Search
Los diarios EL MUNDO (de Pedro J. Ramírez) y EGIN (controlado por el entorno de ETA) aseguran que existen pruebas que vinculan a la principal estrella de la lucha contraterrorista de estar implicado en dos asesinatos del GAL

Acusan al Coronel Galindo y al ex delegado del Gobierno Elgorriaga de ser los ‘cerebros’ de los asesinatos de Lasa y Zabala

HECHOS

El 4.09.1995 el diario EL MUNDO publicó en portada unas declaraciones del Sr. López Carrillo sobre los asesinatos de Lasa y Zabala.

lasazabala_002

En el “caso GAL” también aparecieron conversaciones pinchadas. Los periodistas de EL MUNDO don Antonio Rubio y don Manuel Cerdán, se hicieron con una conversación telefónica entre el Sr. Barrionuevo y el Sr. Sancristobal de principios de 1995 en la que hablaban de los implicados: “Esa posición debe ser respaldada por Vera y por mí. Por Galindo. No eres tú solo, se compromete Elgorriaga, se compromete Ricardo”. El “duo investigador” le pasó aquellas cintas a don Antonio Herrero que las difundió en los micrófonos de la COPE. En aquella conversación el Sr. Sancristobal hacía alusión a otras dos personas: al coronel poco después ascendido a general Rodríguez Galindo, la principal figura de la lucha antiterrorista – tenía en su historial haber dirigido más de 120 redadas contra terroristas –  y al que fuera delegado del Gobierno en Euskadi Sr. Elgorriaga. Era la investigación del llamado “GAL verde”, los responsables de los asesinatos de los etarras Lasa y Zabala.

EL TESTIGO QUE ‘RECORDÓ TODO’ 12 AÑOS DESPUÉS

LópezCarrillo_1995 El policía nacional D. Ángel López Carrillo, en una entrevista a los periodistas D. José Luis Lobo, D. Fernando Garea y D. Fernando Lázaro publicada en la portada de EL MUNDO el 4.09.1995, relató como había participado en conversaciones con D. Julen Elgorriaga (PSOE) y el entonces coronel Enrique Rodríguez Galindo en la que estos relataban como sus hombres habían capturado a Lasa y Zabala, los miembros de ETA asesinados por el GAL en 1983.

Lo que nunca quedó claro era por qué López Carrillo había sido testigo de esas conversaciones en 1983 y decidió mantenerlas en silencio hasta 1995. El Sr. López Carrillo había sido novio de la viuda de D. Enrique Casas (senador del PSOE asesinado por ETA en 1984) y atribuía su ruptura de esa relación, precisamente al Sr. Elgorriaga, al que ahora acusaba de ser miembro de los GAL.

¿UNA VENGANZA?

lopezcarrillo2 El diario ABC dirigido por D. Luis María Anson (admirador del Coronel Rodríguez Galindo) acusó al Sr. López Carrillo de ser una persona que había amenazado a los mandos de la política antiterrorista para conseguir puestos más importantes o dinero.

04 Septiembre 1995

Rodríguez Galindo: la mancha se extiende

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

GONZALEZ calificó hace varias semanas de «informaciones no contrastadas» todo lo publicado hasta la fecha sobre las implicaciones del general Rodríguez Galindo en la guerra sucia contra ETA. EL MUNDO ofrece hoy un testimonio consistente, verosímil y con pleno acceso a los hechos y los protagonistas que demuestra que Galindo y Elgorriaga, entonces gobernador civil de Guipúzcoa, tuvieron una activa participación en el secuestro de Lasa y Zabala.

La versión ante el juez Bueren de Angel López Carrillo, oficial de Policía y ex asesor de Elgorriaga, no sólo encaja con las fechas, datos e indicios que ha logrado reunir la investigación policial dirigida por el comisario Enrique de Federico, en una labor profesional digna de todo elogio. Encaja con el testimonio del contrabandista Miguéliz, que tenía oscuros negocios con agentes de Intxaurrondo, y aporta una serie de detalles y precisiones que ni la imaginación más desbordante puede inventar.

López Carrillo -que no tiene nada que ganar al contar los hechos- corrobora además uno de los aspectos laterales de las revelaciones de Amedo sobre los GAL. Amedo aseguró que había habido otras detenciones de agentes españoles en Francia antes del tropiezo sufrido por un grupo de geos que intentaba secuestrar al etarra Larrechea. Carrillo cuenta una versión absolutamente coincidente y, además, narra cómo la Policía planeó en 1983 el secuestro de la cúpula de ETA en Francia en cooperación con el inspector Guy Metge, al que también Amedo atribuye un papel esencial en las primeras operaciones de los GAL en Francia.

