Search
La noticia supone un mazazo para el PSOE a tan sólo un mes de las elecciones

Se confirma pacto ETA-Carod: los asesinos anuncian que dejan de matar en Cataluña y que lo seguirán haciendo en el resto del España

HECHOS

El 18.2.2004 la organización asesina Euskadi Ta Askatasuna anunció que dejaría de matar en Cataluña.

El 18.02.2004 sucedió lo que el PSOE más podía temer en aquel momento: su socio de Gobierno en Cataluña, D. Josep Lluis Carod Rovira se había reunido con ETA en Perpignan para conseguir que dejaran de matar sólo en Cataluña, sin importarle que siguiera matando en el resto de España.

El PP vio en aquello la oportunidad de desgastar a un mas al PSOE del Sr. Zapatero de cara a las inminentes elecciones. El propio Sr. Zapatero hizo una declaración ante la prensa ese mismo día exigiendo al PSC-PSOE que rompiera con ERC, a menos que ERC rompiera con el Sr. Carod Rovira.

Rodriguez_Zapatero

EL COMUNICADO OFICIAL DEL SECRETARIO GENERAL DEL PSOE CONTRA CAROD ROVIRA TRAS EL COMUNICADO TERRORISTA:

COMUNICADO OFICIAL DE ZAPATERO:

Esta mañana se ha conocido un comunicado de la banda terrorista ETA. Como todos los comunicados de la banda terrorista ETA y todas sus actuaciones, me produce el máximo rechazo, la máxima indignidad. El único comunicado que espera la sociedad española y que espera, desde luego, el Partido Socialista Obrero Español de ETA es un comunicado de abandono de las armas.

Este comunicado ha dado fruto a diversas reacciones. He escuchado la reacción del señor Rajoy, del candidato del Partido Popular, y quiero, desde aquí, expresar mi rechazo y lamentar que, por primera vez en la Historia de la Democracia, un comunicado de ETA se intente utilizar electoralmente. En tercer lugar, el contenido del comunicado de establecer una tregua en Cataluña es absolutamente rechazable e inadmisible y, desde luego, debe tener consecuencias políticas. Debe tener consecuencias políticas, o bien en ERC después de que se conociera la reunión que hubo entre el señor Carod-Rovira y miembros de la banda terrorista ETA, y, si no es así, deberá producir consecuencias políticas en el Gobierno de Cataluña.

José Luis Rodríguez Zapatero

PIFIA DE LA REVISTA DE INTERECONOMÍA:

Epoca_antxon La revista ÉPOCA, del derechista Grupo Intereconomía hizo un montaje para sacar al Sr. Carod-Rovira sentado junto a los dos principales miembros del Comité Ejecutivo terrorista: Josu Ternera y Mikel Antza. Lo malo es que se confundió de cara y a Antza le puso con la cara de Eugenio Etxebeste ‘Antxón’, que no estuvo en la reunión del Sr. Carod ni pertenecía ya a la cúpula terrorista. ÉPOCA se confundió, pues, de asesino.

CRISIS EN EL DIARIO LA RAZÓN

La actitud hostil del diario LA RAZÓN de D. Luis María Anson, que publicó una portada del líder de ERC, Sr. Carod Rovira, estrechando la mano a ETA, desató problemas en el periódico, puesto que el accionista mayoritario del diario, D. José Manuel Lara (Grupo Planeta), catalán, deseaba mantener buenas relaciones con la Generalitat de Cataluña, que estaba controlada por ERC en aquellos años. Era el inicio de una sonora ruptura.

19 Febrero 2004

QUE ASCO

Luis María Anson

No recuerdo a lo largo de mi vida profesional haber asistido a una degradación moral semejante, a una desfachatez tan atroz.

Matad a quien os venga en gana, compañeros de Eta, asesinad a murcianos, valencianos, baleares, andaluces, extremeños, castellanos, canarios, riojanos, aragoneses, gallegos, madrileños, navarros, cántabros, asturianos, vascos no nacionalistas, pero no toquéis un pelo de los catalanes. Do ut des. A cambio, yo, Carod-Rovira, respaldaré institucionalmente vuestra posición en el País Vasco.

