Search
La compañía presidida por Juan Villalonga retira toda su publicidad del diario EL MUNDO del que, indirectamente, es accionista a través de la empresa Recoletos

Contraofensiva de Telefónica: ONDA CERO despide a Casimiro García Abadillo mientras Luis del Olmo carga contra Pedro J. Ramírez

HECHOS

  • El 20.06.2000 el diario EL MUNDO informó de que el programa ‘Protagonistas’ de ONDA CERO había decidido anular las colaboraciones de D. Casimiro García Abadillo, periodista de EL MUNDO, en el citado programa. El 21.06.2000 y durante los siguientes programas, el locutor de ONDA CERO, D. Luis del Olmo critico al director de EL MUNDO, D. Pedro J. Ramírez.

En junio del año 2000 el diario EL MUNDO había iniciado una campaña mediática contra el presidente de Telefónica, D. Juan Villalonga, campaña que parecía auspiciada por el Gobierno presidido por D. José María Aznar, considerado entonces amigo personal del director de EL MUNDO, D. Pedro J. Ramírez, especialmente tras la foto del balcón (aunque no hacía demasiado tiempo, tanto el Sr. Aznar como el Sr. Ramírez habían sido considerados amigos del Sr. Villalonga). Pronto los medios controlados por Telefónica plantearon replica a la actitud de EL MUNDO, en especial la cadena de radio ONDA CERO desde su programa estrella ‘Protagonistas’, que dirigía D. Luis del Olmo.

Programa ‘Protagonistas’ de ONDA CERO (junio 2000) – D. Luis del Olmo contra D. Pedro J. Ramírez:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Programa ‘Protagonistas’ de ONDA CERO (junio 2000) – D. José Oneto sobre los atacantes del Sr. Villalonga:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Pero la medida que más daño podía hacer  a EL MUNDO y a su empresa editora, Unidad Editorial – de la que, por cierto, Telefónica era accionista a través de Recoletos – llegó el 22.06.2000 cuando el Sr. Villalonga ordenó retirar todos los contratos publicitarios por los cuales Telefónica se anunciaba en el diario EL MUNDO y que tantos millones de pesetas suponían para el periódico dirigido por D. Pedro J. Ramírez, que al día siguiente acusó al Sr. Villalonga de usar ‘métodos bananeros’ contra ellos.

GARCÍA ABADILLO, DESPEDIDO COMO TERTULIANO DE ONDA CERO:

garcia_abadillo

Uno de los periodistas más directamente perjudicados por la guerra entre EL MUNDO y Telefónica fue D. Casimiro García Abadillo, el autor de los artículos con los que se inició la campaña mediática contra D. Juan Villalonga, que era tertuliano en el programa ‘Protagonistas’ de ONDA CERO. El director de ‘Protagonistas’, D. Luis del Olmo, decidió anular su condición de tertuliano por considerar que había insultado al propietario de la cadena con aquellas publicaciones.

21 Junio 2000

Ni Villalonga puede blindarse contra la verdad

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

Dice un proyecto griego que para conocer a un hombre hay que revestirle de poder. Manuel García-Durán, nombrado hace pocos días presidente de Telefónica Media, se ha estrenado en el cargo de la peor forma posible: intentando silenciar a un periodista.

Horas después de la publicación de una investigación de Casimiro García Abadillo sobre los intresos de Juan Villalonga, Luis del Olmo comunicaba anteayer al director adjunto de EL MUNDO que había decidido prescindir de sus servicios en el programa Protagonistas que emite ONDA CERO. Propiedad de Telefónica, La escena se repitió ayer, Javier Algarra responsable de lla Brujula se vio en el desagradable trance de transmitir a nuestro compañero que daba por terminada su colaboración en esa tertulia nocturna de la misma cadena.

La persona que dio la orden de vetar a García Abadillo en ONDA CERO fue Pedro Díez consejero delegado de ONDA CERO y Diez recibió a su vez de Manuel García Durán, que manda por delegación de Villalonga en la cadena radiofónica . No se podía esperar otra cosa de una persona como el nuevo presidente de Telefónica Media con una trayectoria profesional repleta de episodios oscuros y ucya promoción ha causado estupor en la compañía.

