Search
El nuevo Director General será Luis Solana, hermano del ministro Javier Solana que ocupó la dirección de Telefónica

Pilar Miró dimite como Directora General de RTVE acosada por los ‘guerristas’ y por la Oposición en la polémica sobre sus gastos

HECHOS

En diciembre de 1988 Dña. Pilar Miró dimitió como Directora General de Radio Televisión Española (RTVE), en enero de 1989 el Consejo de Ministros designó a D. Luis Solana nuevo Director General de RTVE.

La etapa de doña Pilar Miró fue mucho más corta que la del Sr. Calviño, puesto que fue forzada a dimitir en diciembre de 1988 siendo reemplazada por el Gobierno por D. Luis Solana. La dimisión de la Sra. Miró se produjo después de que miembros de la oposición encabezadas por el diputado don Luis Ramallo (AP)  dirigieran  una   campaña  contra sus elevados gastos de vestuario con dinero público. La que fuera directora general de RTVE reconoció ante el Congreso que había comprado ropa para sus actos oficiales utilizando dinero público. La Sra. Miró, que cobraba 477.000 pesetas netas cada mes en 14 pagas al año, devolvería a la empresa los cuatro millones que había gastado en trajes. En declaraciones al diario EL PAÍS la Sra. Miró aseguraría lo siguiente al respecto:

“Yo me equivoqué, pero supongo que volvería a hacerlo igual. Posiblemente, no todo. Sería un disparate por mi parte que volviera a cometer los mismos errores. Sigo pensando que es absurdo que alguien pueda creer que yo haya tenido una intención de cometer un delito económico por la cantidad del vestuario cuando hemos manejado un presupuesto que para 1989, supera los 180.000 millones de pesetas. Lo único real que ocurrió fue una falta de acuerdo en la interpretación de una partida presupuestaria entre Hacienda y yo. Otra cuestión distinta es que yo hubiera ocultado aquellos hechos. Todo ha sido una baza política que, a la vista de los resultados, ha estado muy bien utilizada en mi contra”. (Dña. Pilar Miró)

“Su gestión  terminó  mal, con  un escándalo menor como era la compra de su vestuario” – comentó el Sr. Sopena a LA HEMEROTECA DEL BUITRE – “Pagó un  precio  muy alto. Pero  hizo  una  gestión  rupturista”.

PILAR MIRÓ VS EL CONSEJO DE RTVE CONTROLADO POR AFINES A CALVIÑO/GUERRA

Quienes de verdad habían hecho la vida imposible a Dña. Pilar Miró eran los miembros del Consejo de Administración de RTVE que representaban al PSOE, concretamente los Sres. D. Fernando G. Delgado, D. Ramón Criado y D. Jordi García Candau, los tres hombres de confianza de D. José María Calviño, del sector ‘guerrista’ del PSOE.

anti_pilar_miro De izquierda a derecha: D. José María Calviño, D. Fernando G. Delgado, D. Ramón Criado y D. Jordi García Candau.

En una entrevista con el periodista de EL PAÍS, D. José Miguel Contreras (socio fundador de la productora Globomedia) publicada el 16.01.1989 la Sra. Miró no ocultó críticas al Consejo de Administración de TVE:

Guerra_PilarMiro“Ha habido una permanente situación a la defensiva por nuestra parte respecto a los órganos políticos que se supone que tienen, que deben colaborar con el Director General del Ente. En mi caso, no sólo no ha colaborado, sino que me han puesto frente a las cuerdas incesantemente. Me refiero al Consejo de Administración de RTVE y al Grupo Parlamentario Socialista.  (…) “

Pero la figura con la que la Sra. Miró se mostraba más dolida era con su antecesor, D. José María Calviño a quien, claramente, consideraba detrás de la actitud de los miembros del Consejo de Administración. Esté fue el diálogo entre el Sr. Contreras y la Sra. Miró.

Contreras-  Su antecesesor en el puesto, José María Calviño, no asistió a su toma de posesión. ¿Tiene usted pensado asistir a la de Luis Solana?

Miró-  Sí. (…) Con Calviño el proceso de transición fue muy bueno. Ése fue el problema. Yo tuve con él dos entrevistas y lo malo es que me creí lo que dijo. Luego me di cuenta de que había sido muy ingenua. Su actitud cambió de repente, sin que yo sepa aún por qué, y ya el hecho de que no asistiera a mi toma de posesión fue muy violento.

Contreras-  ¿Le ha comentado, a Luis Solana algo que usted hubiera agradecido que le hubieran explicado antes de ocupar el cargo?

Miró- Sí, algo muy importante que mi antecesor no me dijo: la verdad.

En esa misma entrevista Dña. Pilar Miró daba entender su asqueo por la política y su decisión de abandonar la militancia en el PSOE.

LUIS SOLANA, NUEVO DIRECTOR DE RTVE

Luis_Solana D. Luis Solana, el ex Presidente de la empresa pública Telefónica pasaría a ser Director General de RTVE reemplazando a Dña. Pilar Miró. Al poco tiempo de llegar a la dirección de la cadena pública suprimiría alguno de los espacios creados por la Sra. Miró tanto en TVE como en RNE y la creación de nuevos programas como la tertulia nocturna ‘Las Noches‘. Durante su etapa se produciría el nacimiento de las televisiones privadas.

