16 febrero 1936

El Frente Popular toma el poder y considera 'salvada' a la II República

Elecciones Legislativas 1936: Las formaciones políticas del Frente Popular, la izquierda, suman mayoría frente a la derecha

Hechos

El 16.02.1936 se celebraron elecciones legislativas con triunfo de las formaciones de izquierdas.

Lecturas

En febrero de 1936 se celebran las terceras elecciones legislativas de la II República, nuevamente realizadas tras un adelanto electoral prematura antes de que la anterior legislatura terminara su mandato regular.

Si las pasadas elecciones legislativas de noviembre de 1933 supusieron el triunfo para la derecha y el inicio del llamado por sus enemigos como ‘bienio negro’, en esta ocasión el triunfo ha sido claro de los partidos de la alianza denominada ‘Frente Popular’ (PSOE + Izquierda Republicana + Unión Republicana + PCE), lo que causará la inmediata dimisión del actual Gobierno Portela.

REPARTO DE ESCAÑOS POR PARTIDOS:

  • Partido Socialista Obrero Español – 99 escaños
  • Confederación Española de Derechas Autónomas – 88 escaños
  • Izquierda Republicana – 87 escaños
  • Unión Republicana – 39 escaños
  • Esquerra Republicana de Catalunya – 36 escaños
  • Lliga Catalana y PNV – 22 escaños
  • Partido Comunista de España – 17 escaños
  • Bloque Nacional (Renovación Española) – 13 escaños
  • Tradicionalistas – 12 escaños
  • Partido Agrario – 11 escaños
  • Partido Radical – 4 escaños

REPARTO DE ESCAÑOS POR BLOQUES

  • Diputados de la izquierda (‘Frente Popular’) – 278 escaños
  • Diputados de la derecha –  146 escaños

Los más votados por Madrid.

El diputado más votado por Madrid ha sido D. Manuel Azaña Díaz, líder de Izquierda Republicana y cabeza visible del Frente Popular con 224.928 votos. Detrás de él D. Julián Besteiro Fernández (PSOE) con 224.873 votos y D. Diego Martínez Barrio (Unión Republicana) con 224.715 votos. A más distancia han quedado D. Francisco Largo Caballero (PSOE) con 220.981 votos y D. José Díaz Ramos (PCE) con 220.214 votos.

En lo que se refiere a los líderes de la derecha, derrotados en la provincia de Madrid, D. José María Gil-Robles Quiñones (CEDA) obtuvo 186.572 votos, D. José Calvo Sotelo (Bloque Nacional) logró 185.684 votos, mientras que D. José Antonio Primo de Rivera Sáenz de Heredia (Falange) se quedó con apenas 5.068 votos por Madrid.

EL PARTIDO SOCIALISTA VUELVE A SER LA PRIMERA FUERZA

Indalecio_Prieto El Partido Socialista Obrero Español, cuyo ‘hombre fuerte’ es D. Indalecio Prieto, ha sido la fuerza política de los partidos firmantes del pacto de Frente Popular que más escaños ha obtenido, por lo que vuelve a ocupar el primer puesto en Las Cortes, aunque el citado pacto incluye que el PSOE apoyará a los republicanos de izquierda.

EL ÉXITO-DESQUITE DE AZAÑA

azaña_1931 Presentado por la propaganda de la derecha como su ‘bestia negra’, culpable supuesto de los desastres acaecidos durante la II República, incluyendo supuestas complicidades – nunca demostradas – en la ‘Revolución de Asturias’ y en el intento de Sedición de Catalunya del Sr. Companys, los electores han dado la espalda a esas campañas y han otorgado cierto éxito al Sr. Azaña, con su nueva formación política Izquierda Republicana, que, al igual que el PSOE también está integrado en el pacto de Frente Popular.