Esta miserable actitud, que nos devuelve a los tiempos de la caverna, reaccionaria, insolidaria, impregnada de adherencias nazis, ya la había expuesto Carod-Rovira en su nauseabundo artículo del 31 de mayo de 1991 titulado ‘Eta, Cataluñatiz Kampora’. No recuerdo a lo largo de mi vida profesional haber asistido a una degradación moral semejante, a una desfachatez tan atroz.

El problema lo tiene ahora, sobre todo, el secretario general del PSOE. Este personaje miserable, Carod-Rovira, ha anunciado públicamente que apoyará la investidura de Zapatero. Estoy seguro de que el líder socialista habrá anunciado ya, mientras redacto estas líneas, que jamás aceptará ni los votos ni el apoyo de Carod-Rovira para nada. Pero aún más: Zapatero debe exigir a Maragall que fracture de forma fulminante el tripartido, expeliendo a Carod-Rovira y a su grupo de la colaboración con un partido democrático como el PSOE.

Luis María Anson

19 Febrero 2004

Profunda tristeza

José Antich

Un auténtico terremoto político se produjo ayer en toda España al conocerse el segundo capítulo del encuentro que mantuvo Carod-Rovira con la banda terrorista ETA en Perpiñán. El anuncio de una tregua indefinida circunscrita a Catalunya, conocido a mediodía de ayer a través de un ridículo vídeo en el que aparecían dos encapuchados con las banderas vasca y estelada catalana, es un golpe tremendo a la imagen de Catalunya. Se empiezan a conocer de una manera dolorosa los efectos devastadores del encuentro del secretario general de Esquerra Republicana con dos pistoleros de ETA. Difícilmente se podía hacer más daño a Catalunya. Un error más grande no se podía cometer. Es la hora de la responsabilidad. De cerrar una crisis sin apaños ni falsos parches que la vuelvan a reabrir cada vez que ETA quiera. Esa es la opinión mayoritaria de la sociedad catalana que no se mueve por intereses políticos. Son, sin duda, las horas más duras para el presidente de la Generalitat, que ha recibido un auténtico mazazo y que a buen seguro es muy consciente del abismo al que se dirige Catalunya como no se corrija a tiempo el desastre que supone el macabro comunicado emitido por ETA. Señor president, usted decía anoche en Tv3 que lo que está en juego es el crédito de Catalunya. No puedo estar más de acuerdo. Actúe en consecuencia.

José Antich

19 Febrero 2004

ETA condena a Carod

EL PAÍS (Director: Jesús Ceberio)

Al comunicar que «suspende» sus atentados en Cataluña, ETA no está declarando una tregua, sino amenazando al resto de los españoles. Todos los partidos catalanes sin excepción rechazaron ayer esa amenaza implícita y exigieron a ETA que desaparezca. Sin embargo, no se pusieron de acuerdo sobre las consecuencias de esta auténtica carta-bomba -como la definió Maragall- en la que ETA confirma la interpretación más desfavorable para Carod del significado de su encuentro con los jefes de la banda en Perpiñán.

Carod había negado que hubiera alcanzado acuerdo alguno o que hubiera planteado una tregua circunscrita al territorio catalán. Volvió a hacerlo ayer. Según Carod, el hecho de que ETA diga que la tregua es efectiva desde el 1 de enero, días antes de su encuentro, probaría que la decisión de los terroristas es independiente de la entrevista. Es una explicación pueril, especialmente increíble a la vista del mes y medio que se habría tomado ETA para comunicar el hecho al pueblo catalán. Quien acepta entrevistarse por su cuenta con una banda terrorista asume el riesgo de la interpretación que sus interlocutores puedan hacer de sus palabras. En el caso de Carod hay además escritos y declaraciones suyos, remotos y recientes, en los que aceptaba esa lógica de tregua territorial.

La buena conciencia de Carod no reduce, por tanto, su responsabilidad. La que asumió dimitiendo como conseller en cap cuando se conoció el encuentro de Perpiñán, fue calificada de provisional. Y aunque finalmente tuvo también que dejar de ser conseller, Maragall se ha negado hasta ahora a cerrarla definitivamente. Esa provisionalidad sólo puede entenderse como una cautela a la espera de que se confirmase o no que, además de desleal e imprudente, la entrevista había sido causa de algún compromiso inconfesable. ETA ha tenido interés en confirmar esta última hipótesis.

