Search
Luis de Benito es el elegido por la ONCE para ser el director de informativos de ONDA CERO

Nace la cadena de radio ONDA CERO, creada por la ONCE de Miguel Durán a partir de la cadena RUEDA RATO

HECHOS

El 26.11.1990 comenzó a emitir la emisora ONDA CERO, propiedad de la ONCE a raíz de las emisoras de RUEDA RATO, como generalista para competir con RNE, SER, COPE y ANTENA 3 RADIO.

D. Miguel Durán, primer presidente de ONDA CERO habla con J. F. Lamata sobre el comienzo de la cadena:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

D. Luis de Benito, director y locutor estrella de ONDA CERO en 1990 habla con J. F. Lamata sobre el nacimiento de la cadena:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Miguel_Duran_ONCE D. Miguel Durán, Director General de la ONCE, fue el artífice de que los ciegos lograran tener su propia emisora de radio.

Mucho más importante fue la aparición periódicos como EL SOL fue la aparición en 1990 de una nueva emisora de radio: Onda Cero, la radio de la ONCE. Los ciegos apostaban decididamente por los medios de comunicación, en una entrevista en Teletaxi a principios de 2008, don Miguel Durán recordaba  como fue la creación de Onda Cero: “Yo tenía la convicción de  que la radio era un medio muy importante para los ciegos porque en la radio todos somos ciegos (…) teníamos la convicción en la ONCE de que podíamos gestionar bien una radio (…) creamos Onda Cero a base de comprar emisoras, compramos la cadena Rato (…) y otras emisoras”. En esa misma entrevista el Sr. Durán explicaba por qué se escogió ese nombre para la cadena: “Tuvimos que elegir el 15 de febrero de 1990, teníamos 75 nombres para elegir y Onda Cero   tenía  la  O  y  la  N y la C y la E de ONCE (…) eran  las siglas  que más reunían las palabras ONCE y Radio”. Pero para que Onda Cero funcionara los de la ONCE necesitaban al mascarón de proa.

«ONDA CERO ES COMPETENCIA PARA TODAS LAS DEMÁS CADENAS DE RADIO»

Una de las emisoras que se mostró más agresiva contra la irrupción de ONDA CERO fue RADIO ESPAÑA (Cadena Ibérica), su máximo responsable, D. Eugenio Fontán hablaba así en una entrevista publicada en ABC el 14 de abril de 1991:

ONDA CERO es competencia directa no sólo para nosotros, sino para todas las cadenas de radio, porque tiene todo el dinero del mundo a través del cupón de la ONCE. Ahora bien, es una competencia que en la última encuesta no ha descollado para nada. En Madrid, nosotros estamos en doscientos cincuenta mil o doscientos setenta mil oyentes y ONDA CERO debe de estar en cuarenta mil aproximadamente.

En octubre de 1991 era el CEO de la Cadena SER (Grupo PRISA), D. Eugenio Galdón el que en una conferencia criticaba la aparición de ONDA CERO: «la pintoresca competencia» de la ONCE desde su «condición privilegiada de monopolio de la lotería rápida». «Este caso no se da en otros países»,

Ciertamente, en sus inicios la audiencia de ONDA CERO era discreta, pero todo cambiaría cuando el Sr. Durán lograra tener a una estrella, o mejor dicho, la estrella. En julio de 1991, el Sr. Durán logró fichar a don Luis del Olmo por un contrato de 600 millones de pesetas al año, convirtiéndose en el locutor de radio mejor pagado de España, por encima de don Iñaki Gabilondo (líder de la mañana con la SER), doña Encarna Sánchez (líder de la noche en COPE) y don José María García (líder indiscutible deportivo en Antena 3 Radio). De esa manera el programa “Protagonistas” abandonaba COPE y se trasladaba a Onda Cero.      

BLAS HERRERO ASOCIA SUS EMISORAS CON LA NUEVA CADENA

  En opinión del diario ABC, la alianza de D. Blas Herrero con la nueva cadena de radio de la ONCE evidenciaba la afinidad con el Gobierno del PSOE (9-3-1991).

 

16 Marzo 1991

Los cuatro pilares de la radio del PSOE

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

El mapa del poder que otorga el dominio de la radio está definitivamente configurado. La aprobación en el Senado de la ley que permite a cualquiera de los 3.000 ayuntamientos españoles disponer de una emisora de FM, desequilibra el contrapeso entre las emisoras independientes y las emisoras controladas, directa o indirectamente, por el poder a favor de éstas últimas. Los socialistas disponen ahora de un poliédrico imperio de las ondas, que se apoya en cuatro pilares: De una parte, RNE; de otra, la Ser en la que el Estado es titular del 25% de las acciones y el Grupo PRISA, afín al Gobierno, adquirió en condiciones ventajosas la mayoría del capital (70%); en tercer lugar, Onda Cero (propiedad de la ONCE) resultado de diversas adquisiciones, la Cadena Rato entre ellas, y de la asociación de Radio Blanca (controlada por Blas Herrero, afín al PSOE) y las emisoras que la Organización de Ciegos ha recibido del Gobierno, y finalmente, las municipales. Frente a este bloque, las pequeñas emisoras independientes y las tres grandes cadenas no vinculadas al poder (Antena 3, Cope y la Cadena Ibérica) están’ en minoría.

