Search
El periodista de ABC acusa a la cadena presidida por José Manuel Lara de ser la que más ha hecho en los últimos años por cuestionar nuestra democracia tal

Ramón Pérez Maura rompe con Atresmedia y anuncia que se arrepiente de haber sido tertuliano de ‘Al Rojo Vivo’ en LA SEXTA

HECHOS

El 1.08.2014 el diario ABC publicó el artículo ‘Que le vaya bonito, señor marqués’ de D. Ramón Pérez Maura.

El periodista de ABC, D. Ramón Pérez-Maura publica el 29 de julio de 2014 un artículo el que anuncia que deja de ser tertuliano de ‘Al Rojo Vivo’ de La Sexta del operador Atresmedia para no ser ‘el tonto útil’ de Atresmedia considerando que La Sexta es propaganda a favor de Podemos y  que Antena 3 TV vive de la crónica negra, postura que es elogiada por otra columna de ABC por D. Luis Ventoso Castiñeiras. El Vicepresidente de Atresmedia, D. Maurizio Carlotti, responderá en Twitter y en un artículo en su blog a ambos periodistas y retará al Sr. Pérez Maura a donar todo lo que ganó en su etapa de tertuliano de La Sexta a la caridad, cosa que hará el Sr. Pérez Maura.

PÉREZ MAURA DONA A CÁRITAS TODO LO QUE COBRÓ QUE LA SEXTA EN SUS AÑOS DE TERTULIANO

Después de que el Vicepresidente de Atresmedia, D. Maurizio Carlotti le echara en cara que durante sus años de tertuliano en LA SEXTA había cobrado hasta 30.000 euros, el Sr. Pérez Maura anunció que donaba exactamente esa cantidad a cáritas.

TUIT DE MAURIZIO CARLOTI

tuits_Carlotti

TUIT DE PÉREZ MAURA

Pérez_Maura_Tuit_Caritas

29 Julio 2014

Que le vaya bonito, señor marqués

Ramón Pérez Maura

«TONTO útil» es un concepto político marxista con el que se define a personas que al defender unos principios acaban convirtiéndose en instrumentos de sus rivales: colaboran involuntariamente en la consecución de aquello que intentan combatir. Y yo quiero declarar que he sido un tonto útil durante los últimos tres años y medio, al intervenir en el programa «Al Rojo Vivo» en La Sexta.

Cuando en enero de 2011 empezó este programa en la cadena alumbrada por gracia de José Luis Rodríguez Zapatero, se enfrentaba a periodistas de posiciones ideológicas diferenciadas. Después La Sexta fue absorbida por Atresmedia, la compañía presidida por el marqués del Pedroso de Lara, vulgo José Manuel Lara. Desde entonces se ha ido cambiando la configuración de los contertulios de manera que los que nos sentamos a la derecha del moderador tenemos siempre enfrente a uno o varios políticos de Izquierda Unida, el PSOE, ERC y en alguna ocasión de Podemos. Como soy un poco zote, he tardado bastante en darme cuenta del juego casi decimonónico en el que estoy participando. Se trata, al fin, del viejo axioma: periodismo y dinero condicionando el resultado electoral. Ahora la ecuación es así: el marqués coloca en sus teturlias a políticos de izquierdas que con sus diatribas contra el sistema dan audiencia a su televisión y esa audiencia da dinero al señor marqués. Es el negocio perfecto. El capitalismo más abyecto celebrado por la izquierda más rancia a la que ese capitalismo le parece muy bien si le genera votos. Siguen la senda ideológica que les señala hogaño su antaño admirado Partido Comunista Chino: aliarse con el capitalismo para sacar de él los mayores beneficios posibles. Y empresarios como Lara y sus socios Manuel Jove y Juan Abelló airean programas de cuya línea editorial dicen discrepar radicalmente, pero no tanto como para perder los ingresos que les generan.

Y para tener una coartada, el señor marqués nos dice que su principal cadena de televisión, Antena 3, tiene una línea editorial diferente. Lo cual es cierto. Pero esa línea es en realidad la misma que tenía el semanario «El Caso» en la mejor época de Eugenio Suárez. En Antena 3 la política nunca tapa un buen suceso.

