10 marzo 1997

Haro Tecglen (EL PAÍS) sale en defensa del programa de Pepe Navarro

Anson (ABC) lanza una campaña contra ‘Esta Noche cruzamos el Mississippi’ (TELECINCO) y logra que algunos anunciantes se retiren

Hechos

En la primera semana de marzo de 1997 el diario ABC dirigió una campaña de informaciones contra los programas ‘Esta noche cruzamos el Mississippi’ (TELECINCO) y ‘Efecto Efe’ (ANTENA 3 TV).

Lecturas

En enero de 1997 en una poco habitual unanimidad en cuestiones periodísticas los diarios ABC, EL MUNDO y EL PAÍS coincidieron en reprochar la actitud del programa

‘Esta Noche Cruzamos el Mississippi’ del Sr. Pepe Navarro al que acusaban de cruzar los límites en su cobertura del caso Alcasser. No era que lo hicieran sus críticos de televisión, que entraba dentro de lo esperable, sino que los tres publicaron editoriales contra un programa que identificaban como ‘telebasura’.

Quizá no había que buscarle ninguna explicación rara, sino la posibilidad de que el programa había cruzado demasiadas líneas rojas, como mostrar las fotos de los cadáveres de las niñas de Alcasser tal como fueron encontradas. Especialmente incómoda era la situación de D. Pedro J. Ramírez, que en el pasado había sido invitado en programas del Sr. Pepe Navarro y ahora pedía abiertamente que lo echaran de la televisión. En una entrevista a J. F. Lamata el Sr. Navarro aseguraba que el Sr. Ramírez se la tenía jurada desde que dedicó un espacio a una información de DIARIO16 que acusaba al Sr. Ramírez de haber actuado ‘al dictado del juez Garzón’ en el caso GAL.

Para marzo de 1997 los programas etiquetados como basura por excelencia eran ‘Esta Noche Cruzamos con el Mississippi’ del Sr. Pepe Navarro en TELECINCO y ‘Efecto Efe’ del Sr. Francis Lorenzo en ANTENA 3 TV. Y, exactamente durante la misma semana los periódicos de D. Juan Luis Cebrián, D. Luis María Anson y D. Pedro J. Ramírez.

El 2 de marzo de 1997 el diario EL MUNDO hacía un reportaje contra la ‘telebasura’ presentando al Sr. Pepe Navarro contra ‘el rey indiscutible de la telebasura’ y criticaba al Sr. Francisc Lorenzo que tratara de imitarle.

El 9 de marzo de 1997 el diario ABC hacía un reportaje contra la ‘telebasura’ anunciado desde la portada y haciendo un llamamiento al os anunciantes a retirar su publicidad de los programas del Sr. Pepe Navarro y el Sr. Francis Lorenzo.

Ese mismo día, 9 de marzo EL PAÍS hacía idéntico reportaje a dos páginas contra los dos programas identificados con la telebasura del momento, el del Sr. Navarro y el Sr. Lorenzo.

El día 10 de marzo de 1997 Sr. Haro Tecglen rompía la unanimidad con su artículo ‘Prensa basura’ en el que defendía expresamente al programa del Sr. Pepe Navarro y criticaba las campañas en prensa contra él, pero no se refería ni a la de EL MUNDO, ni a la de su propio periódico, EL PAÍS, se centraba únicamente en atacar al diario ABC. Para el Sr. Haro ‘hay programas basura en el mismo sentido en que hay prensa basura’ “lo que pasa es que los directores de los programas no están sindicados”.

Ataque que D. Luis María Anson respondió con un artículo el día 11 titulado ‘Harobasura’.

En marzo de 1997 el diario ABC, dirigido por D. Luis María Anson, dedicó una amplia campaña contra la ‘telebasura’ que, según este periódico, representaba el programa ‘Esta Noche Cruzamos el Mississippi’ del Sr. Pepe Navarro, que la productora CEDIPE hacía para TELECINCO. Campaña que incluyó portadas y amplios reportajes en páginas interiores.

El 10.03.1997 el columnista estrella del diario EL PAÍS, D. Eduardo Haro Tecglen, se hizo eco de la campaña de ABC:

Hay ahora una campaña del pequeño Anson, reproduciendo otras anteriores contra los programas que él llamó telebasura. Estimuló a padres de familia, curas y anunciantes temerosos para que los combatieran, y algunos retiraron su publicidad de ciertos programas: por miedo. Como si ABC fuera un piquete,

El Sr. Haro Tecglen se refiría al Sr. Anson como ‘el pequeño Anson’ porque le conocía desde que su juventud, cuando este era becario suyo en desaparecido diario INFORMACIONES.