MARTÍNEZ BARRIO, LA ESCISIÓN SUPERA AL ORIGINAL

martinez_barrios D. Diego Martínez Barrio ha logrado un gran triunfo moral, su partido Unión Republicana, nacido de una escisión del Partido Radical, ha logrado más diputados en las elecciones de 1936 que el propio Partido Radical, los electores han aprobado así su actuar y su decisión de pactar con la izquierda integrándose en el pacto del Frente Popular.

ÉXITO COMUNISTA:  EL PCE ESTARÁ EN LAS CORTES CON 17 ESCAÑOS ENCABEZADOS POR PASIONARIA

pasionaria_joven Las elecciones legislativas han supuesto una victoria total para el Frente Popular y la izquierda, que han logrado un total de 278 escaños. De ellos, el partido que más ha aumentado es el PCE, que ha pasado de 1 a 17 escaños. Los diputados comunistas elegidos son: D. José Díaz Ramos, Dña. Dolores Ibarruri “La Pasionaria”, D. Jesús Hernández, D. Cayetano Simón Bolivar, D. José Antonio Uribe, D. Pedro Martínez Cartón, D. Daniel Ortega, D. Bautista Gaset, D. Romero Cachinero, D. Antonio Nitges, D. Joaquín Valdés y D. Leandro Corro. Los militantes del PCE, que van en aumento imparable celebraron el triunfo izquierdista por las calles de Madrid.

JOSÉ CALVO SOTELO EMERGE COMO NUEVO LÍDER DE LA DERECHA

calvo_sotelo_BN Como líder del Bloque Nacional, D. José Calvo Sotelo emerge como nuevo líder de la derecha política española, dado que – aunque por escaños ha quedado por detrás de la CEDA, su figura cuenta ahora con mucha mayor aceptación entre los votantes de derecha ante el deterioro de imagen del líder cedista D. José María Gil Robles por haber llegado a pactos con los republicanos.

SIN ESCAÑO: LÍDERES DE DERECHA HUMILLADOS

Los grandes humillados en estas elecciones son los que fueran líderes del Partido Radical D. Alejandro Lerroux García (Partido Radical), D. Rafael Alonso Salazar, D. Ricardo Samper Ibáñez, el dirigente Liberal Demócrata D. Melquiades Álvarez González-Posada y el catalanista de derechas D. Francesc Cambó. Todos ellos han quedado fuera del Congreso tras el ‘bienio negro’.

Los ex presidentes del Consejo de Ministros, D. Alejandro Lerroux, ex líder del Partido Radical pero que seguía en la lista del partido, D. Rafael Salazar Alonso o D. Ricardo Samper se encuentran en la humillante situación de no haber obtenido escaño. Tampoco lo han conseguido figuras con destacado apellidos D. Alejandro Royo Villanova, que iba por el Partido Agrario, D. Melquiades Álvarez, líder del Partido Liberal Demócrata o D. José Antonio Primo de Rivera, líder de Falange Española de las JONS.

LA PASIONARA LIBERA PERSONALMENTE A LOS COMUNISTAS APRESADOS TRAS SABERSE DIPUTADA

Al poco de conocerse los resultados electorales, la destacada dirigente del PCE, Dolores Ibarruri “La Pasionaria” se presentó en la Cárcel Modelo, en la que se encontraban muchos presos socialistas de los incidentes de “La revolución de Octubre”. La Pasionaria entró en la prisión haciendo valer su condición de diputada y ordenó la liberación de sus compañeros, junto con milicianos comunistas armados logró ponerlos en libertad al grito de “¡Camaradas, sois libres!”.

Estarán serán las últimas elecciones legislativas que pueden considerarse libres – pese a las acusaciones de fraude en el recuento por parte de los derrotados – dado que con el estallido de la Guerra Civil no volverá a haber elecciones libres para una cámara de representantes hasta el 15 de junio de 1977.

