Search
¿Fomenta la democracia el asesinato político?

Polémica entre DIARIO SP y CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO por el asesinato de Melitón Manzanas a manos de ETA

HECHOS

El 6 de agosto de 1968 DIARIO SP publicó un editorial en el que citaba a la revista CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO.

03 Agosto 1968

ASESINATO POLÍTICO

DIARIO SP (Director: Cristobal Páez)

Acaba de suceder lo que este periódico se tenía y advirtió a su debido tiempo, reiteradamente; se ha cometido el asesinato político. Volvemos a las andadas. La oposición ha recurrido al asesinato como fórmula preferente para hacer valer sus argumentos.

Hace pocos días, fue un guardia civil el que cayó en el cumplimiento de su deber. Aquel fue un asesinato que no tuvo, sin embargo, la agravante de la premeditación. Un incidente fortuito, imprevisto – el desvío de una carretera – unido al miedo de los asesinos, produjo el fatal desenlace. Lo de hoy es mucho más serio. Es un auténtico atentado el que se ha cometido en la persona del inspector de la Brigada Social de San Sebastián, un auténtico asesinato político, concebido, pirateado y ejecutado con todas las agravantes.

Los inaudito – al contrario de lo que pretende la revista CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO al comentar un artículo de nuestro director no es que se escriban artículos como el de Rodrigo Royo titulado Delenda est Democracia, sino que se escriban artículos como los de CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO, cuya consecuencia indirecta, al abogar por el aflojamiento de las riendas del orden y de la disciplina es la creación de un clima en que se puede germinar, como ya ha germinado, el asesinato político.

Nosotros somos más democráticos que nadie, porque entendemos que la democracia es la interpretación y aplicación de la voluntad de la mayoría, y la mayoría del pueblo español – como ahora se está demostrando – esta con nosotros.

Si la democracia, cuya patente toman como modelo algunos de nuestros colegas, consiste en asesinar presidentes, líderes religiosos, candidatos a la presidencia o guardias civiles e inspectores de policía, proclamamos la necesidad de reinstalar el orden y la disciplina, aunque nos llamen lo que quieran.

05 Agosto 1968

¿INCITACIÓN A LA VIOLENCIA?

CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO (Editor: Joaquín Ruiz Giménez)

Al ser secuestrado el número 53 de nuestra revista, la agencia Cifra difundió la siguiente noticia: por el ministerio Fiscal se ha interpuesto querella en relación con determinados textos contenidos en el número 53 de la revista CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO cuyo secuestro previo se ordenó por la Delegación del Ministerio de Información y Turismo, por estimar que uno de los trabajos que insertaba, en el que se incitaba a la violencia, podría ser constitutivo de delito. El juez de Orden Público ha admitido la querella presentada y ha confirmado el secuestro de la publicación. Esta nota fue difundida con anterioridad a que se dictase auto de procesamiento alguno.

Durante el verano, en el número correspondiente el día 3 de agosto, el DIARIO SP publicaba el siguiente editorial bajo el título ‘Asesinato político’ – el inspector jefe de la Brigada Político Social de San Sebastián, don Melitón Manzanas, había sido asesinado el día antes – “Lo inaudito – escribía el DIARIO SP – al contrario de lo que pretende la revista CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO al comentar un artículo de nuestro director, no es que se escriban artículos como el de Rodrigo Royo titulado ‘Delenda est Democracia’, sino que se escriban artículos como los de CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO, cuya consecuencia indirecta al abogar por el aflojamiento de las riendas del orden y de la disciplina, es la creación de clima en el que puede germinar, como ya está germinando, el asesinato político”.

En uno y otro escrito se atribuye a CUADERNOS una incitación a la violencia. N ovamos a entrar a rebatir minuciosamente con afanes polemistas acusación tan gratuita, malévola e insidiosa. La colección de la revista es el más categórico mentís. Por entender que estas imputaciones, lanzadas públicamente y por escrito, son gravemente injuriosas y, por tanto, pueden ser constitutivas de delito, el asunto ha sido puesto en manos de los Tribunales.