10 Marzo 1997

PRENSA BASURA

Eduardo Haro Tecglen

Leer
Hay programas basura en el mismo sentido en el que hay prensa basura, lo que pasa es que los directores de los programas no están sindicados y no hacen la tenaza a lo que es limpio. Si nos entregan al Mississippi y a su concurrente será por algo

Siempre me ha molestado el término telebasura o teatro basura. Hay ahora una campaña del pequeño Anson, reproduciendo otras anteriores contra los programas que él llamó telebasura. Estimuló a padres de familia, curas y anunciantes temerosos para que los combatieran, y algunos retiraron su publicidad de ciertos programas: por miedo. Como si ABC fuera un piquete de los que también él mismo denuncia, a veces antes de que los haya. Yo sabía por qué era: en los sucesos políticos, él se quedó sin tele – hubo un momento en que su hermano y algún pendejo le representaron: se quedó, por sus méritos, por su público, el increíble monstruo de las corbatas, Carrascal – y se entendía su deseo de desprestigiar y de quedarse con la publicidad. Pero ahora, fichado por Televisa, que es una de las grandes productoras mundiales de ese tipo de programas que él desdeña, o metido en ese grupo mexicano por el Gobierno español – ¿se podría hablar de decretos-ley basura? – que por esa vía se aproxima al PRI mexicano, su posición es más rara. El llamado Tigre – es una descripción de su trabajo en los negocios, en las comunicaciones y en la política – Azcárraga se retira, por enfermedad: le sucede el tigretón, su hijo. No creo que el pequeño Anson vaya a limpiar los establos de Augías; ni los programas espeluznantes con los que se ha hecho la fortuna personal de 290.000 millones de pesetas de Televisa, detrás de los cuales se dice que Polanco es monopolista y capitalista de los malos: para ir robando la concurrencia. ¿Entonces? Quizá no vaya a esa cadena si el tigretón no le quiere, o si la plataforma no cuaja, pero, entonces, ¿dónde irá? ABC le hace ahora un homenaje, dicen que por la Academia, pero con sonidos a despedida. Pero para estos personajes siempre hay sitio.

Hay programas basura en el mismo sentido en el que hay prensa basura, lo que pasa es que los directores de los programas no están sindicados y no hacen la tenaza a lo que es limpio. Ah, dentro de la limpieza que se puede alcanzar en la prensa, en la televisión, en la política. La televisión, tal como es, la hacemos los españoles: si nos entregan al Mississippi y a su concurrente será por algo. ¡Mejor el fútbol! Siendo uno de los deportes más detestables de todos los deportes. El fútbol del Gobierno, el fútbol opiáceo. Aunque sea de Polanco y de Cebrián. Como sus toros de mayo.

Eduardo Haro Tecglen

11 Marzo 1997

HAROBASURA

Editorial (Director: Luis María Anson)

Leer
Obsesionado, pobrecillo, por ABC, el mínimo Haro Tecglen se olvida de lo que ha recordado en estas páginas Carlos Semprún

Obsesionado, pobrecillo, por ABC, el mínimo Haro Tecglen se olvida de lo que ha recordado en estas páginas Carlos Semprún, que tan a fondo le conoce: ‘En cuanto a lo de las comunas de Aragón’ – escribe Semprún – se merece un premio. El ‘Comillas’, por ejemplo. No, nadie está ni es, comuna de Aragón; primero porque han pasato sesenta años y, segundo, porque sus camaradas estalinistas, sñeor Haro, las liquidaron a tiro limpio. No del todo, no lo lograron, pero esa fue la intención de las ropas comunistas al mando de las cuales estaba Enrique Líster, el ‘fusilador’. No es la pirmera vez, ni será la última que Haro Tecglen pone a cocer su peucliar olla podrida, con los verdugos y sus víctimas. Loa con el mismo lirismo a Orwell y a quienes quisieron asesinarle, a Montseny y a Ibarruri a los anarquistas y a los comunistas, y así sucesivamente. Esto no demuestra sólo confusión mental, revela una angustia, ¿dónde está la Meca ya que no en Moscú? ¿Dónde la línea política correcta, si la embajada ya no dice nada? ¿dónde la rentabilidad de los sacrificios militantes? No lo tiene muy claro y, como tantos ancianos, se aferra al pasado, donde todo parece tener sentido, con tal de mentir y ocultar los conflictos a menudo sangrientos, entre ‘rojos’ o ‘republicanos, porque en España la democracia tuvo don emeigos: el franquismo y el estalinismo. Pero, ¿qué se peude esperar de alguien que le trata a Lech Walesa de nazi?

