao Chi a la URSS, comentábamos en esta columna que nos resistíamos a darle crédito; y concluíamos que nos inclinábamos a creer en la existencia de un conflicto abierto entre los partidarios de la línea de Mao y el grupo ultraizquierdista que nació al amparo de la Revolución Cultural.

Pues bien, desde hace un par de semanas ha vuelto a circular de nuevo y con mayor insistencia que en la anterior ocasión otra oleada de rumores, esta vez todos ellos centrados en torno a la eventual suerte corrida por el delfín de Mao, Lin Piao.

Mientras unas fuentes insisten en que se hallan gravemente enfermo – a causa de las heridas de guerra y la tuberculosis – otras afirman que murió en el avión chino que se estrelló el 12 de septiembre, y que junto con él perecieron altos jefes militares, cuanto trataban de escapar a la Unión Soviética; inclusive se añadía que el ministro de Defensa, había intentado por tres veces eliminar físicamente a Mao.

Nos cuesta creer en la verosimilitud de esta información: porque el asesinato de altas jerarquías chinas no es precisamente estilo que caracterice la lucha por el poder en la República Popular (recordemos, por ejemplo, que no se recurrió al atentado cuando la revolución Cultural); porque el accidente aéreo no fue confirmado por Mongolia hasta el 30 de septiembre, y ni Ulan Bator ni Moscú han intentado explotar políticamente tal hecho, lo que parece confirmar que a bordo del aparato no iba Liu Shao Chi ni tampoco Lin Piao.

Hace unos días, la prensa soviética publicaba comentarios acerca de la caída en desgracia del delfín de Mao, y anteayer Radio Moscú añadía que el ministro de Defensa y altos jefes militares habían sido purgados; en resumen, se inclinaban a creer que se trataba de una muerte política. Simultáneamente, la revista de Pekin ‘China en imágenes’ reproducía en la portada y en páginas interiores fotografías de Lin Piao – solo o en compañía de Mao – y un diario de Hong Kong afirmaba que se encontraba en la capital de la República Popular, pero bajo arresto domiciliario.

Ante esta increíble confusión de rumores algunos de los cuales participan más de las características del género ciencia-ficción que del comentario político, creemos – con todas las reservas a que la complejidad del caso obliga – que prosigue en China la lucha entre los partidarios de Mao y los extremistas del grupo ’16 de mayo’ y que a ello se añade, además, una voluntad cierta de eliminar el culto a la personalidad.

El conflicto político puede concretarse en dos aspectos: en política exterior, la invitación cursada al presidente Nixon para que visite Pekín; en política interior – aspectos más importante – el propósito de Mao de que el poder militar, que tanta relevancia adquirió a raíz del papel desempeñado durante la Revolución Cultural, vuelva a quedar subordinado a la efectiva dirección del Partido (renovado a escala nacional y sometido al control de su jefe indiscutido). Ello explicaría el radical cambio introducido en las manifestaciones masivas – la del día primero de octubre por ejemplo – y que los altos jefes militares no estén, de un tiempo a esta parte, presenten en los actos públicos y oficiales que se celebran en la capital china.

Por otra parte, hay otro aspecto interesante y que, a nuestro entender, se relaciona muy directamente con lo ya expuesto: la campaña para eliminar el culto a la personalidad. El hecho de que en los brindis no se mencione a Lin Piao, que hayan desaparecido en las calles los retratos no sólo de él, sino inclusive de Mao, la retirada de las librerías del Libro Rojo, etc, puede bien ser interpretado como una consecuencia lógica de este cambio, ‘Bandera Roja’ comentaba últimamente: ‘La historia es ccreada por el pueblo… Un individuo sólo puede desempeñar un papel activo en la historia cuando refleja la voluntad de las masas populares’.

No tardaremos en saber sin Lin Piao ha pasado simplemente a un segundo plano por las causas expuestas o bien ha sido en verdad arrinconado políticamente por su desacuerdo con Mao y su apoyo a los extremistas.

by BeHappy Co.