18 Febrero 1936

Perspectivas para España

INFORMACIONES (Director: Juan Pujol)

Leer

No puede menos de sorprender, en cuanto se ha digerido la pesadumbre que, naturalmente, ha de producir a los partidos de derecha unos resultados electorales tan alejados de sus esperanzas, no puede menos de sorprender, decimos, la distinta manera como parecen reaccionar los de un lado y los de otro. Para los unos, la posibilidad, que no es seguridad todavía, de un triunfo de los adversarios por una mínima diferencia de votos en la Cámara una ligera mayoría de los grupos de orden significa, poco más o menos, a juzgar por sus palabras, que la otra mitad de España no cuenta, ni cuentan su voluntad y sus sentimientos.

Y, sin embargo, aun admitiendo en hipótesis ese improbale triunfo del a izquierda, es imposible dejar de advertir que el que se llama Frente Popular lo constituye una serie de partidos, algunos de los cuales son una negación de los otros, una contradicci´n por lo menos que se refleja en el Pacto que en su día hiciern público, y que ahora se disponen a cumplir, según anuncian. Pero ¿cómo podrán cumplir aquellas cláusulas en que sólo se expresaba una divergencia de criterio entre los republicanos de izquierda y los socialistas y comunistas? ¿Se impondrían las minorías menos numerosas – ateniéndose a los resultados electorales conocidos – dentro del Frente Popular o se someterán éstas al que dejaron expresados los republicanos de izquierda? Porque nosotros cuando hemos venido combatiendo a esos republicanos, no era por desear, sino por temer que se dejaran desbordar por ls que han sid esta vez sus aliados, pero difícilmente podrán ser sus amigos, y más difícilmente podrán coincidir en las maneras de gobernar. Y para los señores Azaña y Martínez Barrio, para los que consideraban, por ejemplo, ‘ un desatino’ la conducta que en octubre siguieron los hombres del a Generalidad de Cataluña, no sería bastante dejarlo escrito así para descargarse de la terrible responsabilidad contraída ante la Historia, si se dejaran llevar ahora a otros desatinos del mismo tipo, abandonando el país, en definitivamente, a los que, siendo los menos, traen ese impulso destructor, ese deseo de convertir a España en una colonia de Rusia, que no comparten, de eso sí podemos estar seguros, la inmensa mayoría de los que han aportado sus votos.

Se triunfe o se pierda, y siempre por una pequeña diferencia, lo que importa es conservar la serenidad, y que el Gobierno, al actual y el que mantenga el orden público inexorablemente. Nosotros y seguramente que la mayoría inmensa de los españoles, estamos dispuestos a acatar un Gobierno de derecha o de izquierda y todas las consecuencias políticas de unas elecciones, siempre que se produzcan dentro del marco de la legalidad, que es el signo más elocuente y vivo de la existencia de las verdaderas democracias. Lo que no podríamos admitir sin protesta serían el predominio  de las turbas irresponsables, con pretexto de un triunfo electoral todavía no confirmado oficialmente. En ese sentido compartimos el criterio de nuestro querido colega ABC, y no creemos que ni siquiera los jefes de los partidos de izquierda se atrevan  a sostener lo contrario.

18 Febrero 1936

España, lanzada a la aventura

AHORA (Director: Luis Montiel)

Leer

Primeramente hay que destacar en la jornada electoral del domingo la tranquilidad con que se desarrolló la votación.

Del resultado de la elección ¿qué hemos de decir? Ha habido un sorprendente y temerario desplazamiento hacia la izquierda. Claro que la sensibilidad del elector madrileño nos ha probado en el orden cuantitativo de votaciones que son preferidos los republicanos burgueses de izquierda al os marxistas, y dentro de éste se prefiere el reformismo del Sr. Besteiro al socialismo revolucionario y al comunismo; pero de todas suertes, es preciso reconocer que España ha dado un gran bandazo a la izquierda, incluso en provincias donde no podía sospecharse.

