Search

TELECINCO despide a los directores de ‘Sálvame’ coincidiendo con la investigación por espionaje

HECHOS

  • El 25 de marzo de 2022 el programa ‘Sálvame’ despidió a sus directores y a la presentadora Dña. Carlota Corredera. El día 26 de marzo de 2022 la versión impresa de EL MUNDO informó de una investigación policial al programa.

El martes 22 de marzo de 2022 el digital El Español-Bluper adelanta que Mediaset ha decidido despedir a los directores del programa ‘Sálvame’ D. David Valldeperas y D. Alberto Díaz. En el programa de ‘Sálvame’ de ese día su presentador D. Jorge Javier Vázquez Morales bromea con el propio Sr. Valldeperas ante las cámaras por la noticia y asegura que “no permitirá que se vaya”. El viernes 25 de marzo de 2022 al programa confirma la marcha del programa tanto de D. David Valldeperas como de D. Alberto Díaz de ‘Sálvame’, así como la marcha de Dña. Carlota Corredera Llauger como una de las presentadoras del programa. Tanto el Sr. Valldeperas como la Sra. Corredera Llauger han sido las caras visibles de la etapa en la que el programa ha sido la plataforma de Dña. Rocío Carrasco Mohedao en su guerra personal contra su exmarido D. Antonio David Flores.

La dirección de ‘Sálvame’ quedará en manos de D. Óscar Cornejo Palomino, cofundador de la productora del programa, La Fábrica de la Tele.

El sánado 26 de marzo el periódico El Mundo desvela que hay una investigación abierta contra el colaborador de ‘Sálvame’ D. Gustavo González González y el policía D. Ángel Jesús Fernández Hita sobre posible espionaje ilegal, en el que se investiga si estaba involucrada la dirección de ‘Sálvame’ y su productora. La Fábrica de la Tele difunde un comunicado en Twitter reconociendo la existencia de esa investigación, pero asegurando

26 Marzo 2022

La dirección de ‘Sálvame’ "propulsó" un espionaje ilegal a 140 famosos

Beatriz Miranda

LOS OTROS MOTIVOS DE LA CRISIS DE ‘SÁLVAME’. "LA DIRECCIÓN DE ‘SÁLVAME’ PROPULSABA LA BÚSQUEDA Y OBTENCIÓN DE INFORMACIÓN ÍNTIMA RESERVADA"

La investigación policial a Sálvame, el programa estrella de Telecinco que producen Adrián Madrid y Óscar Cornejo, se inició hace cuatro años y, según el sumario al que ha tenido acceso LOC, hay al menos 140 afectados. La Policía, sin embargo, considera que podrían ser muchos más los espiados, ya que incluso hay víctimas entre familiares de famosos. El espionaje del que se tienen más pruebas, según las pesquisas policiales, es el que se hizo al cantante Omar Montes.

ALGO (GORDO) PASA EN TELECINCO y en su productora estrella, La Fábrica de la Tele. Esta semana ha habido un baile de sillas, una reestructuración profunda de sus formatos que responde en teoría a una caída drástica de la audiencia, que ha bajado del 20 al 10% de share en el último año. El movimiento más sonoro ha sido el despido de David Valldeperas y Alberto Díaz, que dejarán de dirigir Sálvame «a la espera de nuevos proyectos», según la versión oficial. Sin embargo, hay otra razón muy seria de trasfondo que responde a que aparten sine die a estos dos históricos de Mediaset.

El programa Sálvame, cuya productora es La Fábrica de la Tele, figura como investigada por el delito de descubrimiento y revelación de secretos según el informe de la Operación Deluxe (llamada de pronto Operación Luna) que tiene en marcha la Policía desde 2018. Una trama que imputó inicialmente al paparazzi Gustavo González pero que con el tiempo ha ido ampliando su lista de investigados a David Valldeperas y otras siete personas más del equipo del programa, incluyendo a la propia productora como persona jurídica, de la que son fundadores Adrián Madrid y Óscar Cornejo, como responsable mercantil del caso.

La investigación arrancó hace cuatro años, cuando se reparó en que en el plató de Sálvame se manejaba información reservada de muchos famosos. Una auditoría reveló consultas sobre muchas celebridades a las bases de datos de acceso restringido de la Dirección General de la Policía por parte de un policía en concreto, Ángel Jesús Fernández Hita.