16 Marzo 1991

Los cuatro pilares de la radio del PSOE

Javier Bardají

EL mapa de la radio española se ha completado -tras la reorganización de la Onda Media y la concesión en julio de 1989 de las polémicas emisoras de FM al sector privado- con la aprobación esta semana por el Senado de la ley por la que cualquiera de los 8.000 ayuntamientos españoles podrá tener una emisora de FM. Esta será libre de financiarse con publicidad comercial, según consta en la Ley de Organización y Control de las Emisoras Municipales de Radiodifusión. Se configura así un sector público de unas 2.200 emisoras (según las previsiones del propio Gobierno, que son de unas 1.500 municipales) y otro privado de unas mil. Además, la mitad de éstas, las de la Cadena SER y Onda Cero, están controladas por intereses cercanos a los del Gobierno. Las emisoras independientes y las tres cadenas no vinculadas a los poderes públicos -Antena 3, la COPE y Cadena Ibérica- quedan así en minoría. Onda Cero pertenece a la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), organismo vinculado a la Administración. El Estado es titular del 25% de la SER, y el Gobierno favoreció la adquisición por Jesús de Polanco de la mayoría (un 70%) del capital de la cadena en una ampliación de capital que desembocó en la salida del grupo de Eugenio y Antonio Fontán. Los distintos medios controlados por Polanco son considerados como cercanos al Gobierno. E. Fontán encabeza ahora la pequeña Cadena Ibérica. Bernardo Herráez dirige la COPE (dependiente de la Conferencia Episcopal) y Manuel Martín Ferrand, Antena 3 de Radio (grupo La Vanguardia). Miguel Durán, director general de la ONCE, ha sido el cerebro de Onda Cero. Al no reformarse en el Senado el texto de la ley, éste no tendrá que volver al Congreso. De esta forma, tan sólo está a expensas de su publicación en el BOE. Esta rapidez de aprobación va a producir que antes de los comicios autonómicos y municipales del mes de mayo muchas de estas emisoras puedan emitir. Por la Ley de Publicidad Electoral aprobada, las emi

soras municipales podrán emitir propaganda electoral en los comicios municipales pero no en los demás procesos electorales. Aunque el Gobierno prometió que no emitirían antes de las elecciones municipales, EL MUNDO ha sabido que algunos ayuntamientos ya han enviado sus proyectos, con la garantía previa del Gobierno de un rápido dictamen de viabilidad técnica por parte de la Administración central que les permitirá salir al aire cuanto antes. La Asociación Española de Radiodifusión Privada ha criticado desde un principio esta ley por considerar que las radios públicas incurren en competencia desleal al financiarse por la doble vía del erario público y de la publicidad. Actualmente, en OM la radio pública encabezada por RNE tiene concedidos 6.500 KW de potencia mientras que las privadas tan sólo 500 KW. Por lo que se refiere a la FM la radio pública tiene más de 16.000 KW sin contar con las municipales, que según los estudios barajados pueden llegar a dar al sector público 1.200 KW más. Las privadas sólo poseen 4.500 KW.

