Search
Triunfo de Alfredo Pérez Rubalcaba, que es designado candidato por unanimidad

Anuladas las primarias en el PSOE al retirarse Carme Chacón Piqueras dejando a Pérez Rubalcaba como único aspirante a la candidatura del PSOE

HECHOS

El 25.05.2011 Dña. Carme Chacón Piqueras anunció en rueda de prensa que aunque quería presentarse a las primarias para la candidatura del PSOE, renunciaba para no poner en peligro la estabilidad en el partido y en el Gobierno.

Renuncia de Dña. Carme Chacón a presentarse a las primarias:

 

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

El Partido Socialista Obrero Español fue la primera formación política en convocar primarias, en el año 1998: que ganó D. José Borrell a D. Joaquín Almunia, aunque luego el ‘ganador’ acabara renunciando al poco tiempo. Quizá por ese mal recuerdo, los militantes del PSOE no habían vuelto a tomar la palabra.

Tras anunciar D. José Luis Rodríguez Zapatero que no se presentaría a reelección, anunció que el PSOE convocaría las que hubieran sido sus segundas primarias de ámbito nacional. Se preveía que se presentarían dos candidatos: el Vicepresidente y ministro de Interior, D. Alfredo Pérez Rubalcaba y la ministra de Defensa, Dña. Carme Chacón. Sin embargo esta última renunció reconociendo indirectamente que había sido presionada.

27 Mayo 2011

Encrucijada socialista

EL PAÍS (Director: Javier Moreno)

La ministra de Defensa, Carme Chacón, renunció ayer a competir en unas primarias para suceder a Zapatero como candidato a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones generales. Es una renuncia singular, no por el hecho de que la ministra haya decidido tirar la toalla en medio de maniobras y presiones internas, según denunció, sino porque las primarias a las que renuncia no están ni siquiera convocadas. También es singular porque, por las razones que sean, Chacón, que llevaba semanas preparando en secreto su candidatura, anunció su retirada con graves acusaciones sobre un supuesto compló urdido por quienes, con absoluta transparencia, han apostado por la celebración de un congreso.

El Comité Federal del PSOE de mañana tiene que decidir entre convocar a los militantes para elegir a un candidato o anunciar un congreso del que, además del candidato, saldría un secretario general. Desde el momento en que Chacón ha renunciado, el Comité Federal se ve obligado a reflexionar sobre cuál de los dos caminos es el más conveniente para evitar una derrota como la del 22 de mayo.

Los partidarios de Chacón, y por tanto de la convocatoria de elecciones primarias, argumentaban que la celebración de un congreso favorecía a su rival, quien, como ella, tampoco confirmó expresamente sus intenciones en ningún momento. Parecería, en principio, que la renuncia de Chacón abre las puertas a unas primarias con un único aspirante, que sería proclamado por el Comité Federal. A partir de este momento, todo depende, entonces, de si el secretario general, Rodríguez Zapatero, logra imponer sus planes, y si los partidarios de forzar un congreso aceptan sustituir este por otro formato que permita de forma efectiva un debate a fondo que no se limite al nombre del candidato. En caso de que se cierre el proceso este mismo sábado con la proclamación del cabeza de lista para 2012 sin necesidad de votaciones, sería más que conveniente que fuese seguido de un profundo debate sobre el futuro del socialismo en España. Tampoco la celebración de un congreso garantiza de forma automática la resolución de todos los intereses, si bien transmitiría a los ciudadanos el mensaje de que el Partido Socialista ha interiorizado la gravedad de los resultados del 22 de mayo.

Nada garantiza que, en caso de celebrarse un congreso, Pérez Rubalcaba sea el único candidato a la secretaría general. Podrían aparecer otros sobre la base de que lo que está en juego no es quién debe concurrir a unas elecciones que se dan por perdidas, sino quién se hará con la dirección del partido a partir del día siguiente. Pero con un candidato recién elegido, ese debería ser un riesgo menor. Suceda lo que suceda entre hoy y mañana, el objetivo debería ser cerrar esta grave crisis de inmediato, la elección del nuevo aspirante con el pleno respaldo del Comité Federal y centrar todas las energías, en el partido y en el Gobierno, en asegurar las reformas emprendidas hace un año.

27 Mayo 2011

Chacón rendida, Rubalcaba tocado, Zapatero hundido

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

De una forma totalmente inesperada y sorprendente, Carme Chacón se plantó ayer en Ferraz para hacer público que en febrero pasado había decidido presentarse a las primarias del PSOE sin revelarlo y que en las últimas horas había cambiado de opinión y, por ello, no optará a ser candidata en las próximas elecciones. Nunca hubo trayecto político tan efímero.