Lo lamentamos con toda el alma. No nos asustan las izquierdas en un régimen parlamentario, frenadas y controladas por fuerzas opuestas; comprendemos que en un sistema democrático y parlamentario tiene que existir un partido de izquierdas que en algunos momentos de la vida nacional puede llenar un papel insustituible; pero ni era éste para España el momento de las izquierdas ni éstas se han presentado al cuerpo electoral limpias de cadenas y mediatizaciones.

Un país con un sentido de la autoridad muy endeble y con una economía encanijada no puede permitirse el lujo de ser gobernado por las izquierdas, que con sus obligadas benevolencias y sus indeclinables avances sociales y económicos, sirven para agravar el mal que está pidiendo urgente remedio. La etapa izquierdista en España será ahora inadecuada, inoportuna y peligrosa.

Con toda lealtad decimos que avizoramos para España días de gran inquietud, que sólo podrán salvarse si las izquierdas burguesas se deciden a emanciparse del marxismo y se encuadran en un terreno perfectamente constitucional y parlamentario, legal y pacífico, dándose cuenta no sólo de que media España no está con ellas, y esa media España merece igual atención que la otra media, sino también de que las realidades nacionales lo son a despecho del empujón que quieran darles sus aliados de las urnas.

Empezamos hoy a vivir jornadas críticas en las que gobernantes y gobernados necesitamos mucha serenidad, poca impaciencia y un gran respeto a las normas de Derecho natural y positivo. Por nosotros no quedará. Advertimos a tiempo lo grave de entrar con el corazón alegre por el camino del marxismo, y seguiremos insistiendo en la advertencia todo lo que reclame el interés de España.

21 Febrero 1936

El sentido patriótico y levantado de nuestra campaña

LA NACIÓN (Director: Manuel Delgado Berrato)

Leer

Quien crea que nosotros somos capaces de hacer una campaña personal contra el Sr. Gil Robles, ni contra nadie, por un encono, por una malquerencia, por una rivalidad, o por una envidia no nos conoce y encima nos ofende. Nuestras campañas han sido siempre por un ideal, por cuestiones de mayor elevación que los personalismos. Lo que ocurre es que los sistemas, las ideologías, el bien y el mal se concretan en personas, como la electricidad de las nubes se condensa en el rato que es el que mata.

El Sr. Gil Robles ha tenido la desventura de personificar un sistema funesto, desastroso para las clases conservadoras de España. Si permitiéramos que siguiera actuando como hasta aquí con plenos poderes sobre las derechas, aumentaría el estrago y llegaríamos a la catástrofe, que ya hemos tenido bien cerca.

No se trata, pues, de una persecución contra el Sr. Gil Robles, sino de cambiar el instrumento, porque ya sabemos que las causas no radican en él. Y las causas, ese misterioso Comité rosa – y no decimos blanco, porque el blanco es símbolo de pureza y el rosa de evocador de las fantasías primaverales – hay que destruirlas también.

A raíz de las elecciones del 33, tal fue nuestro propósito decidido.  Consejos, súplicas, invocaciones al patriotismo, noos hicieron desistir. La experiencia nos ha demostrad que hicimos mal entonces no hundiendo el bisturí en el tumor. Las operaciones quirúrgicas siempre son dolorosas; pero no hay más remedio que practicarlas para salvar la vida del paciente.

La táctica del Sr. Gil Robles, a la que ha servido de mandatario el Sr. Gil Robles, ha traído la catástrofe del 16 de febrero cuando se nos había anunciado a toque de clarín la aplastante victoria. Nosotros no creímos nunca en ella, y todas las veces que nos fue posible formular la advertencia, sin quebrantar posibles acercamientos la formulamos.

Durante dos años se ha tenido engañadas a las gentes de derecha contándoles al oído unas veces cuentos tártaros quiñando el ojo en señal de que todo era valor convenido, poniendo por las nubes públicamente la táctica exigiendo sacrificios económicos y personales, inflando un globo que era de papel. Ni el instrumento ni las manos que lo manejaban pueden seguir prevaleciendo.

