Search
El golpe es respaldado por las importantes formaciónes políticas Falange Socialista Boliviana y Movimiento Nacionalista Revolucionario

Un golpe en Bolivia dirigido por Hugo Bánzer derriba al dictador Juan José Torres e instala una nueva dictadura más conservadora

HECHOS

El 20.08.1971 se produjo un golpe de Estado en Bolivia que depuso a Juan José Torres como Presidente y lo reemplazó por D. Hugo Bánzer.

24 Agosto 1971

Un futuro pesimista

Miguel Torres

Doscientos revoluciones y más de cincuenta jefes de Estado en siglo y medio corto de independencia son unos antecedentes que no permiten hacerse demasiadas ilusiones sobre el futuro del nuevo régimen encabezado por el coronel Hugo Bánzer. Tampoco abonan unas perspectivas excesivamente optimistas hacia el futuro la corta guerra civil que ha originado el cambio y la composición del nuevo Gobierno que en su base civil está integrado por dos grupos – ‘El Movimiento Nacionalista Revolucionario’ y la ‘Falange Socialista Bolivariana’ – separados históricamente por una tradición de hostilidad, aunque durante los últimos días hayan coincidido en su oposición. El largo exilio y la experiencia han dejado convertido a Paz Estenssoro en una sombra de lo que fue.

Pero es que, además, las condiciones objetivas del país son lamentables, política y económicamente. A los males ancestrales de Bolivia, subdesarrollo y analfabetismo, se unen unos frentes políticos irreconciliables. Por un lado, la extrema izquierda, con el Sindicato minero, la poderosa Central Obrera Boliviana (COB) y los estudiantes que aunque derrotada ahora, la van a hacer la vida imposible a Hugo Bánzer Suárez con huelgas y algaradas y con el previsible recrudecimiento de las guerrillas. Por otro lado, la derecha, con el apoyo de los sectores barrientistas a conservadores del Ejército, al que pertenecen los militares triunfantes, que cuentan, sin duda, con la simpatía de Mr. Siracusa, el embajador norteamericano siempre presente en ocasiones similares. Y, por último, el centro, en el que cabe situar personalmente a los dos últimos presidentes, Ovando y Torres, cogidos entre los dos extremos. Ambos se inclinaron progresivamente con el timepo hacia la extrema izquierda especialmente el segundo, porque esa izquierda les permitió llegar y permanecer en el Poder. Pero ambos han acabado por estrellarse.

En descargo de Juan José Torres cabría decir que hizo todo lo posible por no hipotecar el carácter nacionalista que quiso imprimir a su régimen , pero que al final no supo o no pudo, luchar contra los crecientes imposiciones de la extrema izquierda, con cuyo apoyo ha permanecido diez meses y medio en el Poder. El mismo hombre que en octubre del pasado año le negó a la Central Obrera Boliviana las carteras que pedían en el Gobierno, se plegaba medio año después a la constitución de la llamada Asamblea Popular, especie de soviet que le impusieron mineros, obreros y estudiantes.

Juan José Torres quiso mantenerse en la finca del nacionalismo revolucionario, reformista, pero no marxista, que gobierna en el Perú, pero sucumbió por su debilidad frente a quienes le imponían la construcción de un régimen socialista. El resultado ha sido un golpe de sectores que, en el contexto general iberoamericano, hay que situar próximos a la influencia del régimen argentino.

Hugo Bánzer tiene ante sí una dificilísima tarea de reconciliación nacional, como paso previo a cualquier programa de reformas. Han transcurrido ya casi veinte años desde la llegada de Paz Estenssoro al Poder ron su gran periodo de cambios, pero Bolivia sigue sin haber resuelto problemas elementales de desarrollo. Es más, la situación ha ido deteriorándose, como prueba ese centenar de muertos en las luchas civiles del pasado fin de semana. Quisiéramos equivocarnos, pero las impresiones hacia el futuro no pueden ser optimistas.

Miguel Torres

by BeHappy Co.