Search
Irene Montero y Pablo Echenique reprochan sus protestas a los errejonistas con el hastag 'ÍñigoAsíNo'

Podemos destituye a José Manuel López Rodrigo como portavoz de Podemos en Madrid desatando una guerra tuitera entre ‘pablistas’ y ‘errejonistas’

HECHOS

  • El 23.12.2016 D. José Manuel López fue destituido como portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid siendo reemplazado por Dña. Lorena Ruiz-Huerta.
  • El 24.12.2016 Dña. Irene Montero y D. Pablo Echenique publicaron tuits con el hastag ‘ÍñigoAsíNo’.

D. Ramón Espinar Merino («Pablista»), elegido en noviembre secretario general de Podemos en Madrid ha optado por prescindir de D. José Manuel López Rodrigo (considerado «Errejonista» como portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid mediante un pacto con el sector ‘Anticapitalista’.

Dña. Lorena Ruiz Huerta, del sector ‘Anticapitalista’ de Podemos es la nueva portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid.

MOVILIZACIÓN DE LOS PABLISTAS: «ASÍ NO, ÍÑIGO».

A raíz de la destitución del ‘errejonista’ D. José Manuel López Rodrígo como portavoz de Podemos en Madrid, los ‘pablistas’ acusaron al ‘errejonismo’ de estar haciendo campaña contra el líder del partido. Dña. Irene Montero (diputada de Podemos y novia de D. Pablo Iglesias Turrión) impulsó el hastag #AsíNoÍñigo.

El secretario de Organización de Podemos, D. Pablo Echenique Robba, renunció a ser neutral y también tuiteó el hastag #AsíNoÍñigo.

25 Diciembre 2016

Asaltar los cielos y contraprogramar a Dios

Juan Cruz

Pablo Iglesias, líder de Podemos, que en su lucha por asaltar los cielos ha contraprogramado en el pasado a todo dios (a Pedro Sánchez, al Rey, al PP en su Congreso, incluso al minuto de silencio por la muerte de Rita Barberá), ahora ha contraprogramado al mismo Dios, que nacía para los cristianos a las mismas horas en que sus fieles, comandados por Pablo Echenique, Rafael Mayoral, Irene Montero y Ramón Espinar, arremetían contra el Judas en que convirtieron de la noche a la mañana a Íñigo Errejón, el díscolo verso suelto de la antes compacta formación eclesial.

La reconvención en Twitter creció desde la mañana del 24 con la virulencia que tienen las redes: el primer disparo, y ¡¡boom!!, leña al díscolo. Eso parecía que iba a ser. Pero la flecha se torció. Comenzó Espinar, que había despedido la noche anterior a José Manuel López (otrora considerado por un gran podemita, Juan Carlos Monedero, como “el mejor político de España”). Y luego siguieron los ya citados; Echenique se rezagó, pero terminó diciéndole a Errejón lo mismo que el hashtag oficial marcó en tan señalada fecha: ÍñigoAsíNo. El secretario de organización, asustado quizá por la balasera desplegada, terminó llamando compa al compañero a abatir, como si le pasara la mano por el hombro para quitarle al menos una bala, la suya. Pero Echenique le vino a decir lo mismo a Errejón: o te quitas o te quitan, o dejas de fraccionar o te fraccionamos. Para asaltar los cielos sólo hay un dios verdadero y tú no lo eres, Íñigo. Así no, compa.

Fue un espectáculo diseñado para señalar, como los repudios cubanos (y que Dios me perdone); la cabeza en la picota era la de Íñigo Errejón, por revolverse a favor de López. Ahí estaba su cabeza, para que los fieles dispararan en el hashtag… Las balas se torcieron y se volvieron díscolas, como el hombre que había hablado demasiado. Así que pronto la cabeza que aparecía y desaparecía de este inmenso recuento de dimes y diretes era la del propio líder máximo de la formación que tiene a Errejón, precisamente, como segundo referente político. Ha sido Pablo el que mandó disparar, decían muchos de los afectos, ahora decepcionados por la naturaleza fratricida de la metralla utilizada. Iglesias apareció, pero desde otro lado del templo, felicitando la Navidad: hay que quitársela a los ricos para dársela a los pobres.

Pero el hashtag no desapareció ni desaparecieron, de vez en cuando, los que arreciaban en el temporal que había querido mostrar la indicada flecha, contrarrestados inmediatamente por los soldados de la otra infantería. Así No Íñigo, se transformó, sin demasiada intermitencia, en Así No Pablo, aunque esta innovación no tuvo efecto real en el cielo de Twitter.