Todas las piezas de esta complicada trama encajan a la perfección. Y llevan a la misma conclusión. ¿Es posible que gente que, en principio, no se conoce haya podido ponerse de acuerdo para una fabulación de tal magnitud? ¿Es creíble que López Carrillo, oficial en activo, se preste a mentir ante Bueren?

La respuesta es un «no» categórico. Pero si hay dudas, el juez Bueren dispone de múltiples medios para constatar la veracidad de todo lo declarado por López Carrillo el pasado 12 de agosto. Es más, suponemos que Bueren habrá trabajado ya activamente en la comprobación de este importante testimonio, aunque sorprende que todavía no haya citado a Galindo ni a Elgorriaga. EL MUNDO conoce el contenido de la declaración de López Carrillo desde hace 23 días pero ha mantenido la reserva con el único propósito de colaborar con la Justicia.

La historia que hoy publicamos demuestra el inexcusable error del Gobierno al promover a Galindo a general. Y pone de relieve la necesidad de una comisión parlamentaria de investigación sobre Intxaurrondo, solicitada por el PNV e IU.

Por último, el testimonio de López Carrillo demuestra la implicación de toda la cúpula de la Guardia Civil y la Policía Nacional de Guipúzcoa en la guerra sucia contra ETA. Una implicación que se va extendiendo como una mancha de tinta y que salpica ya a decenas de personas de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Galindo no estaba sólo ni actuó de forma aislada, lo que explica los temores del Gobierno a que algún día se conozca la verdad sobre Intxaurrondo.

05 Septiembre 1995

López Carrillo revela nuevos entresijos de la guerra sucia contra ETA mientras el búnker de Interior trata de desacreditarlo a toda costa

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

González ha recurrido con frecuencia a la excusa de que los GAL desarrollaban su actividad en Francia para justificar su pasividad. El testimonio de Angel López Carillo, ex asesor de Elgorriaga, pone en evidencia que altos cargos de Interior se dedicaban en 1984 a trasladar clandestinamente a Francia armas, explosivos y municiones. López Carrillo cuenta con pelos y señales a quién, cómo y dónde se entregaba este material, pero asegura que no sabe para qué fue utilizado. Todo apunta a que iba destinado a los GAL o a personas ligadas a esta banda en el sur de Francia. Carrillo reconoce que participó en estos envíos junto al propio Elgorriaga, Rafael de Francisco, ex director general de la Policía, y Jesús Vélez, comandante ligado al CESID, que tenía un chalet en Madrid donde se almacenaban cajas con armas y explosivos. Carrillo nuevamente aporta fechas, nombres, domicilios e incluso matrículas de automóvil. Todo ello fácilmente comprobable. Su testimonio implica a nuevos altos cargos de Interior, la Guardia Civil y el CESID en la guerra sucia contra ETA, cuya dirección y financiación no estaba precisamente en Francia.

Está en los manuales de propaganda: cuando no se puede rebatir racionalmente un testimonio, se descalifica a su autor diciendo que es un resentido, un desequilibrado o que actúa por dinero. El viejo búnker de Interior, ligado a Barrionuevo y Corcuera, está utilizando esta táctica para restar credibilidad a Angel López Carrillo, que vinculó ante el juez Bueren a Galindo y Elgorriaga con el secuestro de los etarras Lasa y Zabala. López Carrillo ha dado muestras de un gran coraje al contar la verdad. Los propios medios de la investigación policial de Interior se han visto sorprendidos por la actitud de este oficial en activo, que no puso ninguna condición para decir lo que sabe. Ni es cierto que López Carrillo fuese un personaje irrelevante en Guipúzcoa, como declaraba ayer Julen Elgorriaga, ya que era coordinador policial del Gobierno Civil. Ni es cierto que haya cobrado por su testimonio, como aseguró el abogado Piñero en Onda Cero (él sí figura en la lista de letrados que cobraron fondos reservados). Ni tampoco es cierto que se trate de un desequilibrado mental. Ya intentaron desacreditar primero a Amedo y luego al juez Garzón y ya se ha visto el resultado. Sólo les falta recurrir otra vez a la teoría de la conspiración.

by BeHappy Co.