20 - Octubre - 2015

Los frufrús de Pilar

EL PAÍS (Director: Juan Luis Cebrián)

Cuando la mitad de los ciudadanos españoles consideran que en la vida pública existe “mucha o bastante corrupción” y un tercio de los consultados estima que esa corrupción es hoy mayor que hace 20 años (sondeo publicado el pasado domingo por EL PAÍS), merece la pena preguntarse acerca de los comportamientos que generan semejante opinión. Entre otras cosas, porque sin duda alguna la corrupción durante el franquismo fue muy superior a la que existe en la democracia, pero no podía trascender a la opinión pública, no se informaba sobre ella, no actuaban los tribunales, no investigaba el Parlamento y, en definitiva, se beneficiaba del silencio y de la complicidad de los gobernantes.Pero, de todas maneras, una cosa es cierta: la distancia de la prédica de los políticos respecto a muchas de sus actitudes y la aplicación de baremos diferentes por parte del poder según sea quien comete las pifias. Por ello, cada vez es mayor el escepticismo de la sociedad ante los mensajes de los líderes. Pero también se agudiza la tendencia de éstos a prescindir de la opinión pública, reforzándose sus reflejos elitistas. Ilustrado o no, hay un creciente despotismo de los comportamientos. El caso de Pilar Miró -una directora general que paga su vestuario con cargo al presupuesto del ente- y las reacciones que ha suscitado son paradigmáticos de cuanto decimos. Probablemente se trate de una de las más pequeñas de las muchas corrupciones que Televisión Españolas protagoniza, en el presente y en el pasado, pero también resulta una de las más llamativas. La importancia del tema no está tanto en el núcleo del mismo como en sus derivaciones políticas: interpelaciones parlamentarias, desplantes de la directora general, recriminaciones de su partido, ilustran una situación de fondo mucho más preocupante: la consideración permanente de la televisión estatal como una finca particular. Esto es de ahora, y es de antes, y lo que pone de relieve es que el cambio tampoco ha llegado a Televisión, que las corruptelas, humillaciones, obediencias y desaguisados que existían siguen existiendo, son estructurales y no se puede tener fe en que vayan a corregirse pronto.

En todo esto hay además muchas ingenuidades que no hablan para nada bien de quienes las cometen. La primera es la congelación salarial que a importantes cargos de la Administración del Estado -que manejan miles de millones de pesetas- impuso el Gobierno de Felipe González. Eso ha motivado la fuga de muchos de esos altos cargos, que el Estado necesitaba para su mejor funcionamiento, a la empresa privada; otros han sido compensados mediante vías indirectas o con promesas políticas, y algunos, como Pilar Miró, han decidido asignarse unos gastos de representación no prohibidos en su presupuesto, pero no previstos.

La derecha política, que apenas se interesa por el origen y la contabilidad del dinero que dio origen y financiación a los GAL, abre ahora la caja de los truenos por los frufrús de Pilar, como antes lo hizo por la destitución de un mal locutor de media tarde, cosas que están dando casi más que hablar que los cientos de miles de millones que ha costado la reconversión bancaria. Y la directora general ha entrado al trapo con muy poco savoir faire. No es nada probable que la opinión entre sus subordinados acerca de la autoridad que pueda ejercer ahora en la casa mejore con todo este asunto. Su apelación a la inexistencia de una normativa que “excluya la posibilidad de abonar ese tipo de gastos” es simplemente pueril. ¿Cómo va a imponer un rigor administrativo y contable en una casa tan complicada como la que dirige si ella misma se permite estas actitudes? Pilar Miró no tenía derecho a hacer lo que ha hecho y lo demás son pamplinas.

En cuanto al silencio del Gobierno, merece una sola reflexión: la existencia en la clase dirigente de una moral de doble entrada, según la cual los actos se considerarán legítimos o no en función, antes que de su contenido mismo, de quién sea la persona que los realiza. En abril de 1980, destacados dirigentes del partido socialista -encabezados por Felipe González- presentaron una querella criminal por apropiación indebida y malversación de fondos contra el entonces director general de RTVE, a cuenta de irregularidades de gestión detectadas por la Intervención del Estado. Aquélla era una operación política, como lo es ésta. El juicio nunca se vio, el caso fue sobreseído, pero la honorabilidad de Fernando Arias Salgado sufrió un daño irreversible. Los socialistas están siendo pagados con la misma moneda que utilizaron y que se resume a las claras en el aumento de demagogia en nuestra vida pública. Porque la cuestión no está ahora en que Pilar Miró devuelva el dinero, los trajes o el rosario de su madre, sino, muy fundamentalmente, en cambiar un estatuto de la televisión pública que favorece las manías, las arbitrariedades, las corrupciones y los desplantes del poder. Y también las tonterías de los diputados.

El Análisis

LO QUE MAL EMPIEZA MAL ACABA

JF Lamata

Que duda cabe que el proceso de transición entre D. José María Calviño y D. Pilar Miró es el prototipo de ‘mala transición’ por antonomasia. Por un lado la Sra. Miró consideraba que el Sr. Calviño se había comprometido a darle todo su apoyo, cuando luego sus hombres (‘los guerristas’ del Consejo de RTVE) se dedicaron a hacerle la vida imposible.

Para el Sr. Calviño y el Grupo Parlamentario socialista (controlado por los ‘guerristas’) la Sra. Miró había entrado como elefante de cacharrería echando a todos los ‘calviñistas’ sin consultar ni pedir permiso antes que eso.

Por tanto se dio la paradójica situación de que un Gobierno con mayoría absoluta como era el del PSOE vivió la etapa de mayor división interna conocido nunca en la historia de TVE.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.