Search

Dimite el primer ministro de Irán, Mehdi Bazargan, como protesta por el secuestro de la embajada de Estados Unidos por afines al ayatola Jomeini

HECHOS

El 8 de noviembre de 1979 Mehdi Bazargan dimitió como primer ministro de Irán.

08 Noviembre 1979

Irán, la revolución en expansión

EL PAÍS (Editorialista: Javier Pradera Cortázar)

LA CAIDA de Bazargan y su Gobierno y la asunción por Jomeini de todos los poderes en Irán es una noticia excepcionalmente grave; sobre todo en el momento en que se produce, cuando la embajada de Estados Unidos ha sido asaltada y ocupada por estudiantes jomeinistas, que mantienen en ella sesenta rehenes.Bazargan llevaba nueve meses intentando frenar los excesos y desórdenes de una revolución justificada en su base (el alzamiento contra una tiranía y contra el poder exterior que la sostenía), pero descabellada en su forma y sus objetivos (la implantación de una tiranía teológica, las ejecuciones sumarias, el exterminio de las minorías, el germen de la guerra santa), y en varias ocasiones intentó dimitir, pero no lo consiguió. En parte, por su propia noción de necesidad; en parte también, por el terror que inspira, hasta a su primer ministro, el fanatismo crudo de Jomeini.

Esta vez Bazargan ha sido desplazado definitivamente del aparente poder que tenía. Puede ocurrir que le sustituya otro primer ministro y forme otro Gobierno; pero será ya un mero instrumento de Jomeini. Puede ocurrir también, y es la otra salida, que Jomeini, con sus religiosos más fanáticos -eliminados, o a punto de serlo, aquellos otros ayatollahs que presentaban soluciones moderadas-, mantenga enteramente el poder que asume ahora. Las dos opciones no ofrecen más diferencia que la meramente formal.

El centro de la cuestión, en este momento, está en la pugna con Estados Unidos por la ayuda médica que está dando al sha. El dilema que se le plantea a Carter es enormemente duro, sobre todo en un momento en que su figura es cada vez más vacilante, más borrosa. Ceder y expulsar al sha del centro hospitalario donde se encuentra sería, prácticamente, funesto; no sólo para su carrera, sino para cierta imagen que se trata de mantener todavía de

Estados Unidos. Una acción violenta como la que algunos sectores duros proponen, y que consistiría en un desembarco militar para liberar la embajada y recuperar los rehenes -una acción semejante a la del aeropuerto de Entebbe por Israel- podría tener consecuencias aún más graves Dejar las cosas como están, limitándose a una ruptura de relaciones diplomáticas, es una solución de desprestigio. Quedaba la negociación. Pero ese puente se ha cortado con la caída de Bazargan; más claramente, ha precipitado la caída de Bazargan y la inclinación de Irán hacia la esfera irreductible de Jomeini. De quien se sabe, más allá de lo que la diplomacia pueda admitir, que es el responsable directo de la ocupación de la embajada de Estados Unidos. Los asaltantes de las embajadas de Gran Bretaña y de Irak han retrocedido. inmediatamente a la petición de Jomeini. Si no lo han hecho aún los ocupantes de la embajada de Estados Unidos es porque esa orden no ha existido para ellos.

Pero debemos convenir en que el grave incidente con Estados Unidos no es más que un síntoma, como la caída de Bazargan. Son síntomas de que Irán progresa incesantemente por ese camino de la totalidad revolucionaria religiosa, que está dando a su pueblo la sensación de venganza y de omnipotencia y que está suponiendo un ejemplo para otros pueblos que permanecen todavía subyugados y con rasgos nacionales y culturales semejantes a los de Irán. No es fácil que llegue a esos pueblos la contraimagen, la de la producción del caos y la incertidumbre que significa el jomeinismo, porque lo que tienen más inmediatamente ante sus ojos es la otra opresión, la otra explotación, la ausencia de salidas. La revolución de irán ha modificado todo el contexto; pero no parece haber modificado la sensibilidad política de Occidente hacia el tipo de fenómenos que producen estos hechos. La simple esperanza de que Jomeini llegue a desacreditarse y a invalidarse a sí mismo no es suficiente.

by BeHappy Co.