Eso es lo que añade el comunicado de ayer a lo ya sabido: que ETA tiene interés en hacer ver que Carod fue a Perpiñán a pactar una tregua por separado. Sea verdad o no (o lo sea a medias), la responsabilidad del ex conseller en cap es ahora mayor, y lo provisional tendrá que convertirse en definitivo. Carod se ha cerrado ya la puerta del Gobierno y tiene un difícil futuro político. Si se resiste, habrá que convencer a su partido de que tiene que convencerle. ¿Y si ello no es posible? Zapatero dijo ayer que el comunicado de ETA debe tener consecuencias en ERC o en el tripartito. Seguramente es así, por este orden: primero, que ERC encuentre la forma de convencer a su secretario general de que debe llegar mucho más lejos a la hora de asumir la responsabilidad personal. Y si eso no es posible, no puede mantenerse la coalición.

Porque también es muy grave que un par de folios de ETA obliguen a modificar la composición de un Gobierno respaldado por 1,7 millones de catalanes, el 55% de los votantes. El PP ha ido demasiado deprisa tratando de aprovechar los efectos colaterales de la bomba de fragmentación soltada por ETA. Rajoy emplazó a Maragall a romper «de inmediato» el pacto de gobierno con ERC, opinión compartida por algún barón socialista. Y Aznar consideró incompatible esa alianza con el Pacto Antiterrorista firmado por el PSOE, a menos que Esquerra destituya a Carod o que Maragall disuelva el Gobierno tripartito.

Hay cosas demasiado importantes en juego. ETA está muy débil, y el oportunismo de Carod le ha permitido hacerse presente a su estilo: administrando la violencia y la amenaza de ejercerla de manera que divida a los demócratas y les lleve a cuestionar valores compartidos. El Pacto Antiterrorista se firmó, entre otras cosas, para evitar ese efecto; sería triste paradoja que el efecto de algo que socialistas y populares condenan con la misma energía fuera la ruptura del propio pacto. Sobre todo porque ha sido decisivo para legitimar la ofensiva del Estado de derecho que ha dejado a ETA al borde del colapso.

Los terroristas tratan ahora de capitalizar a su favor la torpeza de Carod intentando condicionar la campaña electoral. Condicionarla precisamente contra las expectativas de los socialistas, lo que sólo podrá sorprender a los ciegos voluntarios, como el propio Carod. Sus distingos sobre fondo y forma indicaron que seguía pensando que merecía una medalla, y no una censura, porque «alguien tenía que hacer» lo que hizo: buscar el diálogo para resolver «un problema que es político». Pasando por alto lo que más de 20 años de experiencia han enseñado: que el diálogo con ETA estimula la perpetuación del terrorismo; que sus crímenes encuentran un sentido en la medida en que sus amenazas selectivas «aceleran las contradicciones» del enemigo. O sea, de los demócratas.

El Análisis

LA SOBERANÍA DEL PSC, Y EL DETALLE DE CAROD

JF Lamata

El comunicado del Sr. Rodríguez Zapatero se lee una clara orden: «O ERC rompe con el Sr. Carod-Rovira, o el PSC romperá con ERC». Pero se dá la circunstancia de que no pasó ni lo uno, ni lo otro. Quedaba confirmado que el PSC no era exactamente ‘la federación catalana del PSOE’, sino otra cosa bastante diferente.

En lo que se refiere al Sr. Carod-Rovira, por aquellas fechas se dedicó a repetir que él se había limitado a hacer lo mismo que los enviados del PP en Ginebra o los del PSOE en Argelia: reunirse con terroristas negociar. Pero se olvidaba de un detalle, que ellos buscaban que los terroristas dejaran de matar en toda España y al Sr. Carod sólo negoció una ‘tregua’ en Cataluña. Eso, que en Madrid sentó tan mal, no produjo la misma reacción en Cataluña, y si no, atentos a los resultados de ERC en las elecciones de marzo.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.