Search
A los filoetarras les ha dolido especialmente por estar firmado por un apellido como Landaburu, cuyo padre era un símbolo para toda la izquierda abertzade

El diario EGIN (afín a ETA) amenaza al periodista de CAMBIO16 Ander Landaburu por sus informaciones contra la banda terrorista

HECHOS

En su número del 16.08.1982 la revista CAMBIO16 respondió a las palabras que sobre ella y sobre su redactor D. Ander Landaburu había hecho Herri Batasuna a través del diario EGIN.

07 Agosto 1982

HB califica de mercenario, rastrero y delator a un periodista de CAMBIO16

EGIN (Director: José Félix Azurmendi)

Todo el artículo de Ander Landaburu, plagado de injurias y embustes, rezuma al resentimiento y la frustración de un individuo harto conocido por todos nosotros, que nunca ha sabido comprender al pueblo vasco y que aparte de haber ensuciado el apellido de un gran luchador nacionalista, ha puesto su pluma al servicio de los intereses antivascos más rastreros”, manifestó un cualificado portavoz de HB consultado por este periódico en relación a su reportaje (…)

Un portavoz de HB denunció la campaña orquestada contra nuestra organización por parte de esta revista, señaló que “al margen de que otras organizaciones políticas aludidas en el artículo contesten a las injurias vertidas, las alusiones de Ander Landaburu, de Juzgado de Guardia en el orden jurídico, en el terreno político denotan la clara intención del mercenario que intenta por medio de la mentira y el ventajismo cobarde de la persecución que sufre nuestra coalición, servir cómo delator y facilitar una mayor represión contra nosotros”.

“La única moneda de pago hacia Ander Landaburu – señaló el portavoz de HB – y hacia todos los suyos es la del desprecio y la denuncia pública”.

Más adelante señaló que su coalición considera como un deber, “como el de cualquier que se sienta demócrata”, el lograr “desenmascarar a los mercenarios del sistema capitalista, y a los colaboradores del pueblo vasco”:

El representante de Herri Batasuna añadió finalmente que ‘deseamos comunicar a CAMBIO16 y a Ander Landaburu que el pueblo vasco ha sobrevivido a fascistas de todo tipo, y que a pesar de CAMBIO16 y de Ander Landaburu, conservamos la confianza del pueblo y la seguridad historia”.

Euskadi, un tema que sigue vendiendo en la prensa española

El mismo semanario que hace pocos meses publicaba un alucinante trabajo sobre la ciudad de Rentería, a la que llama ‘ETA City’, vuelve a tener a Euskadi, a la vida en nuestro país, como tema central en el reportaje que bajo el título ‘Así funcionaba la mafia vasca’ firmó Ander Landaburu.  El reportaje, el distorsionador y en algunos pasajes apocalíptico relato, no tiene despredicio. Su autor, hijo de uno de los líderes históricos del nacionalismo, mimado por las fuerzas antifranquistas que confiaron en él como vehículo para la información de sus inquietudes en algún tiempo, podría estar catalogado como un teórico conocedor de la vida en Euskadi. Adquiere por ello otra dimensión su firma.

Una sucesión de injurias y falsedades: Este es el reportaje

16 Agosto 1982

TERRORISMO DE PAPEL

Ander Landaburu

ETA No quiere que se hable del impuesto revolucionario

Al diario vasco EGIN y, por supuesto, a ETA militar no le ha gustado nada el reportaje de Ander Landaburu, delegado de CAMBIO16 “Así funciona la mafia vasca”.

El rotativo vasco, tantas veces valedor de las siniestras hazañas de los terroristas de ETA, no ha sabido encajar el excelente trabajo, ampliamente documentado y contrastado con fuentes, de nuestro compañero en el que denunciaba los nuevos métodos de extorsión y de chantaje que los liberticidas etarras están poniendo en práctica entre los comerciantes y pequeños industriales de Euskadi.

“Todo el artículo de Ander Landaburu, plagado de injurias y embustes, rezuma el resentimiento y la frustración de un individuo harto conocido por todos nosotros, que nunca ha sabido comprender al pueblo vasco”, escribía en las páginas de EGIN un anónimo portavoz de Herri Batasuna, la coalición electoral que defiende en el plano político la tesis de los terroristas.