Con vigilancias y seguimientos, se relacionó a este agente con el paparazzi y tertuliano Gustavo González. El policía era amigo de su padre, guardia civil fallecido. El asunto se judicializó y se intervinieron sus teléfonos. En tan sólo tres meses se tuvieron pruebas suficientes que señalaban presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos de al menos una decena de famosos y su difusión mediática en Sálvame.

Según el sumario, al que LOC ha tenido acceso, la Policía planificó una operación final de detenciones y registros domiciliarios que incluía la casa de Gustavo González, de quien se tenían indicios por conversaciones telefónicas de que guardaba documentos reservados que le facilitaba el policía. También hubo indicios de que había documentación reservada en los cajones de la redacción de Sálvame.

Se incautaron numerosas conversaciones de Whatsapp que implicaban a más gente en la trama desde 2011 y otra documentación digitalizada. Este análisis exhaustivo culminó con un informe final en el que se ponen al descubierto cientos de peticiones de información policial (antecedentes, denuncias, fichas de DNI y matrículas de vehículos) del paparazzi a su amigo policía.

«Hay conversaciones de Whatsapp recuperadas que son escabrosas y dilucidan el mercadeo de información sin importar de dónde se saque. Guardaban incluso imágenes y vídeos sexuales de diversos famosos», sostiene una fuente consultada por este suplemento.

El informe indica que muchas de las solicitudes eran requeridas para generar contenidos por responsables directos y redactores del programa, que conocían la existencia del policía y utilizaban a Gustavo González de intermediario con él. «Se puede afirmar que es la dirección de Sálvame la propulsora de la búsqueda y obtención de la información íntima reservada», se lee en el sumario, del que se desprende también que algunas de las informaciones solicitadas «afectan a menores de edad y versan sobre denuncias de violencia de género y lesiones», según señala otra fuente consultada.

ACUSACIONES PARTICULARES

La Policía ha hecho una relación de al menos 140 víctimas, aunque la lista podría ser inmensa, dado que también afecta a familiares de los famosos espiados. Muchos de ellos se han personado, algunos ejerciendo la acusación particular independiente de la fiscal, como Omar Montes, uno de los casos con numerosas pruebas.

Por todo esto se ha imputado a González, a su amigo el policía Ángel Jesús Fernández Hita (ya jubilado y suspendido de empleo y sueldo) y La Fábrica de la Tele como persona jurídica. A Valldeperas y su equipo. Pero a Alberto Díaz no porque no hay WhatsApps de esta índole con González. En su momento también se llamó a declarar a Mila Ximénez, a Kike Calleja y María Lapiedra, pareja de Gustavo González.

A los investigados se les podría acusar de delito de descubrimiento y revelación de secretos, que contempla «una pena de prisión entre 1 y 3 años y es individual para cada víctima, por lo que a falta del informe de acusación del fiscal, se podría hablar de penas de hasta 100 años de cárcel, todo ello sin contar la cifra a la que podría ascender las multas», sostiene otra fuente consultada por este suplemento.

En el lado de los investigados, «la cosa está tranquila». Se amparan en el derecho a la información y uso de fuentes policiales como eximente. Sin embargo, el delito de revelación de secretos no está justificado por el ejercicio del derecho a la información, cuando se demuestre que el acceso a la información reservada de datos íntimos ha sido inducido ilícitamente por el propio periodista. Y el sumario se basa de existencia de indicios de tal actuación.

«UNA MANO NEGRA»

«El que no tendría defensa es el policía, ya que sería delito facilitar información reservada sin justificación policial. Gustavo sólo contrastaba datos. Pero él es el cabeza de turco, porque van a por la productora y hay una mano negra detrás de todo esto. El despliegue de medios de la investigación es demasiado grande, ni en casos gordos de narcotráfico se ve algo así», sostienen en el círculo del paparazzi.

El sumario no contempla, como se ha publicado, que haya evidencias de extorsión a famosos con estas informaciones obtenidas a través del policía, tampoco que éste percibiera una remuneración económica por facilitar presuntamente datos reservados. «Lo hacía por amistad. En parte se investigaba a gente para evitar que acudieran al programa personajes con antecedentes», se defienden en el entorno de los acusados.

