5 septiembre 1936

El Gobierno del bando de la izquierda se reorganiza en plena Guerra Civil española

Manuel Azaña entrega el Gobierno del Frente Popular a socialistas y a comunistas nombrando a Largo Caballero Presidente

Hechos

El 5.09.1936 se formó un nuevo Gobierno de la II República formado por partidos del Frente Popular y presidido por D. Francisco Largo Caballero.

Lecturas

El 4 de septiembre de 1936 D. Manuel Azaña Díaz, Jefe de Estado de la II República y, por tanto, del bando del Frente Popular en la Guerra Civil española, nombra al líder socialista D. Francisco Largo Caballero, nuevo jefe de Gobierno en sustitución de D. José Giral Pereira (en el poder del 19 de julio de 1936), con el objetivo de poner orden entre las milicias armadas (muchas de las cuales son socialistas o comunistas).

A pesar de que los partidos marxistas, PSOE y PCE, eran mayoritarios en el Frente Popular, desde la llegada de esta alianza política al poder en febrero de 1936, estos partidos habían quedado excluidos y, sólo tras el estallido de la Guerra Civil se les ha permitido entrar en el Consejo de ministros.

Su principal decisión será la repartir armas entre la población civil.

  • Presidente de la República – D. Manuel Azaña Díaz (Izquierda Republicana)
  • Presidente del Gobierno – D. Francisco Largo Caballero (PSOE)
  • Estado – D. Julio Álvarez del Vayo (PSOE, próximo al PCE)
  • Justicia- D. Mariano Ruiz-Funes (Izquierda Republicana)
  • Guerra – D. Francisco Largo Caballero (PSOE)
  • Hacienda – Dr. Juan Negrín (PSOE, próximo al PCE)
  • Marina y Aire – D. Indalecio Prieto (PSOE)
  • Gobernación – D. Ángel Galarza (PSOE)
  • Obras Públicas – D. José Antonio Aguirre (PNV)
  • Agricultura – D. Vicente Uribe (PCE)
  • Trabajo y Sanidad – José Tomás Piera (ERC)
  • Comunicaciones – D. Bernardo Giner de los Ríos (Unión Republicana)
  • Industria y Comercio – D. Anastasio de Gracia (PSOE)
  • Sin Cartera – D. José Giral Pereira (Izquierda Republicana) y D. Manuel de Irujo (PNV).

Por primera vez en España hay dos ministro afínes a la URSS de Stalin.

LOS PRIMEROS DOS MINISTROS COMUNISTAS

uribe_jesus_hernandez D. Jesús Hernández y D. Vicente Uribe son los dos primeros miembros del Partido Comunista de España que entran en un Gobierno siguiendo con la indicación de la Unión Soviética del sistema de los ‘Frentes Populares’ como herramienta para que los comunistas entren en en los gobiernos.

El Gobierno Largo Caballero dará un siguiente paso para ampliar su base en diciembre de 1936 al incorporar en el Gobierno del Frente Popular a los anarquistas.

El Análisis

Viraje hacia el marxismo de la II República

JF Lamata

El 4 de septiembre de 1936 marca un hito significativo en la historia de la II República Española con la designación de Francisco Largo Caballero como jefe de Gobierno, sustituyendo a José Giral. Este cambio refleja la creciente influencia de los partidos marxistas, PSOE y PCE, que hasta entonces habían sido excluidos del poder pese a ser mayoritarios en el Frente Popular. El objetivo principal de Largo Caballero será poner orden entre las milicias armadas, muchas de las cuales están alineadas con los socialistas y comunistas, y repartir armas entre la población civil. Esta decisión no solo subraya la radicalización del conflicto, sino también la estrategia de movilizar a las masas en la defensa de la República.

Con la entrada de los primeros ministros comunistas, Jesús Hernández y Vicente Uribe, el gobierno republicano adopta la estrategia de los ‘Frentes Populares’ promovida por la Unión Soviética, consolidando la influencia de Stalin en la política española. Este nuevo gabinete, que incluye a figuras clave del PSOE y del PCE, está diseñado para fortalecer la unidad republicana frente a la sublevación militar, aunque también profundiza las divisiones internas. En diciembre de 1936, el gobierno de Largo Caballero dará un paso más hacia la inclusión y ampliará su base al incorporar a los anarquistas, en un intento de consolidar todas las fuerzas antifascistas en la lucha contra los sublevados. La radicalización y el giro hacia el marxismo en el seno del gobierno reflejan la desesperación y el intento de supervivencia de una República acosada por una guerra civil devastadora.

J. F. Lamata