Es evidente que la libertad de Prensa empieza por garantizar que cada editor puede mantener en sus medios la línea que estime oportuna. Pero esa libertad lleva implícito que cada uno seamos libres de señalar quién esta dónde para que todos seamos conscientes de a qué juega cada uno. Y una televisión del marqués del Pedroso de Lara es la que más ha hecho en los últimos años por cuestionar nuestra democracia tal y como la entiende la mayoría de los españoles. Y aunque no me duelen prendas y confieso que he sido un tonto últil, creo que hay quien merece ese título más que yo y no lo reconoce.

Yo le deseo que le siga yendo muy bien, pero no cuente conmigo. Que le vaya bonito, señor marqués.

31 Julio 2014

EL OUTONTING, Confesar públicamente ser un "tonto

Maurizio Carlotti

Unos días después de la clamorosa confesión de Jordi Pujol, que se ha declarado públicamente evasor fiscal, hoy otra auto inculpación sacude el mundo de los medios.

Ramón Pérez Maura, adjunto al Director del periódico ABC, ha reconocido haber sido un “tonto”, un “tonto útil” añade un poco presuntuosamente.

http://kioskoymas.abc.es/noticias/opinion/20140729/abcp-vaya-bonito-senor-marques-20140729.html

En su columna del ABC Pérez Maura reconoce de no haberse dado cuenta, por zote, que en sus apariciones en el programa de LaSexta “Al Rojo Vivo” participaba de protagonista al “juego casi decimonónico (¿) del tonto útil, un concepto político marxista (sic) con el que se define a personas que al defender unos principios acaban convirtiéndose en instrumento de sus rivales”

Pérez Maura, que empezó su colaboración con LaSexta en el 2011, antes de su fusión en Atresmedia, cuando el programa era seguramente más sesgado, al no participar entonces ningún representante del PP, individua en la influencia de los nuevos accionista, y particularmente en el Presidente del Grupo Planeta, el haber transformado esta TV “en la que más ha hecho por cuestionar nuestra democracia”

La prueba consistiría en la aparición, a partir de la fusión,  de “uno o varios políticos de IU, PSOE, ERC y en alguna ocasión de Podemos” entre los invitados.

Lejos de considerar normal que en una tertulia política tengan cabida todas las distintas y opuestas opciones políticas, Pérez Maura imputa tal cambio a un “viejo axioma: periodismo y dinero, condicionando el resultado electoral. El marqués (con referencia a Lara) coloca en sus tertulias a políticos de izquierdas que con sus diatribas contra el sistema dan audiencia a su televisión y esa audiencia da dinero al señor marqués”

Anticipando la lógica objeción que en Atresmedia hay otros canales de diferente orientación editorial, se refugia en la comparación con el semanario El Caso, extinto desde ya 17 años: “En Antena 3 la política nunca tapa un buen suceso”

Pérez Maura cierra la columna confesando “que he sido un tonto útil, pero creo que hay quien merece ese título más que yo, y no lo reconoce”

En esta columna, publicada sin pre aviso y sin que el autor recibiera por parte del programa o de la cadena ninguna censura o limitación a su libertad a lo largo de más de tres años y medio y 120 participaciones, Pérez Maura demuestra de entender muy poco de lo que está pasando en España,  de concebir el periodismo como una militancia, con la pretensión que los medios, más que líneas editoriales, tengan afiliaciones claras y univocas. Se equivoca a considerar LaSexta como la TV nodriza de Podemos, ya que ha sido buena ultima en invitarlos a sus programas y mucho menos frecuentemente que Cuatro. Habla de dinero, olvidando las decenas de miles de euros que ha cobrado por sus participaciones. Reclama a los demás medios una coherencia editorial que su grupo no manifiesta, más allá de estar siempre alineado con quien gobierne, sea quien sea, allí donde se publican sus periódicos.