Si CUADERNOS incitase a la violencia estaría traicionando los ideales que desde ella se postulan constantemente. A nadie se le oculta que nuestra revista es de inspiración cristiana y humanista y trata de ser consecuente con ello. Desde el número primero venimos defendiendo los valores de diálogo y de convivencia pacífica y democrática entre todos los españoles.

Nuestra línea editorial es un claro testimonio del común afán de quienes hacemos la revista por construir un mundo más libre, más solidario y más justo, y ello no por métodos violentos, sino propugnando la evolución de las estructuras y de las instituciones. “El precepto básico de la vida colectiva es el respeto al hombre, a su vida, a su integridad física y moral y a los medios indispensables y suficientes para un nivel de existencia digno”, hemos escrito en alguna ocasión. “El recurso a la violencia es la tendencia de los irracionales, decíamos en otro editorial. Las citas podrán multiplicarse.

Indudablemente podrán achacarse a CUADERNOS defectos e insuficiencias. Peor imputarle cualquier género de Incitación, consciente o inconsciente, directa o indirecta, a la violencia no parecería sencillamente peregrino y ridículo si no fuera afrentoso. Claro que no ha de sorprendernos. Para ilustración del deliberado confusionismo que pretenden crear algunos medios de información baste recordar la campaña montada a raíz del asesinato del senador Robert Kennedy, quien, según estos órganos de información cayó fulminada por las balas disparadas por… La democracia. Una vez más ,a río revulto…

06 Agosto 1968

NO A LA DEMOCRACIA AL USO

DIARIO SP (Director: Cristóbal Páez)

CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO, órgano de expresión de una de las ramas – quizá la más perfilada que han surgido del árbol de la democracia-cristiana, arremete en su último número y en un artículo titulado ‘Sí a la democracia’, contra el concepto que sobre la democracia ha dejado traslucir más de una vez este periódico. Como la cuestión es importante  y la ocasión se nos brinda en bandeja, vamos a especificar de una y para siempre algunas de las consideraciones que el tema nos merece. Queda entendido de antemano que no nos mueve a ello la obsesión polemista al uso, sino el sincero deseo de contribuir a que todos nos conozcamos de lo que, hoy por hoy, permiten alumbrar las apariencias.

Nosotros concebimos la democracia, ante todo y sobre todo, como un sentimiento histórico del hombre. La democracia no es un partido o ideología determinada, como algunos pretenden, sino el conjunto de apetencias – justicia, libertad, igualdad, etc. – que ha anidado desde siempre en la conciencia de todo hombre comprometido con sus semejantes. Los medios para alcanzar las metas de la democracia entretejen una gama plural de actitudes, credos e ideologías susceptibles, naturalmente de crítica y controversia.  Que CUADERNOS crea ineficaz nuestra ideología es, pura, perfectamente admisible, pero de ahí a sugerir que nuestra actitud es contraria a la democracia propiamente dicha, media un abismo de abyecta intención que, sin embargo, no nos produce vértigo.

En estas páginas nunca se ha atacado – ni por supuesto se atacará – el preclaro concepto que encierra la palabra democracia. Sería absurdo hacerlo cuando, como ya hemos dicho más arriba, entendemos la democracia a la manera de un sentimiento inalienable de la condición humana. En estas páginas lo que sí se ha atacado – y seguirá atacándose – es la burda y falaz interpretación que de la democracia se hace en el mundo de las democracias capitalistas.

Nuestro concepto de la democracia diverge plenamente del que puede presenciarse en el escaparate europeo o norteamericano. A nosotros no nos basta – a otros sí, aunque intenten disimularlo – que el país se le dota de un Parlamento dual o plural, ni que se legalice una oposición más o menos honesto, ni que se permitan campañas electorales del tinte que se quiera. No nos basta todo lo enumerado y más, porque allí donde se han establecido tales libertades el fraude que en nombre de la democracia se viene dando es demasiado evidente como para pasar inadvertido.