Pero el propio ascenso de García-Durán y su talante denotan – y esto es lo importante – el próposito con el que Telefónica está desembarcando en el mundo de los medios de comunicación, que no es otro que controlar la información y anular las voces críticas con los desmanes de Villalonga.

Telefónica ha desaprovechado la gran oportunidad que se le presentaba hace tres años, cuando empezó a invertir en el sector, de servir de contrapeso al poderoso Grupo PRISA. En lugar apuntarse a la defensa del pluralismo, Villalonga y García-Durán han confundido sus medios con un coto privado de caza en el que disparan al que se mueve.

Pero ambos se equivocan al pasarse la información por el forro del talonario que manejan. Nadie puede blindarse contra la verdad. El presidente de Telefónica, tampoco, a pesar de los sonrojantes e interesados elogios con que le han regalado los oídos estos días algunos colegas.

El bochornoso espectáculo que Villalonga y su hombre de confianza están dando debería mover a la reflexión. Primero, a los órganos de la competencia y a los poderes públicos de los que depende la autorización de las adquisiciones de medios de Telefónica. Segundo, a profesionales como Carlos Herrera o el gran José María García, que, tras una acreditada trayectoria de independencia, están a punto de fichar por Villalonga: una persona que se está caracterizando por su visión bananera de los medios de la comunicación.

Que nadie se llame a engaño sobre los métodos de Villalonga. Ya ha demostrado que ni cree en la libertad de expresión ni le importa otra cosa que no sea su enriquecimiento personal.

23 Junio 2000

Los métodos bananeros, los portavoces bananeros y la tozudez de los hechos

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

"En sintonía con los métodos de Villalonga, los burdos argumentos empleados ayer en su emisora por Luis del Olmo, locutor de rancia escuela"

Juan Villalonga y su equipo siguen dando la medida de su estilo y de lo que significan dentro de la vida española. Después de que ONDA CERO, propiedad de Telefónica, expulsara de sus espacios a nuestro compañero Casimiro García-Abadillo, autor de las informaciones publicadas por EL MUNDO que desvelan las fulgurantes operaciones de enriquecimiento personal realizadas por Villalonga sirviéndose de información privilegiada, la siguiente operación de castigo, puesta ayer en marcha, ha sido tomar represalias contra el propio periódico, retirándole publicidad previamente contratada. El gesto hostil demuestra que tan poco les interesa la audiencia de ONDA CERO -a la que no dudan en privar de información relevante, simplemente porque les molesta-, como los clientes y los accionistas de Telefónica: privan a sus usuarios lectores de EL MUNDO de información sobre sus productos y a los accionistas de la operadora de los beneficios que esa publicidad les puede reportar. Tanto les da: actúan en la empresa para la que trabajan como si de su coto privado de caza se tratara, haciendo y deshaciendo en ella a su libre antojo. Muy en sintonía con estos métodos estuvieron los burdos argumentos empleados ayer en la emisora de Villalonga por un locutor de rancia escuela que, pavoneándose de la limpieza periodística que ha hecho en su espacio, generosamente retribuido por Telefónica, y sin conceder derecho de réplica a las personas a las que denigraba, se dedicó a atacar a EL MUNDO, pretendiendo que la verdadera explicación de todas las informaciones que este periódico está proporcionando sobre Villalonga y su séquito es… ¡que Pedro J. Ramírez quería ser presidente de Telefónica Media! Sí: y sacó el caso Filesa porque quería ser secretario general del PSOE, y el caso GAL porque ambicionaba convertirse en ministro del Interior, y el caso Ibercorp porque soñaba con ser gobernador del Banco de España. Reprochó a García-Abadillo haber llamado «ladrón» a Villalonga. En primer lugar, eso no es cierto. Y, en segundo término, el deber de un periodista no es ofenderse por lo que se relata, sino comprobar si la información es veraz o no. A cuantos se han lanzando rápidamente a criticar lo publicado por EL MUNDO les recomendaríamos que, antes de lanzar anatemas, se molesten en comprobar la realidad de los hechos. Ayer acogieron con gran entusiasmo los desmentidos de la familia Cue. Hoy publicamos un documento oficial de la CNMV que demuestra que Villalonga, Cortina y tres miembros de la familia Cue se ocultaron tras operadoras de Bolsa para hacer inversiones bursátiles en Telefónica, Repsol, Cepsa y Argentaria, que les dieron en pocas semanas una rentabilidad de hasta el 200%. ¡Qué tozudos son los hechos!