Y añade Semprún: ‘Pero Haro Tecglen es como el mal rayo que no cesa y con motivo de la muerte de Tuñón de Lara vuelve a atacarme: ‘finalmente, C. S. ha aclarado que ‘lo oyó decir: buenafuente para calumnias desde ABC, allí vale todo’. Para terminar de una vez para siempre con aquello de chivatos y embajadas, repito por tecera vez que, efectivamente, oí decir, a Santiago Carrillo en 1955, que la Embajada soviética en París les había pedido – ordenado – que ‘liberaran’ a un grupito de españoles: Tuñón, Haro y a otros de las ‘tareas militantes’ porque ‘hacían otras cosas’, para ellos. Punto final. En cambio, debo constatar que Haro Tecglen en su delirio paranoico se ha puesto a chismorrear malévolamente y a mentir en torno a la vida privada de ciertas personas. Además de ser de muy mal gusto es arriesgado, porque ¿y si un día, alguien, furioso, se pusiera a contar la suya? Yo no, nunca lo he hecho, ni me interesa, además bastante tiempo he perdido con esa Momia. Tout dela pue, Monseur!’.

El Análisis

JUGANDO CON LOS GARBANZOS

JF Lamata

Aquel caso no trascendió demasiado, pero más adelante se producirían otros más destacados, ‘El Periódico’ sobre los anunciantes de la COPE en 2005, ‘Hazte Oír’ con los anunciantes de ‘Salvados’ o, el caso de la campaña de anunciantes contra ‘La Noria’ en 2011, que marcaría un hito.

Los medios de comunicación sobreviven, básicamente, por la publicidad, que es a la que deben su existencia. El pacto es que los medios logran que sus medios tengan audiencia y tirada y a cambio de eso, el anunciante financia al programa para que su producto sea anunciado ahí. Por tanto, el contenido editorial de los programas no entra dentro de las competencias de los anunciantes.

La campaña de ABC era la primera vez que señalaba – aunque fuera entre líneas – que los anunciantes debían entrar a valorar el contenido del programa y si no le gustaba, debían retirarse. Pero, si aplicáramos un principio de igualdad, por esa regla de tres, querría decir que los anunciantes de los periódicos, sólo debían anunciarse en los mismos si compartían la línea editorial del mismo. ¿Qué hubiera pasado si ‘Esta Noche Cruzamos el Mississippi’ se hubiera dirigido desde la audiencia millonaria de su programa a los anunciantes del ABC diciéndoles ‘si no retiran su publicidad, es que comparten al 100% la línea política del Sr. Anson‘?

J. F. Lamata

¿EL FIN DE LA ETAPA ANSON EN ABC?

Lo más destacado del artículo del Sr. Haro Tecglen criticando la campaña del Sr. Anson  dice dos frases que merecen ser comentadas a parte:

«El llamado Tigre  se retira, por enfermedad: le sucede el tigretón, su hijo. Quizá el pequeño Anson no vaya a esa cadena si el tigretón no le quiere, o si la plataforma no cuaja»

«ABC le hace ahora un homenaje, dicen que por la Academia, pero con sonidos a despedida».

Con lo primero se refiere a Televisa, porque en aquel momento D. Luis María Anson había sido nombrado presidente de Televisa España, su primer intento para liderar la derecha mediática a partir de la plataforma VÍA DIGITAL. Fracasaría por que D. Emilio Azcárraga hijo (a quien el Sr. Haro Tecglen califica como ‘el tigretón’) decidió retirar su proyecto de Televisa España.

La segunda frase alude a los homenajes que el diario ABC hacía a su director, teóricamente por su nombramiento como miembro de la Real Academia de la Lengua, pero al decir ‘con sonido a despedida’, el columnista de EL PAÍS daba a entender que al Sr. Anson le quedaba poco como director de ABC. Los hechos ratificarían que el Sr. Haro Tecglen había acertado.