Según fuentes del sector, el PSOE busca controlar este vehículo de comunicación a través de RNE -que recientemente ha pedido una subvención al Gobierno de 20.000 millones de pesetas, amenazando, si no la recibe, explotar la publicidad en Radio 1, las radios municipales afines y las radios privadas cercanas a los intereses de este partido. El interés del PSOE por la radio se ha reconducido después de fracasar la operación denominada Arco Iris, encabezada por Alfonso Guerra y Guillermo Galeote en el verano de 1989. Por ella se concedieron emisoras de FM a testaferros cercanos a este partido. La inoperancia de estos hombres de paja o el interés por vender las licencias concedidas para conseguir un dinero fácil -se habla incluso de 200 millones de pesetas en algunas de estas operaciones- echó por tierra la operación. La polémica ha resurgido con fuerza al finalizar el plazo para empezar a emitir las 153 emisoras de FM que el Gobierno central concedió en julio de 1989. Ya en aquel entonces promotores de emisoras privadas denunciaron las irregularidades en las concesiones. Meses más tarde se ha demostrado cómo las personas afines al PSOE sin ninguna experiencia en el sector han sido incapaces, en un 60% de los casos, de poner en marcha las emisoras que les fueron concedidas. Por ello anunciaba el jueves el ministro de Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero, la incoación de un expediente de caducidad a veintiséis concesiones de FM que deberían haber iniciado sus emisiones antes de febrero. El Consejo de Ministros deberá aprobar ahora ese expediente que reconoce indirectamente los fallos en las concesiones. Esta situación ha dado lugar a una compraventa y a asociaciones de emisoras por parte de aquellos grupos realmente interesados en completar su cobertura, como es el caso de Onda Cero. Son 300 los recursos presentados contra la adjudicación de emisoras realizada por el Gobierno central, 35 de ellos presentados por Luis del, Olmo, que no recibió ninguna concesión. En fuentes del sector se ha denunciado el hecho de que los peores emplazamientos de estas concesiones se otorgaron a empresas con tradición en el sector que no se podían negar a montar la emisora, mientras que los mejores se «regalaban» a empresas cercanas al PSOE. En este sentido, muchas concesiones no se han dado con el fin de ampliar la cobertura de las grandes cadenas privadas tal y como se prometió. El coste de instalación técnica y la contratación de un solo profesional al cargo de cada emisora ya es dos veces superior a algunas de las previsiones más optimistas de facturación publicitaria en algunos emplazamientos. Las cadenas de radio están consiguiendo por la vía de la asociación lo que se les negó por la vía de la concesión. El caso más elocuente es el de Onda Cero, propiedad de la ONCE, institución que sólo recibió tres concesiones en julio de 1989. Onda Cero ha aprovechado el fin del plazo límite del comienzo de emisión de estas 153 emisoras de FM que culminaba el 14 de febrero para asociar 60 emisoras del «holding» Radio Blanca, las veintisiete que recibió del Gobierno central y las que ha recibido posteriormente por diferentes gobiernos autonómicos. Blas Herrero, que posee el 80% de las acciones de Radio Blanca, ha sido unos de los adjudicatarios más criticados por su afinidad al Gobierno. De estas 153 sólo 90 han comenzado a funcionar y en torno a 50 han pedido una prórroga. Onda Cero también se ha hecho con cuatro emisoras del diario Alerta. Divercisa, propiedad de la ONCE, obtuvo pocas concesiones y decidió incorporar 18 emisoras de la ARI y compró las 63 emisoras de la Rato. Ya en 1991 ha conseguido asociar emisoras como las de Blas Herrero y cuenta ahora con un total de 160 emisoras. 6.100 millones ha sido hasta ahora el precio pagado por todo ello. Miguel Durán ha desmentido que ésta sea una operación que formase parte de las negociaciones que recientemente se han cerrado con la Administración. «Hemos ido a comprar o a asociarnos a aquellas emisoras que nos han interesado para cubrir el territorio nacional. Onda Cero es uno de nuestros proyectos de futuro como cadena emergente que busca un hueco en el mercado», afirma. Otro caso de asociación de emisoras es el de la SER, que ha obtenido 22 concesiones directas de los gobiernos central y autónomos y ha llegado a acuerdos o pactos de programación con otras 54 emisoras. Incluyendo a Radio Minuto, la SER posee un potencial de 241 emisoras en FM yOM. La COPE ha incorporado once emisoras concedidas por el Estado y las autonomías y ha llegado a asociaciones con otras once. Posee 192 emisoras en FM y OM. Antena 3 de Radio posee 84 emisoras propias, incluidas las cinco nuevas. Con Radio 80 y diez asociadas alcanza 115 emisoras de FM. La Cadena Ibérica tiene veintidós emisoras, de las cuales siete son de nueva concesión. RNE, que ha sufrido un proceso de reconversión, posee 303 emisoras, 97 en OM y 206 en FM, repartidas a lo largo de sus cinco filiales.

A la vista de este panorama, uno de los equipos de abogados que con mayor profundidad han estudiado las irregularidades de las concesiones realizadas por el Gobierno, encabezado por Fernando Gutiérrez Laso, abogado de Luis del Olmo, llega a curiosas conclusiones. Se ha podido saber que los dictámenes presentados por los directores generales Francisco Vírseda y Javier Nadal para la adjudicación de las 153 emisoras de FM en 1989 carecen de la menor profundidad técnica. En el caso de Radio Blanca, propiedad de Blas Herrero y ahora asociada a la ONCE, se afirmaba en el dictamen que «resalta especialmente la entidad propuesta con un capital social y un proyecto de inversión en obras e instalaciones, que unido al plan de explotación, resulta ser la mejor oferta». Los acontecimientos no han corroborado precisamente ese análisis.

by BeHappy Co.