8 abril 2002

Provisionalmente será reemplazado por su segundo Ángel González Ucelay

José María García rompe con ONDA CERO y Admira abandonando su programa en lo que supone su despedida de la radio

Hechos

El 8.04.2002 D. José María García dejó de presentar su programa ‘Súper García’ en ONDA CERO en lo que sería su despedida de la radio en España.

Lecturas

Después de la destitución de D. Juan José Nieto al frente de Admira, la sociedad que agrupaba los medios de comunicación de Telefónica, al frente de la radio de Telefónica, ONDA CERO habían quedado D. Juan Kindelán y su hombre de confianza, D. José María García Hoz, fundadores del Grupo Recoletos. Aparentemente uno de los objetivos del nuevo equipo de los Sres. Kindelán y García-Hoz, era ‘bajar los humos’ a las estrellas de ONDA CERO, que al principio de aquella temporada se había presentado como el ‘Dream Team’ de la radio española con D. Luis del Olmo, D. José María García, Dña. Victoria Prego y D. Carlos Herrera. El mandato del Sr. Kindelán logró sacar de quicio a las ‘estrellas’ de la emisora.

El primero en abandonar el barco del Dream Team de ONDA CERO fue don José María García, en abril de 2002. Teóricamente el Sr. García era el presidente de Admira Sports (Telefónica Media Sport) es decir, que controlaba la información deportiva de ONDA CERO, de ANTENA 3 TV y de VÍA DIGITAL. De hecho debía ser él el que hubiera pilotado la información del Mundial 2002 de Corea, pero ahora renunciaba escasos meses antes de tal evento.

El periodista, además, había tenido varios desencuentros con el presidente del Real Madrid, don Florentino Pérez – que había pedido personalmente al Sr. Alierta su cese – y con directivos por su decisión de emitir el mundial 2002 por VÍA DIGITAL en vez de en abierto por ANTENA  3 TVpero sobretodo no veía concretadas sus funciones en el grupo multimedia que él mismo había promovido, “colocaban a gente inútil y era imposible”. Para el periodista los empresarios de Telefónica no eran fiables, buscarían llevarse bien con el Gobierno que tocara, lejos de la entrañable amistad PRISA-PSOE que se había mantenido tras la salida de estos del Gobierno.

El Sr. García para justificar su marcha asegura que se produjo una conversación con el propio Sr. Aznar y le dijo: “Presidente, esto no funciona. Telefónica es una empresa legalmente privada, pero realmente es pública. Si no consigues que la mayoría la tengan empresarios afines y pierdes las elecciones te vas a quedar absolutamente sólo”. A lo que, según el Sr. García, el Sr. Aznar replicó: “Tocayo, yo nunca he perdido un partido”, ante el desinterés del presidente el periodista concluyó: “Te has vuelto loco” y decidió dejar de presentar su programa ‘SúperGarcía’ en ONDA CERO, poniendo fin a 40 años en las ondas.

No hubo demasiadas muestras de solidaridad hacia D. José María García ante su marcha, al ser un periodista que se había granjeado tantas enemistadas. Es más, durante sus primeros choques con sus jefes de Telefónica no faltaron quienes como D. Gaspar Rosety en DIARIO16, se congratularon en artículos.

LUIS DEL OLMO A PUNTO DE IRSE TAMBIÉN

En mayo la dirección de Telefónica decidió echar al frente de ONDA CERO al Sr. Kindelán y colocar en su lugar, al frente de Admira a  don Pedro Antonio Martín Marín (que tenia el puesto reservado desde hacía tiempo, pero, por haber sido Secretario de Estado, tenía que esperar a que pasara el mínimo solicitado por la ley). La salida de D. José María García-Hoz y D. Juan Kindelán fue aplaudida por los del “Dream Team” que quedaban. Don Luis del Olmo llegó calificar de ‘siniestro’ al directivo Sr. Kindelán ante sus micrófonos por intentar influir en sus tertulias y le acusó de haber provocado “los momentos más duros en sus 30 años de radio”.

01 Abril 2001

Díez días en la nevera

Gaspar Rosety

Leer

Me cuesta trabajo creer que al eminente doctor Zafrilla se le resistan diez días una afonía. Lo malo que tiene mentir es que se caza antes a un mentiroso que a un cojo. Cuando uno está habituado a mandar, molesta bastante pasar de dar órdenes a recibirlas, de ser siempre el jefe a tener, de repente, un jefe que no esperas. Sucede así, claro, porque hay formas de andar por la vida que ya no se llevan.

Desde luego, es una pena que lo manden diez días a la nevera como si fuera un árbitro malo, que le tapen la boca cuando lleva treinta años cerrándosela a los demás, que le sugieran diez días de reflexión que suenan a diez días castigado, de rodillas y mirando a la pared. Porque las paredes siempre son paredes, claro, en La Moraleja o en Alcalá Meco sólo las diferencia el aspecto exterior. Por ahora, también es verdad, hay que agradecer que no le hayan puesto libros en las manos y los brazos en cruz pero seguro que más de un compañero de clase ya le habrá puesto un monigote en la espalda e incluso unas orejas de burro, que tampoco le irán mal después de hacer tanto el asno.

Parece que, más que anginas, es algunas nueva encefalopatía espongiforme. ¿Qué dirá para convencernos a todos de que ha sido un retiro voluntario? Si Zafrilla no lo cura en díez días, es que lo suyo no es de garganta. Es una rendición. Y por mucho menos, hace diez años, él hubiera sacado los tanques a la calle. Cuando todavía era él.

Hoy, callado, vendido o hipotecado, sin poder decir ni pío, a sus años… ¡Qué tarde se me antoja para aprender a obedecer! Ya le dijeron muchas veces que andaba con malas compañías, pero no quiso hacer caso.

El Análisis

DE CAPITÁN EN UNA BARCA A REMERO EN UN GALEÓN

JF Lamata

«Adiós amigos, ha sido un placer tras todas estas noches» o algo así podría haber sido la despedida perfecta de un hombre tras 40 años de profesión. s . Pero no, un Sr. García farfulló por los pasillos y exclamó a su segundo, Sr. González Ucelay: «hoy el programa lo haces tú». El Sr. García y su programa deportivo ‘SúperGarcía’ había liderado las noches radiofónicas en España, desde la SER (‘Hora 25’), ANTENA 3 RADIO, COPE y ONDA CERO. Bien es cierto que en su última etapa ya no era líder en su franja – le había adelantado ‘El Larguero’ de la SER desde 1995 – pero seguía siendo un referente radiofónico en el país, con más popularidad incluso que su competidor y una mina de oro para toda radio que quisiera contar con él.

El Sr. García reconocería en una entrevista posterior que su gran error profesional fue abandonar la Cadena COPE. No es para menos. En la COPE el Sr. García hacía y deshacía, era el auténtico rey del mambo y si algún directivo se le ponía chulo no tenía más que amenazar con irse como demostró con el episodio de la destitución de D. Pedro Díez. Pero le pudo la posibilidad de dejar la barquita de la COPE por un gigantesco galeón como era Admira (Telefónica – ONDA CERO – ANTENA 3 TV) liderar un gran grupo mediático, ser un Sr. Polanco del PP. Y el Sr. García dejó la COPE y fichó por ONDA CERO. Fue su último error. Admira era un gran galeón, sí, pero le quería como remero, no como capitán. Ya no era el rey del mambo y cuando en abril de 2002 volvió a amenazar con irse, nadie hizo demasiados esfuerzos por retenerle. Su reinado había terminado y de la peor manera posible. En un profesional de su rango.

J. F. Lamata