 

07 Agosto 1968

CARTA ABIERTA AL DIARIO SP

Emilio Menéndez del Valle

Señor Director de DIARIO SP

La publicación que usted dirige, me obsequió el pasado agosto con un par de editoriales por el artículo ‘Sí a la democracia’, aparecido en el número 57-58 de esta revista, en el que comentaba, lamentándolas, las manifestaciones hechas por usted, declarando sus simpatías hacia el fascismo. Me refería asimismo a su escrito ‘Delenda est democracia’, que considero discutible y contradictorio, pues no se puede decir en un artículo titulado ‘Hay que destruir la democracia lo siguiente: “…la democracia ha fenecido con esto de Kennedy, ha palmado”. Además, si ya había muerto, ¿para qué tanta proclama antidemocrática como usted hacía?

Respecto al primer editorial, de 3-8-68, Asesinato Político, casi prefiero dejarlo a un lado pues, al contener frases como ésta: “Lo inaudito… no es que se escriban artículos como el de Rodrigo Royo titulado ‘Delenda Est Democracia’, sino que se escriban artículos como los de CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO, cuya consecuencia indirecta, al abogar por el aflojamiento de las riendas del orden y de la disciplina, es la creación de un clima en el que puede germinar, como ya está germinando, el asesinato político”, se comenta por sí mismo. Sería cuestión de entrar a discutir sobre lo que DIARIO SP entiende por orden y disciplina y ello nos llevaría muy lejos. Pero, desde luego, ni mis artículos ni los de esta revista se escriben para fomentar el asesinato político.

Sin embargo, me gustaría entrar a considerar el segundo, de 6-8-68, llamado ‘No a la democracia al uso’, con el que DIARIO SP, alude de nuevo a mi breve artículo acusándome de arremeter contra el concepto que sobre la democracia ha dejado traslucir más de una vez este periódico”. Y lo hago por varias razones. Primeros, porque, dentro de lo que cabe, en este segundo, escrito,  DIARIO SP adopta un tono que podríamos llamar algo más moderado, a pesar de que cree seguir viendo en las páginas de CUADERNOS un abismo de abyecta intención que, sin embargo, no nos produce vértigo’.

Me parece excelente, señor director, esa ausencia de vahídos, por parte del periódico que usted comanda, pues así, DIARIO SP comprenderá con mayor serenidad de juicio, la segunda de las razones que me mueven a replicar su ‘No a la democracia al uso’, lo que hago no por ‘obsesión polemista’, sino por ‘el sincero deseo de contribuir a que todos nos conozcamos más de lo que, hoyr por hoy, permiten columbrar las apariencias”, como el mismo dice.

Con lo que escribí en ‘El Criticón’ del último número de CUADERNOS no pretendía sino  dar a conocer a la mayor cantidad posible de oídos que quisieran oír, lo escalofriante y dramático que resulta que, a los veintitantos años de ser derrotado el  fascismo en la mayoría de los países en que se impuso, surjan ahora voces en nuestro país – donde oficialmente se habla de contraste de pareceres – que aboguen, sin tapujos, por las excelencias del fascismo, sistema que no parece admitir contraste alguno con los dogmas por él mantenidos.

Paralelamente, quise decir que el hecho de asesinar a un hombre como Robert Kennedy, en un país del que ya advertí que no me parecía modelo de democracia por su carácter capitalista no era motivo suficiente para lanzar el grito ‘Delenda est democracia’. En mi opinión, habría que gritar precisamente lo contrario: “¡Hay que defender la democracia!, contra los antidemócratas, los oligarcas y los capitalistas que, viendo en peligro sus intereses, crean el clima justo para que políticos como Robert Kennedy, que pretenden mínimas reformas en un sentido más democrático, puedan ser eliminados.