Por todo esto comparto solo el 50% del núcleo de la columna de Pérez Maura y eso del “tonto” me lo compro, por ser muy convincente.

Lo que rechazo es el atributo “útil”, por presuntuoso, totalmente inmerecido e injustificado.

Si un tertuliano, en más de tres años y en 120 tertulias no se entera de donde está, con quien juega y a qué se juega, creo que con un “tonto” a secas despacharíamos adecuadamente el expediente.

Por otra parte, si un tertuliano, exponiendo sus ideas,  acaba haciendo el juego del contrario, como reconoce Pérez Maura, creo que la definición de “tonto inútil” se imponga por evidencia.

Y finalmente estoy de acuerdo con Ramón Pérez Maura: si existiera un campeonato mundial de tontos y el decidiera participar, probablemente ganaría solamente la segunda plaza. No por no tener méritos, mas bien por “tonto”

01 Agosto 2014

Principios, ¡todavía!

Luis Ventoso Castiñeira

MUCHO se habla de las calamidades de la clase política, pero la nuestra, la clase periodística, tampoco luce muy boyante. «Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros», proclamaba Groucho Marx con sarcasmo rufianesco. Pero la broma se ha tornado real. La frase cínica del rey del absurdo marca hoy la pauta de conducta de algunos periodistas, especialmente en el fogoso y lucrativo mundo del tertulianismo catódico.

Es ocioso presentar a Ramón Pérez-Maura a los lectores de ABC, pues hace 25 años que disfrutan de sus conocimientos, su coherencia ideológica y su fidelidad a unos principios honorables. Lo que viene propugnando a lo largo de su carrera no es nada atrabiliario ni radical, al revés, millones de españoles comparten sus ideas liberal-conservadoras. RPM está con la monarquía parlamentaria, con la sociedad abierta, con el libre mercado. Además, siente una profunda y erudita admiración por las ejemplares democracias anglosajonas y él mismo encaja en el arquetipo del gentleman inglés. Cierto que es de Santander, pero a lo mejor aquello no deja de ser una Inglaterra mejorada (y con anchoas).

El martes, Ramón escribió aquí una columna donde anunciaba su renuncia a las tertulias de un programa de la izquierda televisiva, tras haber llegado a la conclusión de que ejercía de «tonto útil», pues se trata de un espacio de planteamientos sectarios, que parte del apriorismo ideológico de que vivimos en el apocalipsis por causa del Gobierno conservador, que haga lo que haga se equivoca. En su columna explicaba algo en lo que el gran público no suele reparar: la incongruencia ideológica de quienes sostienen con una mano medios hípercríticos contra Rajoy mientras lo ensalzan en otros también de su propiedad. Otra curiosidad del modelo español es que quienes auspician ese doble juego son canales con capital foráneo, para los que España es solo un lugar donde lucrarse, aun a costa de recurrir al fatalismo exaltado y la chabacanería.

La columna, como sucede tantas veces con la verdad, escoció. Maurizio Carlotti, italiano, exdirectivo de Telecinco y hoy empleado en el grupo de La Sexta, arremetió contra Pérez-Maura vía Twitter. Con bajo estilo, hizo públicos los emolumentos recibidos por el periodista como contertulio del programa y lo emplazó a devolver el dinero. Pero en su boutade Carlotti no contó con un detalle: todavía existen periodistas coherentes, leales a sus principios, incluso cuando el precio es alto. Ramón cogió la minuta (30.000 euros) y la ha donado a Cáritas, pues no quiere sentirse tiznado por un dinero que lo contraría ideológicamente. Gol por la escuadra. Carlotti, hombre de viva inteligencia, no contaba con una reacción así, tal vez porque él ha sido un poquito más elástico: pasó de la militancia comunista a trabajar sin problemas en el imperio de Berlusconi. «Si no le gustan mis principios…».

El gesto de RPM nos recuerda algo que subidos en el vertiginoso carrusel de la información instantánea pretendemos olvidar: no todo es lo mismo. Tal vez por eso ABC tiene 111 años, por todos los Ramones que ha habido y por los que vendrán. Principios, personas. Y personas con principios.