Lo más extravagante de su comparecencia es que dedicó una buena parte de su intervención a explicar un programa que ya no podrá materializar. «Quería encabezar un proyecto socialdemócrata, quería movilizar las energías del país para combatir el paro, quería abrir espacios de participación…». Palabras que suenan muy bien y que podrían haber atraído a la militancia socialista, pero que ahora se las lleva el viento.

Pero lo esencial del discurso de Chacón no fue esta apelación nostálgica a lo que pudo haber sido y no será, sino la denuncia de «una escalada que pone en riesgo la unidad del partido, la autoridad del presidente y la estabilidad del Gobierno». Acusaciones muy graves que tenían un claro destinatario: Rubalcaba, cuyas maniobras -a juicio de la ministra y dirigente socialista- han puesto al borde del abismo a Zapatero y al Gobierno.

Carme Chacón daba así a entender que ella ha optado por sacrificarse para liberar al presidente del chantaje al que Rubalcaba y el núcleo duro del partido le estaban sometiendo al exigirle un congreso en lugar de primarias. Expresado de otra manera, vino a decir que no les importaba llevarse por delante al Gobierno con tal de hacerse con el control del partido.

Está por ver si Rubalcaba, Blanco, López y la vieja guardia del PSOE se habrían atrevido a consumar su desafío, pero Chacón tiene razón en que la propuesta de celebrar un congreso en lugar de primarias estaba encaminada a doblegar a Zapatero y a hacerle perder la secretaría general.

Rubalcaba nunca ha querido la celebración de primarias y la propia antevíspera del Comité Federal en el que Zapatero anunció que no volvería a presentarse estuvo a punto de convencerle de que renunciara a ellas. Pero el presidente se resistió a la presión y optó por ser consecuente con sus convicciones. Ello no obsta para que ahora Rubalcaba se haya salido con la suya, ya que ha logrado eliminar de la carrera a su única adversaria y, por tanto, tiene garantizada la nominación a través de un proceso que será doblemente grotesco si Zapatero se empeña en llamarle primarias para salvar la cara.

La jugada de Rubalcaba y los suyos ha sido maquiavélica porque han sabido calibrar en todo momento hasta dónde estaba dispuesto a resistir Zapatero. El presidente plantó cara inicialmente a los conjurados, pero al final no ha sido capaz de mantener el pulso ni 48 horas y ha sacrificado la oportunidad de dejar el futuro del PSOE en manos de sus militantes a cambio de poder acabar la legislatura si los mercados se lo permiten.

Nadie ha salido ganando de esta crisis porque, si bien es cierto que Zapatero y Chacón no han resistido el órdago de sus adversarios, tampoco Rubalcaba y Blanco salen bien parados de una operación que ha puesto de relieve que colocan sus ambiciones personales por encima de los derechos de los militantes e incluso de la estabilidad del Gobierno.

El balance final de la batalla es que Carme Chacón se ha rendido en las primeras escaramuzas, Rubalcaba sale muy tocado por jugar demasiado fuerte y Zapatero ha quedado hundido en el océano de la irrelevancia porque todos sabemos que sus presuntos subordinados le han echado un pulso, lo han ganado y son los que mandan tanto en Ferraz como en La Moncloa.

El Análisis

RUEDA DE PRENSA RARA

JF Lamata

Generalmente uno daría una rueda de prensa sobre un proceso de primarias para anunciar su candidatura, nadie daría una rueda de prensa para decir «oigan, les he reunido para decirles que no me presento», porque para eso, podría ahorrarse la misma. Pero es que la señora Chacón quería dejar claro que sí quería, pero que no la dejaban. Teniendo en cuenta que el propio Sr. Zapatero había defendido públicamente que hubiera primarias, el hecho de que no se fueran a producir por renuncia de una de las dos pre-candidatos, demostraba que el Sr. Zapatero ya no mandaba y que el Sr. Rubalcaba tenía la sartén por el mango. Pero aún constatando eso… ¿por qué la rueda de prensa del Sr. Chacón? La única forma de entenderlo es como una señal de mala uva, como quién dice: «hoy me rindo, pero mañana» ganaré. Rubalcaba sería el candidato de las elecciones de 2011, y la lucha final entre los Sres. Rubalcaba y Chacón se produciría en febrero de 2012.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.