Por si esta sarta de insultos no hubieran sido suficientes el portavoz de Herri Batasuna, sin desmentir una sola línea del artículo de Landaburu, volvía a la carga: “Las alusiones hechas en el artículo denotan la clara intención del mercenario que intenta, por medio de la mentira y el ventajismo cobarde la persecución que sufre nuestra coalición, servir como delator y facilitar una mayor represión contra nosotros’ Inmediatamente después de hecha pública esta vil reacción de Herri Batasuna, que muchas personas identifican con la propia organización ETA y consideran una amenaza física al periodista y una mordaza a la libertad de expresión, numerosos organismos oficiales, partidos políticos y periodistas han comenzado a solidarizarse con el delegado de CAMBIO16 en el País Vasco.

“Para ETA – señalaba en su documento de apoyo a Landaburu suscrito por cien periodistas vascos – todo el que no está de acuerdo con sus actuaciones y se atreve a decirlo, y entre ellos quienes empleen su pluma para desacreditarlos son reos de muerte sin necesidad de juicio”.

“En Euskadi – continuaba la nota de los periodistas – ha sido asesinado un periodista y herido gravemente otro, en sendos atentados reivindicados por ETA, y en uno de los casos, el de José María Portel, fue justificado por ETA señalando que ‘este periodista utilizaba su pluma para desacreditarlos”.

Defensor de las libertades

De treinta y siete años de edad, Ander Landaburu ha pertenecido a la redacción de CAMBIO16 desde su primer número, y siempre se ha destacado por ser un periodista combativo y defensor de las libertades, teniendo que comparecer en dos ocasiones ante los tribunales de justicia para responder de informaciones publicadas en esta revista sobre la práctica de la tortura en el País Vasco.

En tiempos del franquismo se alineó en posiciones bastante próximas al abertzalismo, de las que se apartó desencantado hace quince años, al considerar que la ‘falta de ética política de ETA, la barbarie, el fascismo y la mente mesiánica y enferma de los actuales dirigentes terroristas pueden llevar al País Vasco y al resto del Estado español a un auténtico callejón sin salida”.

Ander Landaburu, que durante la dictadura fue amenazado por el Batallón Vasco Español por sus valientes informaciones publicadas en esta revista y que en los últimos años de la democracia ha sido víctima de igual feroz persecución y amedrentamiento por parte de ETA y los sectores abertzales más radicalizados, es hoy uno de los exponentes de las dificultades para hacer información en el País Vasco y de la censura que grupos marginales y violentos de la sociedad quieren imponernos a todos los españoles con la amenaza y el pistolerazo. Ahora como antes, habrá que repetir: ¡No nos callarán!

16 Agosto 1982

EL CANTO DEL BUITRE

Juan Tomás de Salas

Cien hombres justos son capaces de salvar ellos solos el planeta, y desde luego son más que capaces de arrinconar en las alcantarillas de la historia a los mil hombres salvajes que matan, extorsionan, secuestran y aterrorizan a la patria vasca. Pues bien, esos cien justos existen ya en el País Vasco, han cerrado filas alrededor de un gran hombre, un ciudadano honesto, el periodista Ander Landaburu, último de los denunciados por el dedo feroz de los amigos feroces de la ETA.

Ander Landaburu ha trabajado para esta casa desde su fundación, o aún antes, cuando con fe de carboneros libertarios fabricábamos números cero de una revista que debía ayudar a cambiar la España negra de la dictadura por la España gozosa de las libertades, nuestro CAMBIO16. Son más de once años pegado a su plma y a sus ilusiones de que terminara por fin en esta península el maldito bale de la violencia, la barbarie y la guerra civil intermitente.

Y dio la cara, dio obstinadamente la cara, como siempre la había dado su familia por el País Vasco. El oficio de relatar lo que ocurría en su querida patria vasca no fue nada fácil en aquellos años finales de la dictadura infernal. Secuestros, cierres y censuras, son buena prueba del coraje de Ander Landaburu cuando ataca pluma en ristre contra la opresión y la injusticia. Relata normalmente sin pasión lo que ve y lo que sabe, pero no se traga una. Sus ilusiones y cariños no traslucen en su prosa de notario que relata, pero las angustias, humillaciones y esperanzas del pueblo vasco bajo el franquismo final encontraron en él a su abanderado mejor. Sólo en la crónica de los fusilamientos de 1975 se advertía el peso de las lágrimas en cada coma y el dolor en cada sustantivo. Sólo esta vez el relator-notario no pudo imponerse al hombre español y vasco que rechinaba de dolor y de ira.