De ahí no pasé porque no pretendía otra cosa. A ello DIARIO SP en ‘No a la democracia al uso’, desviándose del núcleo de la cuestión y tras calificar a CUADERNOS gratuita y genealógicamente de ‘órgano de expresión de una de las ramas – quizá la más perfilada – que han surgido del árbol demócrata-cristiano, esgrime los siguientes argumentos que iré numerando, al tiempo que intento darles contestación – de tener alguna – para mayor claridad del lector.

Dice DIARIO SP

1 – “Nosotros concebimos la democracia… como un sentimiento histórico del hombre. La democracia no es un partido o ideología determinada… sino el conjunto de apetencias – justicia, libertad, igualdad, etcétera – que ha anidado desde siempre en la conciencia de todo hombre comprometido con sus semejantes”.

En parte de acuerdo, pero creo que, desgraciadamente, tal sentimiento no está arraigado de manera muy fuerte en algunos hombres, lo cual ha permitido históricamente, y permite, las antidemocracias, las dictaduras, los fascismos… Por otro lado, se puede hablar de ideología democrática, fascista, crespuscular, etc.

2 – “En estas páginas nunca se ha atacado… el preclaro concepto que encierra la palabra democracia… lo que sí se ha atacado… es la burda y falaz interpretación que de la democracia se hace en el mundo de las democracias capitalistas”.

Sin embargo, en junio de 1968, usted, señor director, escribe un artículo titulado ‘Delenda est democracia’, citándola peyorativamente más de media docena de veces y mencionando una sola vez a ‘la democracia capitalista’. Al no precisar, por ejemplo, titulando su comentario ‘Delenda est democracia capitalista’, puede usted dar la impresión de atacar a todo tipo de democracias, incluida la orgánica, sobre todo después de hacer pública su simpatía por el fascismo, sistema que no parece sentir atracción alguna por apenas ningún tipo de democracia.

3 – “A nosotros nos gustaría que el país pudiera gozar de todas esas virtudes democrática…”.

A mí y creo que a todos los que componemos CUADERNOS, también.

4 – “…Pero nos oponemos a que sean implantadas y reguladas por los que hoy lucen la etiqueta de demócratas.

Igual que nosotros; y precisamente porque somos, o intentamos ser demócratas – sin comillas – en el más puro sentido del término. Justamente por ello, no pretendo implantar ni regular nada, sino colaborar y dialogar con otras personas, para no implantar – que insinúa violencia – sino establecer ‘todas esas virtudes democráticas’.

Digamos de una vez que CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO no es – no puede ser – un partido político, sino una revista ideológica en la que trabajamos y colaboramos personas de ideario político democrático diverso (yo no soy demócrata cristiano) y cuya finalidad no es imponer, sino poner un grano de arena más en pro de la pacífica, pero justa convivencia socio-política de los españoles. Grano, que, personalmente, no tendría inconveniente alguna en unir, por citar a alguien perteneciente a un campo al que no pertenezco al que pudiera aportar un persona, por ejemplo como Manuel Cantanero del Castillo, quien se inscribe en una línea falangista ‘reformista, enérgicamente reformista’, después de leer las declaraciones hechas por él, que tomo por sinceras, precisamente en Revista SP, donde, entre otras cosas, dice:”…Nada de Imperio, de totalitarismo, de jeraquismo fascista… los falangistas han servido reiteradamente, creyendo hacer la revolución a aquellos que se proponían hacer la más enérgica contrarrevolución… Habrá que abogar por un socialismo de la libertad y para la libertad.

5 – ‘A nadie se le escapa hoy que los políticos profesionales de los llamados partidos democráticos lejos de impulsar la implantación de la justicia social, no persiguen otra cosa que conseguir el poder por el poder y desarrollar una actividad excelente remunerada”.

