Search
José Manuel Lara será el nuevo presidente de la cadena y el italiano Maurizzio Carlotti el nuevo Consejero Delegado

El Gobierno Aznar entrega ANTENA 3 TV y ONDA CERO al Grupo Planeta, permitiendo que compre las acciones de Telefónica

HECHOS

  • En mayo de 2003 el Grupo Planeta que presidía D. José Manuel Lara compró el 25,1% de las acciones de ANTENA 3 TV que, hasta ese momento, eran propiedad de Telefónica.

EL ACCIONARIADO DE ANTENA 3 TV TRAS EL CAMBIO EN 2003:

  • Grupos Planeta y De Agostini – 25,1% de las acciones
  • Banco Santander – 18,48% de las acciones 
  • RTL Group Communication – 17,26% de las acciones

¿QUÉ PASARÁ CON SÁENZ DE BURUAGA?

buruaga_Antena3 D. Ernesto Sáenz de Buruaga – considerado el hombre de La Moncloa en ANTENA 3 – ha sido cesado como Consejero Delegado de ANTENA 3 TV al ser designado para este cargo el Sr. Carlotti. La duda es si el que está considerado como periodista favorito del Gobierno Aznar seguirá vinculado a la cadena (por ejemplo retornando a su antiguo cargo como director de informativos) o abandonará cualquier vínculo con ella. En principio el Grupo Planeta De Agostini desea mantener buenas relaciones con el Gobierno Aznar, pero no se sabe si eso incluirá o no mantener al Sr. Buruaga.

EL PROCESO SEGÚN EL CEO DE PRISA, JUAN LUIS CEBRIÁN

01 Mayo 2003

La Venta de ANTENA 3 a Planeta

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

En vísperas de que Telefónica anunciase la venta del 25.1% del capital de su filial ANTENA 3 TV a Planeta por 364 millones de euros – valorando la cadena televisiva en 1.450 millones – otro grupo de comunicación tenía preparada una oferta formal por más del 50% de las acciones que valoraba A3 en 1.600 millones. Un tercero se quedó a la espera de que le dejasen ver los libros de ANTENA 3 para hacer su oferta. Pero ni una ni otra, al final se presentaron. ¿Por qué? Al menos uno de los dos grupos asegura haber recibido desde el entorno del Gobierno claras indicaciones de que era Planeta quien tenía sus bendiciones, pero tampoco cabe destacar otras hipótesis.

Es bastante desalentador comprobar una vez más – no nos engañemos: éste no es un caso aislado – que tras un cuarto de siglo de democracia formal todas las grandes decisiones audiovisuales españoles dependen de un fiat gubernamental, aunque oficialmente se produzcan en el ámbito privado.

La otra característica notable de esta operación es que ratifica la falta de autonomía de César Alierta, el presidente de Telefónica, cuyas decisiones de los últimos meses han venido condicionadas desde fuera, tanto en este caso como en el de la fusión digital. La consecuencia, claro, es que los accionistas de Telefónica han podido salir perjudicados, tanto en la liquidación de VÍA DIGITAL como en el caso de ANTENA 3, obteniendo menos beneficios de los que cabía esperar.

El gran favorecido será, pues, José Manuel Lara Bosch, respetado editor cuyos éxitos en la gestión del imperio fundado por su padre contrastan con experiencias menos dulces en los medios de comunicación. Su vinculación empresarial con el diario más conservador de los que se editan en Madrid [LA RAZÓN] – cuya influencia ya se constata con claridad desde hace un año en los medios audiovisuales del Estado – puede dar una pista sobre las querencias ideológicas de La Moncloa a lo largo de este segundo mandato de Aznar.

En todo caso José Manuel Lara ha mantenido una trayectoria eminentemente empresarial, caracterizada por su pluralismo como editor, y es conocida la vinculación a su proyecto de Maurizzio Carlotti, uno de los gestores más solventes en el sector de la televisión.

Está claro, pues, que aun con todos los peros que puedan ponerse a la operación siempre será mejor que ANTENA 3 y ONDA CERO pasen a manos más profesionales y privadas a que permanezcan en la órbita de una compañía tan influida por el poder político como Telefónica.

01 Mayo 2003

La Venta de ANTENA 3

ABC (Director: José Antonio Zarzalejos)

No por esperada, la decisión de Telefónica de entregar ANTENA 3 al Grup Planeta causa menos extrañeza. El acuerdo estaba ya cantado en las crónicas, pero el mecanismo para llevarlo a cabo ha causado no poca sorpresa, sobre todo teniendo en cuenta el papel que desempeñó el propio presidente de Telefónica, César Alierta, en la última Junta General de accionistas de su compañía.

Hace sólo unos días, el presidente de la empresa aseguró públicamente que no tenía sino ‘manifestaciones de interés’ sobre ANTENA 3 e implicó a sus accionistas en la aprobación de un acuerdo de venta en Bolsa. Curiosamanete, en menos de quince días, Semana Santa de por medio, el Consejo de Administrador de Telefónico trasladó ayer a la CNMV un hecho relevante que confirmaba todas las expectativas sobre la definitiva cesión de la cadena privada de televisión al grupo editorial catalán Planeta.

Dos aspectos son clave para entender el trasfondo y singularidad de una venta que no puede interpretarse sólo en lenguaje empresarial. De un lado no ha existido una oportunidad real para que otros grupos interesados pudieran efectuar una oferta vinculante con la información mínima que requiere un compromiso de esa naturaleza y una inversión tan intensiva en capital. No se olvide que estamos ante la transmisión de la participación de control en una compañía que se valora en 1.450 millones de euros.