Cuando volvemos la vista a los miles de sacerdotes y de monjitas al os que se les ha tenido alucinados y a los cientos de miles de seglares, personas de orden, buenos católicos y hasta excelentes monárquicos, a los que se ha invitado a quemar su incienso ante un ídolo falso, y una táctica falaz de los que no se han deducido otras consecuencias que una perspectiva de persecución y una angustia constante nuestra conciencia nos dice que hemos faltado al deber por no desgarrar antes el velo que encubría toda esa farsa. La única atenuante a nuestro favor está en los temores a producir un daño frente al enemigo.

Pero ahora ya el daño está hecho y hay que proceder con energía y urgencia para evitar os más graves que nos amenazan.

Las clases conservadoras del país se han de reorganizar rápidamente con una dirección acertada. Todo lo que el Sr. Gil Robles ha manejado torpemente es útil y es valioso; pero eso no puede continuar en sus manos ni en las manos que le manejan a él.

He ahí el sentido noble, patriótico y levantado de nuestra campaña.

REACCIONES MEDIÁTICAS

Al día siguiente de las de las elecciones de febrero de 1936 se ven interpretaciones realmente diferentes, el ABC y EL DEBATE-YA anuncian la victoria de la coalición antirevolucionaria antimarxista mientras que EL LIBERAL y EL SOL hablan de la clara victoria del Frente Popular. El propio EL LIBERAL reconocen esa peculiaridad.

Con EL LIBERAL y el ABC en la mano se discutía ayer en las oficinas, en las tertulias y en todas partes: “Han triunfado las izquierdas” decían unos, “las derechas” dicen otros (…). Tanto a uno como a otro periódico se les pudo correr un poco la mano al destacar en sus títulos el triunfo que les correspondía subrayar. (EL LIBERAL, 18-2-1936)

¿Quién miente? El historiador don Cesar Vidal mantiene que las elecciones del 36 no fueron democráticas, pero sin entrar en esas profundidades, objetivamente el partido más votado fue la CEDA, por eso EL DEBATE puede alardear de que la derecha “gana puestos y sigue siendo la minoría más numerosa”. Pero no es menos ciertos que todos los partidos de izquierda habían anunciado que gobernarían conjuntamente (el pacto del Frente Popular), y su suma era mayor que la suma de la CEDA con los otros grupos de derechas. Por tanto, objetivamente, la victoria era de las izquierdas por los pelos. Aunque EL LIBERAL demuestra un principio de ceguera al publicar: “Toda España es izquierdista”, en esa línea está también LA VOZ DE GALICIA, que titula: “Una evolución a la democracia el país”. Es el moderado AHORA del señor Montiel, el único que separa claramente la información de la opinión, así pues su titular es “Triunfo indiscutible de las izquierdas” para luego tomar partida en su editorial:

Son preferidos los republicanos burgueses de izquierda a los marxistas, y dentro de esto se prefiere el reformismo del señor Besteiro al socialismo revolucionario y al comunismo (…) Con toda lealtad decimos que avizoramos para España días de gran inquietud, que sólo podrán salvarse si las izquierdas burguesas se deciden a emanciparse del marxismo y se encuadran en un terreno perfectamente constitucional y parlamentario, legal y pacífico, dándose cuenta de que media España no está con ellas y esa media España merece igual atención que la otra media. (AHORA, 18-2-1936)

“Dios nos necesita” dijo el señor Gil Robles. Ya lo han visto ustedes, Dios prescinde de Gil Robles, de la CEDA y del Papa, contestó EL LIBERAL en su subtitular. Las izquierdas podían ser los ganadores pero los grandes derrotados no eran los de la derecha contrarevolucionaria (señores Gil Robles y Calvo Sotelo), sino los del llamado “centro” (la derecha republicana). El Partido Radical fue pulvericado en aquella contienda electoral y ni siquiera el que fuera su líder, el señor Lerroux, logró el acta. EL LIBERAL se regodea cruelmente de los “traidores” con una caricatura bajo el título las cabezas que han caído en estas elecciones en referencia a los líderes republicanos conservadores que se haían quedado sin acta:

Cambó, Lerroux, Salazar, Samper, D. Melquiades… falta Martínez de Velasco, pero basta con los que tenemos el gusto de presentar ¡Gran lección de derecho político la que acaba de dar el país! (EL LIBERAL, 19-2-1936)

Lo trágico es que se da la circunstancia de que algunos de los señalados en aquesta caricatura (concretamente los señores don Melquiades Álvarez, don Rafael Salazar Alonso y don José Martínez de Velasco) perdieron la cabeza literalmente durante la guerra civil a manos de las balas de milicias del bando republicano.

LA NACIÓN CULPA A GIL ROBLES DE LA DERROTA DE LA DERECHA

Por su parte, el periódico monárquico de derechas LA NACIÓN de don Manuel Delgado Barreto, responsabilizó personalmente al Sr. Gil Robles de la derrota de la derecha y le atacó sistemáticamente durante días.

Pero ¿por quién nos ha tomado el señor Gil Robles?¿Es que sus continuas oscilaciones le han hecho suponer análoga volubilidad de los monárquicos? Equilibrio y ambigüedad sólo han traído males a España. El que ha hecho perder a las derechas el éxito rotundo que se esperaba ha sido Gil Robles. El que ha estado embobando a todos con sus enormes fuerzas y sus formidables organizaciones que nada tenían que envidiar al de Mussolini o al de Hitler. ¿Qué quería EL DEBATE que hicieran los monárquicos? (LA NACIÓN, 18-2-1936)

El Análisis

GANADORES Y PERDEDORES EN UN PAÍS POLARIZADO

JF Lamata

El resultado de las elecciones legislativas de febrero de 1936 ha reafirmado la polarización política que atraviesa España en este periodo prebélico. El triunfo del Frente Popular, una coalición de partidos de izquierda, no solo marca el fin del gobierno de Manuel Portela Valladares sino que también presagia un futuro incierto y convulso. Con 278 escaños, el Frente Popular ha logrado una mayoría aplastante, impulsado principalmente por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Izquierda Republicana, liderados por figuras tan emblemáticas como Indalecio Prieto y Manuel Azaña.

Los grandes ganadores, encabezados por Azaña, Besteiro y Martínez Barrio, han demostrado que la estrategia de unidad en la diversidad puede ser efectiva, al menos en el corto plazo. El PSOE, con 99 escaños, vuelve a ser la primera fuerza, mientras que Izquierda Republicana y Unión Republicana suman fuerzas para consolidar el cambio. Por otro lado, la derecha, aunque fragmentada, no ha desaparecido. José Calvo Sotelo emerge como el nuevo líder conservador, a pesar de la derrota significativa en Madrid. La figura de Calvo Sotelo, con 13 escaños para su Bloque Nacional, contrasta con la decadencia de la CEDA de Gil Robles, quien, junto a otros líderes de derecha como José Antonio Primo de Rivera, ha visto cómo su influencia disminuía dramáticamente.

En el otro extremo, la humillación de Alejandro Lerroux ha sido evidente. El otrora poderoso líder del Partido Radical no logró ser elegido diputado, simbolizando el ocaso de una figura que dominó la política española durante años. Esta derrota personal es un reflejo del rechazo generalizado hacia los líderes del bienio negro, y subraya la demanda de cambio de un electorado cansado y polarizado. Estos resultados electorales no solo muestran un país dividido, sino también anticipan un escenario político cada vez más tenso y conflictivo, donde las soluciones pacíficas parecen cada vez más lejanas.

J. F. Lamata