Me parece una afirmación temeraria y sin pruebas y, en todo caso indiscriminada. Se podría decir lo mismo de los políticos de los partidos no democráticos (fascista, nazi) y creo que apoyándose en pruebas históricamente contundentes, por ejemplo, las de los juicios de Nüremberg.

DIARIO SP sigue diciendo que ‘la historia va a conceder al pueblo español la ocasión de avanzar un buen trecho en ese camino que conduce a la verdadera democracia. Y sería imperdonable que se perdiera siguiendo los falsos pasos de las actuales democracias capitalistas.

No me cabe la menor duda de que muchos españoles rebosarían satisfacción de cumplirse las predicciones históricas de DIARIO SP y que gran parte de ellos no apoyarían la vía de la democracia capitalista. Desde luego, yo no lo haría, pues creo que la solución de la injusticia económico-sociales existentes en el mundo ha de buscarse mediante un equitativo reparto de la riqueza a través de una vía democrática y socialista. Radicalmente socialista en lo económico, profundamente liberal y democrática en lo político. Soy consciente de que para lograr una sociedad en la cual se den esas condiciones de justicia, no basta para dotarla de un Parlamento y de unas elecciones, si ni el uno ni la otras resultan cauces auténticos de representación popular, a través de los cuales se pueden llevar a cabo las indispensables reformas. También escribe DIARIO SP que ‘estos seudemócratas imitadores acérrimos del parlamentarismo europeo, pocas novedades aprovechables incorporarán a nuestra evolución de ser ellos los implantadores del orden ‘nuevo’. Honradamente, creo que de ‘imitador acérrimo del parlamentarismo europeo’ tengo poco; ya he dicho que no pretendo ‘implantar’ (o imponer) nada; y, respecto a lo de seudodemócrata me parece que un periódico cuyo director gusta del fascismo (según propias declaraciones) y, sin matizar, se muestra partidario de destruir la democracia, no es el más autorizado para aplicar a nadie tal calificativo.

Atentamente

Emilio Menéndez del Valle

  1. D. – Lógicamente DIARIO SP querrá replicar a las opiniones que aquí expongo (no impongo). Está en su derecho y en su periódico, pero como no todos podemos disponer de un órgano de prensa diario, resultaría muy difícil seguir el intercambio de impresiones desde CUADERNOS, publicación mensual, por lo que renuncio, desde ya, a escribir más sobre el tema.

Por otra parte, me gustaría señor director supiera disculparme por no unirme a las adhesiones hacia su persona, por la condena de que fue usted objeto por parte del Tribunal Supremo y que DIARIO SP ha venido publicando cotidiana y machaconamente. Aparte de su finalidad y motivaciones, discrepo de muchas de ellas, por no ser precisamente fiel reflejo de este  estilo democrático que dice tener DIARIO SP, así cuando escribe ‘Nosotros somos más democrático que nadie’… A título de ejemplo, transcribo, literalmente, dos de dichas adhesiones:

  • “No fue posible la paz, afortunadamente” (en DIARIO SP, 26-7-68).
  • “Creo que va siendo hora de que España, la resurja cual ave Fénix y el Nacional sindicalismo encuentre su sitio, poniendo en su programa el ¡basta! A tanta democracia judeo-marxista-americana…” (En DIARIO SP, 24-7-68).

Nota final: Una vez redactada esta carta he sabido que el señor Cantanero del Castillo se ha adherido al a suscripción pro-Rodrigo Royo. He de confesar que me ha sorprendido dado el muy específico carácter político de la campaña realizada por DIARIO SP en ese sentido. En un primer momento pensé suprimir el párrafo en que mencionaba al señor Cantanero, pero decidí que era mejor dejarlo así, como evidencia (?) de la actual confusión y volubilidad de caracteres imperantes en algunos sectores de la política nacional. ¿En qué quedamos, señor Cantanero del Castillo? ¿Está o no está usted por nada de jerarquismo fascista?

by BeHappy Co.