En segundo lugar, y relacionado con lo anterior, la venta se ha hecho sin mayor concurrencia que la del beneficiario. Telefónica ha logrado un acuerdo satisfactorio en relación a los objetivos enunciados, pero nada le excusa de haber renunciado a una potencial oferta que mejorase el precio final en beneficio de sus gestores, pero sobre todo de los 1.700.000 accionistas con que cuenta la operadora.

02 Mayo 2003

Lara Bosch, coleccionista

Manuel Martín Ferrand

Sinergia, quizás por venir del griego y ser voz femenina, es palabra de mucho prestigio aunque, según enseña la experiencia, su mejor uso es como sinónimo de espejismo. La sinergia es, de hecho, un intento de rebelión contra las leyes de la Aritmética y trata de producir el fenómeno de que la suma de uno más uno resulte más de dos. Una hermosa teoría que ha producido grandes disgustos, tremendos fracasos, ruinas inmensas y ridículos inconmensurables.
La quimera sinérgica suele acampar por los territorios de la edición. Posiblemente sea ese -junto con el automóvil- el sector más propenso a la tentación. Hace ya muchos años me lo explicó, con lujo de detalles, el más lúcido editor de libros que ha conocido este país, José Manuel Lara (padre). Planeta se disponía a lanzar una revista semanal «de calidad y opinión» utilizando las sinergias humanas e industriales de tan poderoso grupo, el primero en el libro en lengua castellana. Fue la mayor campaña hecha nunca para la promoción de una publicación periódica en la que, además, se amontonaban las firmas de mayor prestigio, las de «la casa». No pasó nada. Entre «Soldados de Salamina» y una crónica del bombardeo de Bagdad, dos asuntos de guerra, hay más diferencias que entre una camioneta Ford y un «Fiesta».
Pasados los años, José Manuel Lara (hijo) continúa el intento frustrado de su padre y, buscando sinergias, tiene ya una hermosa colección de participaciones en medios de comunicación. Ahora aprieta por lo audiovisual y, como se sabe, acaba de adquirir un pelín más de la cuarta parte de lo que efímeramente se ha llamado Admira -Antena 3 más Onda Cero-. Cualquiera que hubiera hecho un ridículo parecido al de Planeta con la propiedad y gestión de Radio España, o sufrido un revés como el de Quiero TV, se lo hubiera pensado mucho. De ahí que sean varios los comentaristas y observadores que no acaban de entender la operación y buscan en ella raras sombras de proyección política. No digo yo que no las haya, pero entiendo a Lara Bosch. Padece el síndrome del coleccionismo.
En mi modestia, soy coleccionista. Una de mis «joyas» en el género se compone de más de trescientos cepillos y garlopas de carpintero. Piezas fantásticas, todas en uso, que, desde el XVIII, recorren la estética herramienta de un oficio. Piezas inglesas, alemanas, holandesas… y españolas que han servido para pulir los cajones de un bargueño, afinar armarios de muchos cuerpos, rematar marqueterías o completar alacenas. ¿Quiere ello decir que soy un artista del bricolage? No, soy un manazas, pero me gusta coleccionar: buscar, encontrar, comprar, guardar, catalogar… A las urracas, a Lara Bosch y a mí nos gusta llevar al nido objetos inútiles. En una de esas, en virtud del cariño que proporciona el roce, al gran jefe del Grupo Planeta le sale una próspera empresa de comunicación, ejemplar en su independencia informativa y delicada en sus contenidos de entretenimiento y a mí me da por construirme una silla que apoye sus cuatro patas en el suelo.

El grupo Vocento, otro de los derrotados. Según asegura el Sr. Zazalejos a J. F. Lamata pesó su condición de accionistas de TELECINCO, para no poder hacerse con ANTENA 3 TV:

zarzalejos_vocento_antena3_mp3

D. Javier González Ferrari recuerda a J. F. Lamata que quien pagó por la compra de ANTENA 3 y ONDA CERO fue Planeta y no el Gobierno:

Ferrari_Planeta_compra_onda_cero_mp3

D. Graciano Palomo asegura a J. F. Lamata que D. Pedro J. Ramírez se enfadó al saber que ONDA CERO no era para él

Graciano_Antena3_mp3

El Análisis

ANSON GANÓ A PEDRO J. RAMÍREZ

JF Lamata

¿Por qué dependía del Gobierno a qué empresa se quedaba con ANTENA 3 TV y ONDA CERO? Telefónica había sido privatizada, pero en la práctica seguía siendo una empresa bajo la sombra del Gobierno. Por otro lado, ha quedado acreditado con suficientes testimonios que no había operación mediática importante que se hiciera sin el visto bueno del Sr. Aznar durante el periodo 1996-2004.

En ese periodo, había una gran pugna por quién sería el Sr. Polanco de la derecha. D. Pedro J. Ramírez había hecho todo lo que había podido, pero había fracasado y ahora estaba en la ‘oposición’ al Gobierno, era el turno del Sr. Anson, que debía convencer al Sr. Aznar de que se dejara de tanto rollo centrista y que la derecha tradicional que representaba LA RAZÓN fuera su Sr. Polanco. El Gobierno Aznar accedió y entregó al editor de LA RAZÓN el control de ANTENA 3 y ONDA CERO.

Tener ANTENA 3 bien le merecía a Planeta soportar las pérdidas de LA RAZÓN. Además, el Sr. Lara no cometió los errores de Telefónica y no permitió a LA RAZÓN quedarse ni con ANTENA 3 ni con ONDA CERO, los grupos quedarían diferenciados y el gran grupo PRISA de derechas al que aspiraba el Sr. Aznar nunca se produciría. ANTENA 3 estaría controlada por el italiano Sr. Carlotti, que después de haber sido mandamás de TELECINCO ahora lo sería del canal rival, con objetivos más comerciales y menos políticos.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.