Un repaso a ese intercambio descubre la naturaleza del enfado del líder por la reacción de Errejón (y los suyos) ante la defenestración alevosa del anterior mejor político de España del puesto que ocupaba en la Comunidad de Madrid. El mapa que traza esa discusión ya no esconde nada, ni siquiera el compa de Echenique rebajó la tensión.

Lo dijo un tuitero, avanzada la batalla: ustedes entretenidos en Twitter y ni Dios ayuda en la cena. El plato Íñigo Errejón, que habían dispuesto para ser disuelto en las nubes gástricas de la Navidad, estaba demasiado crudo para tanto diente. Ahora habrá que ver que dice Dios. Estará lavándose las manos, como Pilatos.

25 Diciembre 2016

«Por qué participé de #ÍñigoAsíNo»

Pablo Echenique

Hay mucho debate en redes y en medios por la campaña #ÍñigoAsíNo y quiero explicar por qué me sentí obligado a participar.

Antes de eso, quiero decir que me siento muy cerca de muchos de los planteamientos estratégicos de Íñigo Errejón desde el principio de esta aventura. Él lo sabe y muchos de los compañeros y compañeras que lo acompañan en Recuperar la Ilusión (a los que aprecio y con los que me llevo muy bien) también lo saben. Creo que Íñigo y mucha de la gente que está con él son personas indispensables en Podemos y además buenos compañeros; pienso por ejemplo en Pablo Bustinduy o en Jorge Moruno.

Por eso, los que hablan de “ataque” o incluso de burradas como “humillación” sencillamente no nos conocen y, por eso, no entienden nada.

Dicho esto, mis motivos:

Como Secretario de Organización, he visto por todo el estado la siguiente situación:

1.- Se toma una decisión escrupulosamente reglamentaria y absolutamente democrática (puede ser la decisión de un órgano, la elección de una dirección o el resultado de una consulta a los inscritos) y, como pasa con todas las decisiones, nunca llueve a gusto de todos.

2.- El sector o familia afectado por la decisión sale a las redes o a los medios de comunicación en tromba a criticar la decisión (recuerdo: escrupulosamente reglamentaria y absolutamente democrática) y a veces hasta a deslegitimar el órgano o el proceso.

3.- Al día siguiente tenemos portadas de “división en Podemos” o acusaciones de “purga” o “fraude” u otras lindezas.

Resultado: Una organización más dividida, más desgastada a ojos de la ciudadanía, todo el mundo enfadado, los órganos y los procesos deslegitimados, un Podemos más débil y el cambio en nuestro país más lejos.

Como Secretario de Organización de Podemos, he defendido a direcciones de todos los colores de este tipo de ataques que sólo hacen daño a todos y a todas: Canarias, Euskadi, Baleares, Galicia o Madrid me vienen ahora a la mente.

Por eso y cuando he visto con mucho dolor, que en los últimos meses alguna de la gente que acompaña a Íñigo entraba en estas dinámicas, sentí que había que decir algo. Estoy seguro de que es algo que ha pasado en el fragor de la campaña (que nos posee a todos), pero ha pasado.

Mi primer deber como Secretario de Organización de Podemos es proteger el proyecto y, por eso, cuando una familia/corriente empieza a poner sus (legítimos) intereses por delante de la legitimidad de los procesos democráticos y de las decisiones de las direcciones elegidas por la gente, tengo la obligación de decirlo.

Si queremos que Vistalegre 2 no sea una batalla campal, tenemos que respetarnos y aceptar deportivamente los resultados de la democracia interna, nos gusten más o nos gusten menos. Un partido democrático es eso y es que, además, lo contrario es regalarle balas a nuestros verdaderos adversarios: los partidos del “No se puede” y sus amos del poder económico.

En todo caso y si he ofendido a algún compañero o compañera, no tengo ningún problema en pedirle disculpas y mandarle un abrazo fuerte (de hecho, he mandado esto a Íñigo y le he transmitido este sentimiento). Porque Podemos también es eso: cuidarnos entre nosotros.

En cuanto al HT #ÍñigoAsíNo y sin haberlo elegido yo, pone el acento en un punto que creo que es importante: liderar implica dar ejemplo y ayudar a la gente que te sigue a que no se equivoque.

No entra entre mis planes montar una candidatura y una corriente mucho menos, pero si algún día me diese por encabezar una y viese a los que me acompañan haciendo según qué cosas (llamar “chantajista” a Pablo Iglesias, por ejemplo), sería yo el primero que les diría: “Compas, así no”.

by BeHappy Co.