Pero lo peor vino después. Lo peor vino cuando iniciada la marcha firme y gloriosa de los españoles por la senda de la libertad, cuando los vascos lograban por fin su autonomía, una cuadrilla de fanáticos descubrió la cara de los horrores que hasta entonces habían ocultado tras el sudario de la muerta libertad de todos. Entonces se descubrió que aquellos bárbaros combatían justo por lo contrario de lo que habían pregonado, eran simiente de opresión, albañiles de dictadura, perros de la violencia, hermanos del fascismo, siameses de aquellos asesinos a quienes decían combatir. Basura.

Ahí sí que penó Ander Landaburu. La metamorfosis del supuesto gudari en real carroña debió ser una de las más crueles desilusiones sufridas por los vascos de esta generación. Tardaron en comprenderlo, aún hay muchos vascos que no quieren dar crédito al graznido del buitre que resuena en ETA, pero la realidad se impone y el hedor espeluznante de la carroña envuelve a los etarras y a los anónimos portavoces de ETA que controlan a Herri Batasuna y al diario EGIN. Ahí hay sólo muerte y negocio con la muerte. Basura.

Los peores enemigos de la libertad española y del autogobierno vasco los aliados reales de los golpistas, los hijos sangrientos de Suslov, han decidido ahora denunciar a Ander Landaburu, a un hombre que sí vio la carroña que otros procuraban no ver, para atacar en él a esa oleada irresistible de vascos hasta la médula que quieren acabar ya con el miedo y el chantaje etarra. Y perderán. Ander Landaburu no está solo, le acompañan hombres justos por centenares, cada día son más los vascos que llaman carroña a la carroña y están dispuestos a encerrar al buitre. Y será encerrado, porque esta libertad no nos la arrebatarán ni mil Tejeros aliados con mil etarras matacabras.

Juan-Tomás de Salas

11 Agosto 1982

Un periodista amenazado

EL PAÍS (Editorialista: Javier Pradera)

LA PUBLICACION en la revista Cambio 16 de un reportaje sobre las prácticas mafiosas de recaudación de un llamado impuesto revolucionario por miembros de la banda ETA Militar ha tenido como primera consecuencia la amenaza para su autor, Ander Landáburu. El trabajo pone al descubierto las vilezas de las extorsiones generalizadas, realizadas hasta con dueños de pequeños bares del casco antiguo de Bilbao, y cuyos datos no han podido ser desmentidos. La reacción de un denominado portavoz anónimo de Herri Batasuna ha sido la de calificar al periodista de mercenario, rastrero y delator. En vez de demostrar la posible falta de probidad informativa del reportaje ofreciendo una versión diferente, este defensor de la prácticas mafiosas la emprende a insultos con el periodista, en tina clara demostración de los poderosos argumentos que le asisten.Este episodio no merecería más comentario si no fuera por las dramáticas consecuencias que este tipo de descalificaciones suelen reportar en el País Vasco a quienes las sufren. Un periodista asesinado y otro gravemente herido es la contribución histórica a la libertad de expresión de estos apóstoles del nuevo orden político. La realidad y la práctica cotidiana enseñan que los postulados defendidos por los terroristas y sus cómplices pretenden la instauración de un sistema de horrores que la historia no ha conocido. No deja de ser curioso que cuando una información molesta a ETA el remedio consiste, en suprimir al periodista por la amenaza, él chantaje y hasta el asesinato. No es extraño, ya que esta banda armada ha anunciado que para erradicar las drogas procederá a la eliminación física de los camellos. Por tanto, no sena también descabellado pensar que cuando la seguridad del tráfico pueda ser uno de sus campos de actuación política, corten las manos de los automovilistas que se salten un stop. Este es el cuadro de enloquecimiento que ofrece la práctica del terorrismo.

Los periodistas bilbaínos se han solidarizado con Ander Landáburu, y han fundamentado su apoyo no en la publicación de una soflama de huecas palabras, sino reafirmando su compromiso de informar y continuar el ejercicio de su profesión contra las amenazas de estos contundentes censores. Podría repetirse aquí que sólo es posible una información libre en una sociedad libre y sin temores. Desgraciadamente, sin embargo, los autores de las amenazas contra nuestro compañero desconocen el significado de estos principios. La gran aportación de ETA, a la reciente historia de nuestro país ha sido la introducción del miedo y la destrucción. La amenaza contra Ander Landáburu confirma especialmente, una vez más, que ETA no ofrece ninguna solución colectiva a la vida del País Vasco y sólo es una organización dedicada al chantaje, la extorsión y el asesinato, encubierta en una confusa amalgama ideológica que ya hubieran querido para sí los grandes fascistas de la historia.

by BeHappy Co.