01 Agosto 2014

TENGO UNA CARTA PARA TI, carta abierta a un columnista del ABC

Maurizzio Carlotti

Estimado Sr. Luis Ventoso,

Firma Vd. una opinión titulada “PRINCIPIOS,TODAVIA!” que me permitirá comentar públicamente, por haberla Vd. publicada en la edición de hoy del periódico ABC. No he utilizado los medios del Grupo porque yo tengo otro estilo para resolver estas cuestiones.

Entre otras cosas, nos recuerda Vd. que su colega Ramón Pérez Maura anunció, en una columna análoga a la suya, su decisión de abandonar la colaboración con el programa “Al Rojo Vivo” de LaSexta, iniciada por otra parte casi 4 años antes y mantenida ininterrumpidamente con una media de casi una aparición por semana, la última de las cuales se produjo solo seis días antes de hacer directamente pública su renuncia, sin dar previamente ninguna motivación al director y presentador del programa.

Lo que no nos cuentan, ni RPM ni Vd. es que, a lo largo de sus 120 libres y voluntarias participaciones al programa, el Sr. Pérez Maura,  como todos lo demás tertuliano de LaSexta y de cualquier otro medio de Atresmedia, ha podido expresar libremente sus ideas y sus argumentos, sin que nadie le coaccionara en un sentido u otro. De no ser así, no habría seguido participando a una encerrona semanal, sin darse cuenta de todo.

Nos recuerda que en su columna RPM explicaba “la incongruencia ideológica de quienes sostienen con una mano medios hipercríticos contra Rajoy, mientras lo ensalzan en otros también de su propiedad” y defiende que RPM decidiera dejar de hacer el “tonto útil” según sus palabra, con su larga y reiterada presencia en un programa “de la izquierda televisiva…un espacio de planteamientos sectarios que parte del apriorismo ideológico”

¿Se ha dado cuenta Vd. que las dos criticas constituyen una irreducible contradicción lógica? ¿Cómo se puede llegar a acusar la misma persona y al mismo tiempo por un lado de sectarismo y apriorismo ideológico y  por otro de incongruencia ideológica?

En su opinión ¿qué obstáculo ha impedido a Ramón Perez Maura de hacer valer su ideario en una tertulia donde podía intervenir libremente y donde unos otros siguen defendiendo sus opiniones liberales y de derecha, sin sentirse tontos útiles? ¿O cree Vd. que lo son?

¿Cómo explicaría Vd. que en una situación diametralmente inversa, Pablo Iglesia haya triunfado rápidamente en canales TV claramente orientados hacia posiciones políticas opuestas a la suya, como Canal 13 e Intereconomía?

¿A qué se debe, a su criterio, que exponentes del PP hayan aceptado intervenir en “Al Rojo Vivo” después de la fusión de LaSexta en Atresmedia? ¿Ellos también son tontos útiles?

¿No cree Vd. que en política el discurso y el personal pueden ser factores de éxito? ¿O cree que al final el elector se lo traga siempre todo, siempre y cuando haya quien se lo haga tragar?

La única explicación es que Vds. conciban el periodismo como una afiliación militante no ya a unos PRINCIPIOS, más bien a unos colores, como en el fútbol; que para Vds. informar es prevalecer, en tiempo y espacio; que la Causa sea para Vds. el efecto.

Os cuesta entender que la información es democrática si es pluralista y que el pluralismo se garantiza establemente no ya en un medio, más bien con un sistema de medios de distinta orientación editorial (aunque algunos pertenezcan al mismo grupo de empresas) que ofrezcan aproximaciones diferentes al público, permitiéndole de elegir lo que le guste más. Si no fuera así, prosperarían solo los medios afines a una sola causa, a  una sola verdad, a una sola idea, y los demás quebrarían. Y aquí en España la quiebra es una amenaza transversal.

Es la fidelidad a estos principios democráticos y pluralistas que hace que a largos plazos las empresas de comunicación sean rentables y, en virtud de su rentabilidad, libres de las presiones y de los chantajes.