Con la justificación de la «relevancia pública» de estos personajes, los investigados sostienen que pedían esta información. Además, insisten, «precisamente estos famosos se han lucrado después en Sálvame hablando justo de esto, de sus problemas con la Justicia».

Desde la unidad de Asuntos Internos de la Policía se ha hecho una lista de perjudicados por las informaciones obtenidas por González a través del policía de su confianza. Entre ellos están Belén Esteban, que fue convocada para ponerlo en su conocimiento, hasta personajes fallecidos como Di Stefano y Alex Casademunt, y otras muchas celebridades.

El juicio tardará en celebrarse meses, pero es de esperar que pronto trasciendan más datos, e incluso puedan existir más investigados, y rueden más cabezas. De momento, Valldeperas y Díaz se quedan en La Fábrica. El primero, en teoría, como colaborador de Sálvame («a las órdenes de Jorge Javier», ha bromeado al respecto) y el segundo podría volver a dirigir Sálvame Deluxe. Un dato al que el equipo del programa no da crédito porque Díaz ya estuvo al frente de este espacio en el pasado con poco éxito, lo que le costó su salida ya entonces, aparte de que en la actualidad no dirige la palabra a gran parte del equipo.

Por parte de Gustavo González, si fuera condenado, esto se añadiría al procedimiento por el que fue condenado a pagar, junto a su socio, Diego Arrabal, 340.000 euros a Mariló Montero por atentar contra el honor, intimidad e imagen de la presentadora tras fotografiarla en topless mientras se encontraba de viaje en Bora Bora con una amiga y en Maldivas con su familia. Procedimiento que está pendiente de recurso de apelación.

.

BAILE DE SILLAS EN TELE 5

BELÉN ESTEBAN

TERTULIANA

En La Fábrica se van a servir de Belén Esteban para darle una vuelta a Sálvame con intención de levantar las audiencias arrebatadas por las telenovelas turcas de Antena 3. Estrena esta semana dentro de Sálvame el espacio Lo de Belén (guiño a Lo de Évole), un talk show que recuerda a El diario de Patricia.

GUSTAVO GONZÁLEZ

PAPARAZZI

Al colaborador de Sálvame, que cada vez acude con menos frecuencia al programa, también podría costarle el puesto para siempre. Mediaset está cuidando más que nunca su imagen, de hecho ha fichado rostros blancos como el de Ion Aramendi y Jorge Losada, de TVE. El primero fue hace años reportero de Sálvame.

CARLOTA CORREDERA

PRESENTADORA

Carlota Corredera, no imputada en la trama Deluxe, también sale de Sálvame después de 13 años para emprender «un nuevo proyecto personal que presentará y dirigirá ella misma», han dicho en La Fábrica de la Tele, productora a la que seguirá vinculada. Fuentes de Telecinco aseguran que está disgustada.

.

ANTONIO DAVID, OTRA ‘VÍCTIMA’

Esta trama apenas ha recalado en los medios hasta ahora debido al «gran poder» de La Fábrica de la Tele, dicen enemigos de la productora como Antonio David Flores, que fue despedido de Sálvame hace un año después de que la productora emitiese el programa Rocío. Contar la verdad para seguir viva, en el que se presentaba a Rocío Carrasco como víctima de violencia de género durante su matrimonio con el ex guardia civil. Antonio David ha hablado varias veces en su canal de YouTube sobre este asunto, la última vez este miércoles. Cuenta que se ha encontrado varias veces en los juzgados de Plaza de Castilla a los directivos de La Fábrica de la Tele yendo a declarar sobre la trama Deluxe. «Una imagen que no se pueden permitir», afirma, y que ahora les pasa factura.

Antonio David se considera claramente perjudicado por lo que él llama «el negocio del feminismo selectivo de Rociíto y Fidel Albiac» (perpetrado por la cadena de Fuencarral vía Carlota Corredera, abanderada en la causa Rociíto, y La Fábrica de la Tele, donde ahora no quieren ver al guardia civil ni en pintura). En la actualidad, augura «el final del programa y de la productora de Telecinco» gracias en parte a esta operación policial.

26 Marzo 2026

Comunicado La Fábrica de la Tele

Adrian Madrid - Óscar Cornejo

La Fábrica de la Tele y las personas que la integran han actuado siempre en el marco de la ley y dentro de su actividad periodística y en el legítimo ejercicio del derecho a la información, por lo que son absolutamente falsas las atribuciones de actividad de espionaje.

