Search
Después del documental 'La Obsesión de Encarna' de TELECINCO, las dos principales cadenas privadas han dedicado multitud de tertulias ha vapulear a la fallecida, que ya no puede defenderse

Los programas del corazón de TELECINCO y ANTENA 3 TV trituran a Encarna Sánchez tachándola de autoritaria, hipócrita y lesbiana

HECHOS

El 31.01.2007 Dña. Cristina López Schlichting publicó en LA RAZÓN el artículo ‘Tumba profanada’.

tomate_estreno cantizano_A3bandas Los programas ‘Aquí hay Tomate’ de TELECINCO (presentado por D. Jorge Javier Vázquez y Dña. Carmen Alcayde) y ‘En Antena’ de ANTENA 3 TV (presentado por D. Jaime Cantizano) han dedicado multitud de reportajes a analizar lo mala que era Dña. Encarna Sánchez, con diversos testimonios.

31 Enero 2007

Tumba Profanada

Cristina López Schlichting

Han profanado la tumba de Goyo Ordoñez y encima han sido niños: once vándalos, ocho de ellos menores. Da igual qué paraíso prometa el nacionalismo: aunque se consiguiese, a mí no me gustaría vivir en una tierra donde los jóvenes aprenden a odiar hasta los huesos de los muertos. Hay algo atávico, tribal, monstruoso en esto de estorbar a los difuntos, algo que recuerda al canibalismo de ciertas tribus africanas que devoran los testículos o las entrañas del vencido para incorporar su fuerza o impedir su resurrección. Pero la falta de respeto a los difuntos no se circunscribe al País Vasco. En las teles está de moda destripar la ex vida de los finados y ya no basta morirse para que te dejen en paz – en la paz eterna, en este caso – . Ahora aún con el cuerpo caliente, empiezan unos y otros a sacar a la luz tus debilidades, vicios y pecados para que se enteren tus hijos y nietos. Se suponía que el fin de la religión advenía para una mayor liberación del ser humano, pero está derivando en excusa para hozar entre las vergüenzas que todo ser humano oculta. Encarna Sánchez ha sido un ejemplo de descuartizamiento mucho peor que cualquier proceso inquisitorial y algo apunta a que los profanadores del pasado se disponen a fajarse con Rocío Jurado.

Cuando pregunto a los conductores de estos programas si no les da apuro lo que hacen me contestan, ora que la persona era malísima en vida, ora que como está muerta todo da igual. No les pidan ni perdón ni temor de Dios, conceptos cristianos que ignoran. A la destrucción de la reputación personal del difunto se suma la de su memoria pública. Con un estilo españolísimo, la envidia encuentra en el descreimiento la última posibilidad de arruinar cualquier mérito que una persona haya aportado a la Historia colectiva, sea un gran talento radiofónico, una voz prodigiosa o una obra intelectual. De esta manera nuestra patria mata dos veces a las personas. Mi único consuelo es que los vándalos vascos que han pisoteado las flores de la tumba de Ordoñez no son muy distintos de estos carroñeros mediáticos: este tipo de odio cainita demuestra que todos somos españoles.

by BeHappy Co.