El capital, foráneo o autóctono, busca eso y quienes son capaces de conseguirlo. España es protagonista en el mundo en sectores muy importantes: banca, construcción de infraestructuras, textil, telecos. En la industria de los medios, otros en el mundo lo saben hacer mejor. En lugar de lamentarlo, sugiero que con su inteligencia se dedique a preguntarse   porque todos los editores de periódicos han fracasado en sus intentos de hacer televisión, salvo el Grupo del Sr. Lara.

Me dedica Vd. la última parte de su columna, recordando, si hiciera falta, mis anteriores responsabilidades en Tele 5 y en el Grupo Mediaset y mi militancia en el Partito Comunista Italiano. Le confirmo que he cobrado una nómina del PCI a lo largo de 5 años, hace 30 años; y otra de Silvio Berlusconi a lo largo de 15, hacen ya 14 años.

No creo que Vd. elija médico, cocinero, abogado, taxista o albañil prioritariamente en función de sus afiliaciones políticas. O futbolística;  cosa que a mí, forofo de la Juventus, me ha causado con Berlusconi, dueño del Milan, muchos más líos que la política.

¿O cree Vd. que todos los directivos de ACS en el mundo sean merengues? ¿O que todos los directores de películas producidas por Enrique Cerezo sean colchoneros?

Se puede administrar una empresa sin coincidir, si uno quiere, con el accionista ni en sus pasiones políticas ni en las futbolísticas. Evidentemente el accionista elige, pero yo nunca he escondido mis preferencias, se lo crea o no.

De toda forma, considero plenamente justificado cualquier prejuicio que mi curriculum, en efecto tan poco habitual, pueda generar, y soy normalmente indulgente en materia.

Presuma y opine Vd. lo que le viene mejor para vivir feliz, pero no sea tan esquemático de dar por descontado todo: acabaría equivocándose mucho y muchas veces.  Si tiene tiempo y gana,  encontrará las pruebas de lo que le digo.

Por ultimo me permito darle un consejo.

En la época digital en la que vivimos, todo deja rastro, todo está grabado. No es tan fácil, como antes, que alguien pueda manipular la verdad “pro domo sua”.

Se lo digo porque su artículo contiene algunas afirmaciones que no corresponden a la verdad:

1 –  Me imputa Vd. de haber hecho públicos, con bajo estilo, los emolumentos del Sr. Pérez Maura. En realidad fue él el primero en hablar de inconfesables intereses económicos derivados del “axioma periodismo y dinero”.  En principio yo hablé de decenas de miles de € y solamente después que RPM me acusara de mentiroso, documenté el número de sus participaciones; lo que cobran los tertulianos de “Al rojo Vivo” ha sido publicado ya muchas veces, también por el ABC.

2 –  Nunca emplacé RPM a devolver el dinero; le propuse apostar una cena, y él me desafío apostando 30.000€, que donaría a Caritas España, si yo tenía razón. El hecho que el día siguiente don Ramón Pérez Maura donara 30.000 € a Caritas demuestra dos cosas: que yo tenía razón y que él es un Señor.

3 –  RPM ha pagado porque ha perdido una apuesta, incautamente propuesta por su parte, a pesar que avisé que disponía de datos, y porque es un gentleman que, como tal,  asume las consecuencias de sus palabras; niego que tuviese la intención de devolver el dinero legítimamente ganado durante 4 años, ya que la última factura, como el mismo admite,  la entregó al pago unos  días antes de desmarcarse del programa.

Le garantizo que lo que le digo puede ser demostrado irrefutablemente.

Tanto Le debía Sr. Ventoso y me despido con una súplica: si quiere Vd. cuestionar ulteriormente  mis afirmaciones en relación al Sr. Pérez Maura, me gustaría que fuera valiente como el: apueste también Vd. como hacen los gentlemen cuando quieren dirimir una cuestión  de verdad.

Agradecido por el tiempo que me ha dedicado y le saludo obsequiosamente.

by BeHappy Co.