El procedimiento judicial al que aluden las informaciones publicadas hoy por el diario EL MUNDO se encuentra aún en fase preliminar. Lo que se investiga es la naturaleza del vínculo que mantenía un periodista con una alrga trayectoria profesional [D. Gustavo González González] con una de sus fuentes, un agente de policía [D. Ángel Jesús Fernández Hita]. Este periodista colabora en ‘Sálvame’ y con otros muchos medios de comunicación. En lo relativo a ‘Sálvame’, el procedimiento judicial investiga la procedencia de informaciones sobre una veintena de personas protagonistas de la crónica social.

Ningún director o redactor de ‘Sálvame’ ha tenido nunca ninguna relación con el agente de policía investigado en las actuaciones judiciales. Y esta productora es la principal interesada en contribuir al esclarecimiento de los hechos por la justicia.

Ni la policía ni ninguna autoridad judicial han adoptado ninguna medida de investigación respecto a La Fábrica de la Tele. Ninguno de los documentos que figuran en el procedimiento judicial proceden de ningún archivo o dispositivo de la productora, ni de ninguno de los miembros del equipo de redacción de ‘Sálvame’ ni de ninguno de los programas que produce. Y las informaciones que apuntan en esa dirección son falsas.

27 Marzo 2022

NO TODO VALE PARA SALVAR LAS AUDIENCIAS

EL MUNDO (Director: Francisco Rosell)

LOC, el suplemento de EL MUNDO dedicado a la crónica de sociedad, reveló ayer en exclusiva el que podría ser un despreciable episodio de mal entendido ejercicio del periodismo. La Policía investiga desde hace cuatro años un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos con origen en la productora La fábrica de la tele, responsable de los programas Sálvame y Sábado Deluxe, entre otros. Al parecer, la misma se servía del contacto con un agente de la Policía para acceder a los antecedentes y otros datos confidenciales de personajes públicos y sus familiares. Las informaciones así ilícitamente obtenidas se presentaban luego como exclusivas fruto del trabajo de sus periodistas o colaboradores.

La podredumbre moral que esta práctica ejemplifica en modo alguno se corresponde con el imprescindible ejercicio del periodismo de investigación que tanto contribuye a mejorar la calidad de las democracias. Por el contrario, los sucios métodos empleados por los investigados -la empresa y nueve empleados- tenían como único objetivo engrosar las audiencias de ambos programas de entretenimiento, sin respeto alguno a los límites legales y a los derechos de los perjudicados. En una sociedad como la nuestra, han de ser el autocontrol de los medios y el respeto exquisito a la legalidad los que garanticen el desarrollo tanto del derecho a la información como del derecho a la privacidad. Por la propia salud del periodismo, apoyamos que la investigación en curso se desarrolle hasta sus últimas consecuencias.

27 Marzo 2022

‘Sálvame’ narra su propia autopsia

Sergio del Molino

En un último y redondo giro metatelevisivo, ‘Sálvame’ debería retransmitir su propio desguace, como un cadáver que habla

Sálvame acabó con la tele del corazón para hacer una tele de tripas, y no lo digo porque el paquete intestinal y lo que de él sale sea una metáfora más acertada para definir el programa, sino porque destripó la televisión a la vista de todos. Antes, cuando un invitado se arrancaba el micro y se largaba, hacía mutis de verdad. En Sálvame le seguían y le empotraban una cámara para no perder ripio de su enfado y su llanto. El foro, la tramoya y hasta la entrada de actores se convirtieron en sitios familiares. Hubo un tiempo en que incluso pusieron el catering en el plató, para que los protagonistas se lo zampasen en directo mientras se insultaban con la boca llena. Por eso, las grandes purgas que el soviet supremo de Mediaset ha emprendido suceden a la vista: Jorge Javier lleva la cámara hasta la silla del director para hablar de su posible despido.

Lo esquizofrénico de Sálvame es que hacía metatelevisión (maldición, yo también escribo en pasado, abrumado por la escabechina) y cultivaba un realismo de télé vérité sin omitir una cara desmaquillada ni un cable suelto en los pasillos, mientras defendía su carácter de ficción y espectáculo, como si una cosa no excluyese a la otra. Las víctimas voluntarias y remuneradas de este sacrificio se presentaban como personajes para entretenimiento popular. No hay que darle más vueltas, decían, todo es una impostura, un juego viejísimo al que los famosos se prestan. Esto es verdad, pero no, o tal vez sí. Está llorando, pero no le hagan caso, son lágrimas que se facturan con IVA. Mentira y verdad a la vez.