29 Junio 2000

Sangre en los micros

Fernando Jáuregui

Vuelve la crispación a los micrófonos, como cuando en los tiempos de aquella asociación de periodistas independientes y humorísticamente conocida como sindicato del crímen.

Luis del Olmo, tras echar de su tertulia a Casimiro García Abadillo por haber este publicado informaciones (no desmentidas) sobre Villalonga, clama en términos no deseables contra Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO en ONDA CERO, propiedad de Telefónica. En la COPE y en el MUNDO se contraatacaba aunque en la cadena episcopal no todo es armonía. Jiménez Losantos dispara contra su ex amigo del alma José María García por haberse pasado este a las filas villalonguianas

Claro que la gran ruptura vino antes: la de Pedro J. Ramírez con el propio Villalonga. En el pasado viajaron juntos, acompañados de sus mujeres por Oriente Lejano. En el presente el periódico de Ramírez se ha convertido en el peor enemigo de polémico presidente de Telefónica a quien acusa de haberse beneficiado de información privilegiada.

Se reproducen alianzas, muchos periodistas están demostrando que, en el fondo, sobre el derecho a la información prima el deber de mantenerse en la sombra protectora del empresario poderoso. Otros evidencian que quieren configurar la realidad a su antojo, aliándose primero con aquel al que luego derriban.

¿Desde cuando se sabe que algunos poderosos trafican con información privilegiada? ¿Hasta dónde quieren algunos que llegue el cuarto poder? ¿Cuántos mas seguiremos hablando de nosotros mismos como si fuésemos lo más importante?

01 Julio 2000

A eso no juego

Luis María Anson

Pedro J. Ramírez ha acertado en muy varias y difíciles ocasiones y se ha alzado por méritos indiscutibles hasta un puesto que le sitúa entre los grandes periodistas del siglo que ahora termina. En opinión de muchos profesionales se ha equivocado en su campaña sexasperada contra Villalonga. Pero la discrepancia con el acoso al que ha sometido al presidente de Telefónica no debe derivar en cuestiones personales. Algunos tertulianos radiofónicos algunos comentaristas han aprovechado el debate para meterse con Agatha Ruiz de la Prada. Y a eso no juego.

RELACIONES EL MUNDO – ONDA CERO

Las relaciones entre el diario EL MUNDO y ONDA CERO, en guerra durante aquellos meses se irían rehaciendo posteriormente hasta el punto de volver a aliarse, tras de la caída de D. Juan Villalonga y la llegada de D. César Alierta a la presidencia de la compañía. De hecho, un año después de la caída de este, Telefónica daría al diario EL MUNDO el control de los servicios informativos de ONDA CERO y de su tertulia nocturna. Aunque aquella alianza tampoco duraría demasiado.

El Análisis

VERACIDAD Y CINISMO

JF Lamata

Lo que nadie puede acusar a EL MUNDO es de mentir. Las informaciones que el diario publicó contra el Sr. Villalonga podían considerarse exageradas, dramatizadas e incluso ‘recuperadas’ oportunamente en un momento en que al Gobierno Aznar le interesaba arrear al Sr. Villalonga, pero no eran falsas, aunque fueran presentadas de una manera en la que parecía que el Sr. Villalonga era el corrupto del año, aunque luego no se le podría achacar ningún delito (aunque sí poca ética, el hombre de había forrado con la antigua empresa pública).

De lo que sí se le puede acusar a EL MUNDO y a su director es de cinismo. Se rasga las vestiduras EL MUNDO por que echaran al Sr. García Abadillo de la emisora de Telefónica sólo por criticar artículos contra Telefónica. ¿Acaso sería admisible un columnista de EL MUNDO publicando artículos contra el director de EL MUNDO? Se escandaliza EL MUNDO de que Telefónica retire su publicidad de EL MUNDO, pero nada dijo cuando en 1998 Telefónica retiró su publicidad de EL PAÍS y lo hizo, precisamente a propuesta de D. Pedro J. Ramírez. Por lo que la escandalera sobra.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.