Search
La tertulia de Gabilondo en CNN+ competirá con 'El Gato al Agua' de INTERECONOMÍA y 'La Vuelta al Mundo' de VEO7

Cambios en PRISA: Iñaki Gabilondo deja CUATRO para dirigir una tertulia nocturna en CNN+, Javier Ruiz le sustituye

HECHOS

  • El 25.01.2010 D. Iñaki Gabilondo abandonó la dirección de informativos del canal CUATRO y la presentación del telediario las 20:30 horas. El 10.02.2010 D. Iñaki Gabilondo se estrenó como presentador en el canal CNN+ como responsable del programa ‘Hoy’.

Sólo un mes después de que PRISA anunciara la venta del canal CUATRO a TELECINCO, para constituir Mediaset España, se produjeron los primeros cambios en el canal.

javier_ruiz D. Javier Ruiz reemplazó el 25.01.2010 al Sr. Gabilondo al frente del telediario estrella del canal CUATRO a las 20:30 horas. Mientras que el telediario del mediodía pasó a estar presentado por el Sr. Manu Carreño. CUATRO había sido vendida a los propietarios de TELECINCO, que pasaría controlar las dos señales de televisión, pero aún tardaría un año en hacer efectivo el acuerdo.


CNN_Gabilondo El 10.02.2010 se estrenó el nuevo programa ‘Hoy’ en CNN+ el principal canal de televisión de PRISA tras la venta de CUATRO. Era una tertulia política que se emitiría a las 22.00, es decir a la misma hora que INTERECONOMÍA emitía su tertulia ‘El Gato al Agua’ o que VEO7 emitía su tertulia ‘La Vuelta al Mundo’.

D. Iñaki Gabilondo habla con J. F. Lamata (PERIODISTA DIGITAL) sobre su etapa en CUATRO:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

26 Enero 2010

GABILONDO

David Trueba

Durante años pensé que Iñaki Gabilondo me odiaba. Yo iba haciendo películas y publicando libros pero él jamás me invitaba a su programa. A ratos me decía: ¿tendrá algo contra mí? En otras ocasiones pensaba: ni tan siquiera debe de saber quién soy. Como todos, yo también le oía en la radio, me fiaba de su voz, me parecía suficientemente aguafiestas, moralista y prudente como para percibir que era un tipo honesto. Pero jamás me invitaba a su programa y ese desprestigio de cara a mi portal era una afrenta. Hasta que un día me encontré sentado frente a él en el viejo estudio forrado de madera de la SER y era como si me daban un premio o me permitían jugar en la Primera División. Debí de estar penoso en la entrevista porque pasé el rato estudiando lo fácil que le resultaba a aquel señor transmitir calor y cercanía. Muy poco después, ese locutor discreto y creíble tuvo que lidiar con la guerra de Irak, los atentados de marzo de 2004 y el consiguiente declive del aznarismo. Puede que le saliera caro mojarse entre tantos profesionales de secano. Para una parte de los ciudadanos pasó a estar estigmatizado. Eso da idea de lo tremendos que fueron aquellos días que pusieron en peligro más reputaciones que el 23-F, el referéndum de la OTAN o la negociación con ETA. ¿Tanto se jugaban algunos que el país no importaba un carajo?

Gabilondo deja las noticias de CUATRO para irse a CNN +. Se va sin estridencias heroicas ni postularse como víctima del berlusconismo. Su telediario junto a la serena Silvia Intxaurrondo nunca alcanzó, como era de prever, las cotas de influencia que atesoraba en los años de radio. Pero daba la nota, era felizmente discordante en el medio televisivo tan flexible, ligero y superficial. La rigidez de Gabilondo y el empeño riguroso lo convertían en algo tan desubicado como un profesor de instituto en la fiesta final de curso de los estudiantes. Era, lo ha dicho él mismo, una extravagancia generacional en una cadena que ha apostado descaradamente por el acné y el ombligo visto. Para los que aún sean capaces de mirar desde el sofá de casa sin ser un hincha en la grada ahí llega una ventana, quizá más pequeña, pero recomendable para asomarse a la realidad.

David Trueba

13 Febrero 2010

LA REVOLUCIÓN DEL SOSIEGO

Juan Cruz

Lo raro ahora es el sosiego. Tú ves el programa nuevo de Iñaki Gabilondo, Hoy, en CNN+, y sientes la tentación de darle a algún mando, para que se mueva más rápido. Ya se hará: tú con tu mandito en casa haciendo que las figuras se muevan a tu voluntad, y griten.

A lo mejor estamos en el último minuto de la conversación tal como era, e Iñaki nos la está recordando. Antes, cuando alguien decía que iba a conversar con otro, uno se lo imaginaba sentado como si fuera a leer. Pero eso se rompió: tú pones ahora la tele a las diez de la noche y ves a unos individuos apresurados que quieren zanjar cuanto antes una discusión acaloradísima. Además, los ves encima de unos bocadillos de texto, escritos con insoportables faltas de ortografía, en los que se insulta a los que hablan. Un día reciente leí en una de esas tdts que nos gritan lo que debemos pensar: «Vi al presidente del Gobierno nadando, tiré de la cadena y se fue por el sumidero».

En ese clima viene Gabilondo y propone sosiego. Quedaron atrás los tiempos de Lizcano, Ullán, Soler Serrano, noches de conversaciones largas; Juan Ramón Lucas conversó a gusto, pero se acabó su programa, como en la mañana terminó el de María Teresa Campos. Sigue conversando en la noche Vicente Vallés, como lo hace Dragó para hablar de literatura. Y en otros horarios están Antonio San José, Josep Cuní, Ana Pastor, Hilario Pino, Susanna Griso, Ana Rosa Quintana, Concha Campoy… ¿Tantos? Cada uno a su modo, pero no gritan. Andreu Buenafuente, que logra el milagro de hacer reír con lo más serio, está en el horario nocturno, y no grita tampoco. A esa franja de la noche (Vallés, Buenafuente), Gabilondo viene a sumar decibelios de sosiego.

Ahí se abre la hermandad del sosiego frente al griterío que ahora se ha apoderado de las nuevas zonas que se titulan de controversia y que son, en realidad, de intercambio de trapisondas. Es tan difícil escuchar que hasta la palabra se ha hecho irrespirable. En su programa del jueves, Gabilondo terminó diciendo la palabra reflexión, y en la tele eso parecía como el lema de una revolución con la que acaso él y esos compañeros cambien el sonido de la noche.

Juan Cruz

El Análisis

LA ILUSIÓN FRUSTRADA DE IÑAKI

JF Lamata

No fue casualidad que el nombre del programa de D. Iñaki Gabilondo fuera ‘Hoy’, el veterano periodista quería recuperar el estilo de su histórico programa de radio ‘Hoy por Hoy’. Asumiendo ya que, entre otras cosas por culpa de la línea editorial, así como por un costumbrismo en la audiencia española a los canales habituales, el Sr. Gabilondo había fracasado estrepitosamente en intentar convertirse en un D. Matías Prats (que tenía el liderazgo de los telediarios desde ANTENA 3), el plan era convertirse en un D. Antonio Jiménez, que desde el pequeño canal INTERECONOMÍA era un referente para la derecha con ‘El Gato al Agua’.  El objetivo es que ‘Hoy’ fuera un referente la los progresistas. Pero la audiencia no lo acompañó, las tertulias sosegadas, sin gritos, ni broncas, no daban audiencia – a pesar de que EL PAÍS puso toda la carne en el asador para lograrlo – y, en contra de lo deseado por el Sr. Gabilondo, la vida de ‘Hoy’ sería corta, con cierre precipitado.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.