En un último y redondo giro metatelevisivo, Sálvame debería retransmitir su propio desguace, como un cadáver que habla mientras le autopsian. No será una agonía corta, pues ya sabemos que la brevedad no es una de sus virtudes, pero sí digna de estudio para los teóricos de la narrativa.

02 Abril 2022

DE ‘SÁLVAME’ A ‘SÁLVESE QUIEN PUEDA’.

Federico Jiménez Losantos

La exclusiva de Beatriz Miranda la semana pasada en LOC sobre las cloacas de Sálvame ha supuesto una convulsión sin precedentes en lo que, sólo por costumbre, seguiremos llamando crónica rosa. Y se hubiera quedado en escandalazo de no mediar una nota de prensa de La Fábrica de la Tele diciendo que no conocían al Villarejín. Fue sacar la nota y aparecer fotos del policía por el plató donde imparten clases de ética Jorgeja y los comisarios políticos de Tele 5. ¿Por qué negar la evidencia, si en el sumario hay infinitos interrogatorios de gente del programa? Por el pánico de estos fatuos dispensadores de carnés de demócrata, revelados como delincuentes. Lo indiscutible es que durante años Sálvame ha engañado al espectador mediante la diaria comisión de delitos contra la libertad y la seguridad de más de cien famosos, incluidos colaboradores del programa. Lo espiado es tanto, tan lóbrego, que daría para mil exclusivas, delictivas todas.

27 Marzo 2022

‘Operación Sálvame Deluxe’: el caso del policía que pasaba información a un paparazi

J. J. Gálvez - Belén Fernández - Luis Manuel Rivas

Bajo el nombre oficial de Operación Luna, la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Nacional inició en abril de 2017 una investigación sobre información confidencial que se divulgaba en el programa Sálvame de Telecinco. Unas pesquisas que después se han bautizado popularmente como Operación Deluxe. Según el sumario, un agente facilitó información privada de las bases de datos policiales a Gustavo González, un periodista colaborador del programa.

El vídeo que acompaña a esta pieza incluye las declaraciones ante el juez de los dos principales acusados, el mencionado Gustavo González, y el policía, Ángel Jesús Fernández Hita. EL PAÍS ha tenido acceso al sumario de la investigación policial, que se ha prolongado durante casi cinco años. El agente, ya jubilado, se negó a declarar, mientras que el reportero defendió ante el magistrado el uso de su fuente para contrastar información comprometida de gente famosa que acudía al espacio televisivo.

Las pesquisas judiciales, que se encuentran en su fase final, se centraron en supuestos delitos de cohecho y de revelación de secretos. Según fuentes jurídicas, tras no encontrar pruebas de que Hita cobrase por pasar datos al resto de implicados, el juez acota ahora la causa a la revelación de secretos.

J. J. Gálvez, redactor especialista en tribunales de EL PAÍS, plantea en el vídeo varias reflexiones en torno a este caso. ¿Hasta dónde llega el conflicto entre la difusión de datos confidenciales y la libertad de información de personajes públicos? ¿Hasta qué punto el periodista puede o tiene la obligación de controlar el método con el que su fuente ha obtenido la información?

La investigación policial comenzó en abril de 2017, cuando agentes de Asuntos Internos observaron que en Sálvame la colaboradora Mila Ximénez, ya fallecida, desvelaba datos de un atestado policial de la detención de José Fernando Ortega, hijo del torero José Ortega Cano y de la cantante Rocío Jurado. Al cotejar la información difundida con el atestado original, los policías comprobaron que ambos coincidían. Fue el inicio de la operación, que condujo hasta un agente que filtraba esos datos a los colaboradores del programa.

Entre los afectados en el caso se encuentran también, según el sumario, los cantantes Omar Montes, Àlex Casademunt —fallecido en 2021— e Isabel Pantoja; el exfutbolista Alfredo Di Stefano; o concursantes de programas de telerrealidad como Gran Hermano.

by BeHappy Co.